Compartir
Publicidad

De 'Juego de tronos' a 'Breaking Bad', y cuando la última temporada en realidad son dos

De 'Juego de tronos' a 'Breaking Bad', y cuando la última temporada en realidad son dos
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Esta mañana ha saltado el rumor de que HBO y los dos showrunners de 'Juego de tronos', David Benioff y D.B. Weiss, podrían estar considerando terminar la serie con 13 episodios más, divididos en dos temporadas. La información que publicaba Entertainment Weekly puntualizaba que sólo eran especulaciones y que no había nada decidido todavía, pero que sí era cierto que las conversaciones sobre cuándo terminar la serie llevaban produciéndose un tiempo.

Si HBO acaba anunciando una séptima y ultima temporada de 13 capítulos, pero divide su emisión en dos tandas, no sería ni la primera cadena en hacerlo, ni la primera vez que ella misma lo hace. Como hemos visto últimamente en el cine con sagas como las de Harry Potter, 'Crepúsculo' o 'Los juegos del hambre', todo el mundo se resiste a dejar pasar la oportunidad de estirar un poquito más el final de un éxito. Y HBO lo sabe bien porque ya lo hizo con 'Los Soprano'.

'Los Soprano'

En 2004, cuando 'Sexo en Nueva York' acabó, sus últimos episodios estuvieron separados por un parón en la emisión de cuatro meses. Era la manera de HBO de crear un evento de cara a los capítulos finales, y de alargar un poco más la vida en antena de una de sus series más exitosas. Dos años más tarde, cuando le tocó el turno a 'Los Soprano', la cadena repitió la táctica.

La sexta y última entrega de la serie de David Chase tuvo 21 episodios, nueve más de los habituales, y se emitió dividida en dos tandas. La primera constó de doce capítulos y la segunda, de nueve, y entre ambas hubo un hiato de casi un año. La primera mitad de la temporada, además, no convenció a los críticos, que llegaron a preguntarse si Chase tenía de verdad ideas frescas para los nueve últimos episodios. Sí que las tenía.

'Battlestar Galactica'

Bsg

Syfy tenía por costumbre emitir las temporadas de 'Battlestar Galactica' en dos entregas, y Ronald D. Moore las planificaba consecuentemente. Cuando llegó el momento de darle un final a la historia de la guerra constante entre los cylones y los humanos, en la cuarta temporada, la cadena mantuvo su costumbre y separó esa cuarta temporada en dos mitades de diez episodios (lo que también daba para vender dos packs de DVDs de la entrega final).

Con lo que la serie no contaba es que, justo cuando se emitió el último episodio de la primera mitad, los guionistas de Hollywood iban a estar de huelga. Eso retrasó la producción de los siguientes diez capítulos hasta tal punto, que los contratos de los actores estuvieron a punto de expirar y 'Revelations' casi acaba siendo el último episodio de la serie. Finalmente, cuando Syfy retomó la emisión de 'Battlestar Galactica', habían pasado ocho meses desde que los espectadores habían visto aquel cliffhanger.

'Breaking Bad'

Breakingbad

¿Quién puede culpar a AMC por querer que 'Breaking Bad' no se acabara nunca? El anuncio de su final, en 2011, llegó acompañado de una orden de 16 capítulos para la quinta y última temporada (tres más de lo habitual) y de la intención de la cadena de emitirlos divididos en dos mini-temporadas de ocho capítulos. Entre una y otra pasó casi un año, lo que permitió a 'Breaking Bad' competir en dos ediciones de los Emmy con, esencialmente, la misma temporada.

Y también facilitó la impresionante explosión de audiencia que tuvo en sus últimos episodios. El "efecto Netflix" de los espectadores que se pusieron al día para poder ver el final en directo hizo que la audiencia de ese último episodio superara los diez millones. Y la visibilidad mediática de 'Breaking Bad' fue muy intensa durante su tramo final. La estrategia le funcionó a AMC mejor que bien.

'Mad Men'

Funcionó tan bien, que la cadena la volvió al emplear cuando fue el turno de 'Mad Men' de despedirse en su séptima temporada. Aquí, el canal no esperaba grandes subidones de audiencia ('Mad Men' no era ese tipo de serie), sino que confiaba en poder rascar muchas nominaciones y, a ser posible, algún último premio en dos ediciones diferentes de los Emmy, en 2014 y 2015.

Por eso, la séptima temporada tuvo catorce capítulos, uno más de los usuales, y se emitió en dos tandas de siete, separadas entre sí por casi un año. De esta manera, AMC se garantizaba esa participación en dos galas de los Emmy consecutivas, en lugar de optar solamente a una, y mantenía un poco más en el imaginario colectivo, y mediático, a la serie que la había puesto en el candelero, la que la había puesto en el camino que, finalmente, la llevaría a triunfar por todo lo alto con 'The Walking Dead'.

En ¡Vaya Tele! | Dos finales, dos antihéroes, dos caminos: 'Breaking Bad' vs 'Dexter'

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos