Publicidad

'Homeland', una temporada notable para una serie de sobresaliente

'Homeland', una temporada notable para una serie de sobresaliente
26 comentarios

Publicidad

Publicidad

¿Qué ha pasado con 'Homeland'? Cientos de comentarios inundan las redes sociales, llenos de usuarios que no dudan en criticar y mostrar su enfado ante el camino que la ficción de Showtime ha seguido en su tercera temporada, desde el primer episodio de la misma, en el que volvimos a ver a Carrie Mathison en acción. Desde entonces se creó un aluvión de comentarios negativos que no se ha despegado de 'Homeland', lanzados por aquellos que no esperaban el rumbo que ha tomado la historia en su tercera temporada, una falta de apoyo a la que se le ha dado la puntilla tras la ausencia de la serie entre los nominados de los próximos Globos de Oro.

La serie ha estado en boca de todos y por motivos muy diferentes a los de la temporada pasada, cuando existía un consenso para encumbrarla hasta los altares de la ficción televisiva. Hoy, este hito está un poco más complicado, sobre todo porque 'Homeland' ha perdido parte de chispa, esa capacidad para sorprender al espectador y algo de la tensión constante que se vivía en cada minuto de sus episodios. Resumiendo, esos son los motivos que han hecho que 'Homeland' pierda intensidad, ya que en cierta medida no le ha dado a su público lo que esperaba de ella, un hecho que hace que no salga beneficiada si la comparamos con su anterior temporada pero que ni mucho menos la convierte en una mala serie.

Ninguna temporada de una serie es igual a la anterior. Aunque se mantengan los patrones y las sorpresas, la inclusión de esas mismas reglas durante otro año puede caer en lo repetitivo, por lo que en muchas ocasiones hay que buscar una nueva senda de la que sacar provecho. Eso es lo que parece que ha intentado hacer 'Homeland' en esta tercera temporada. Iniciar un nuevo camino que le llevara más allá de esa doble identidad que ha tenido Brody y en torno a la que ha girado la ficción desde sus comienzos. 'Homeland' se ha alejado bastante de este recurso, ofreciendo una vía distinta con nuevas sorpresas y algún que otro bache.

El plan de Saul

'Homeland' podía sobrevivir sin Carrie o Brody. Desde antes del estreno de la tercera temporada de la serie ya se nos alertaba de lo que podía ocurrir durante los nuevos episodios, algo que se ha confirmado cuando hemos visto a Saul ser el eje de toda la temporada. Esta ha girado en torno a su plan, esa estrategia que ideó y ejecutó a contrarreloj para acercar posturas entre dos países enfrentados. El nuevo hilo argumental ha pecado de no ser tan ambicioso para el espectador como el plan de Saul parecía desde un principio, ya que solo se ha vuelto interesante cuando Carrie y Brody han estado implicados al máximo.

Puede que este haya sido el principal problema de 'Homeland'. Comenzar un argumento nuevo sin que resultase del todo atractivo para el espectador, justo cuando dejamos a Brody en el centro de todas las sospechas y cuando parecía que la historia se iba a centrar en demostrar su inocencia. No ha sido así y 'Homeland' ha derivado hacia ese último objetivo de Saul en la CIA, pese a que nosotros como espectadores no teníamos la suficiente complicidad para que lo aceptáramos como un reto en mayúsculas. Ha sido más bien una trama un tanto tibia que ha suscitado el interés cuando los dos protagonistas absolutos de 'Homeland' hasta la fecha se han volcado en ella, poniendo en juego sus esperanzas, sus lealtades y su futuro.

Carrie

Eso es lo que ha diferenciado la segunda mitad de la temporada de la primera tanda de episodios. Al principio, presenciamos un arco argumental que no se mostró tan atractivo como la recta final de la temporada. Quizá se alargó demasiado eso de poner todas las cartas sobre la mesa, engaño de Carrie en el psiquiátrico incluido, algo a lo que no ayudó la ausencia del personaje de Brody, que se ha perdido demasiados episodios y nosotros con ello la presencia de uno de los personajes más seductores con los que contaba la ficción. Lo bueno ha sido ver a Saul soportando el peso de una serie que también ha mostrado que puede seguir entusiasmando con otros personajes, confirmando en parte aquella afirmación que nos hicieron semanas antes del regreso de 'Homeland'.

Aunque suene a paradoja, ha sido el personaje de Carrie el que más estable se ha presentado durante el desarrollo de esta tanda de episodios, manteniendo lo que hemos visto de ella en pasadas ocasiones y colocada en el centro de ese doble juego que ha vivido desde que sus sentimientos se encontraron con los de Brody. Ella es pasado, presente y futuro de 'Homeland', ya que se ha convertido en una agente imprescindible alrededor de la cual se pueden crear un buen número de historias y peligros de cara a próximas temporadas, donde el papel destacado de Brody solo será un fantasma de lo que hasta hoy ha supuesto en 'Homeland'.

Vida y muerte de Nicholas Brody

Hasta la fecha, 'Homeland' había girado en torno al mundo de las amenazas terroristas y sus intentos para acabar con ellas, aunque nunca se olvidó de la parte humana, esa que pone rostro y sufrimiento a las decisiones y consecuencias de la guerra, tomadas desde cualquiera de los dos bandos enfrentados y que convierten a determinadas personas en peones con los que atacar, intimidar y, por último, sacrificar si fuera necesario. Ese ha sido el papel que ha jugado Nicholas Brody en estos tres años, un personaje que moría ahorcado en la season finale de la tercera temporada después de buscar una redención que no parecía que estuviera a su disposición.

Brody

Pese a que su presencia ha quedado reducida esta temporada, observar la evolución de Brody ha sido lo mejor que nos ha ofrecido 'Homeland', un personaje que ha acabado totalmente destruido por las decisiones que otros han tomado a su alrededor y que al final ha aceptado la muerte como la única posibilidad de descansar. Desoladora ha sido su ejecución pública ante los ojos de Carrie. Pese a que nos esperásemos un intento final para obtener su salvación, la frialdad de la escena rompía sin remordimientos las esperanzas de los espectadores. En parte, con esa muerte 'Homeland' dejaba de ser 'Homeland' y ponía un punto y aparte para un futuro desconcertante con el que empezar teorizar desde ese momento.

Más allá de su muerte la temporada nos ha dejado otros grandes momentos que lo han tenido a él como principal activo. Han sido esas escenas en las que le hemos visto enganchado a la heroína, esquivando los obstáculos para pasar la frontera de Irán o su último cambio de bando tras entrevistarse con la viuda de Abu Nazir. Estas escenas son las que han hecho más potente una recta final que sí ha estado a la altura de lo que 'Homeland' ha sido en el pasado, pero que ha vivido ese arranque como un lastre que no ha dejado que disfrutásemos de ella como nos hubiese gustado.

Lo peor de la temporada, de nuevo, la trama de la pequeña Dana, incluida como el más agotador de los rellenos y cuyo aporte se ha desdibujado sin la presencia de Brody en el terreno. Quizá toda la historia de su personaje habría quedado más que resuelta con la visita que Brody le hace antes de marcharse a Irán, pero ver su proceso en el psiquiátrico o su posterior fuga han impedido que estos primeros capítulos nos terminaran convenciendo. En la misma línea se ha mantenido el peso que la esposa de Saul ha tenido en algunos episodios, demostrando la flaqueza de la serie cuando se vuelve hacia la vida personal de algunos de sus protagonistas.

¿La llegada de una nueva 'Homeland'?

Ya se ha confirmado que Morena Bacarin y Morgan Saylor (mujer e hija de Brody en la serie) no estarán en la cuarta temporada de 'Homeland', algo que, junto a la salida del propio Damien Lewis, nos hace pensar que lo que está por venir será un reinicio de la serie, que se despedirá de la trama que le ha dado identidad y color a la ficción. Sin duda se trata de su movimiento más arriesgado hasta la fecha, ya que si 'Homeland' había destacado por algo era por ese juego de dobles identidades que tan bien escenificaba el personaje de Brody con su presencia, por lo que ahora deberá reinventarse y sacar jugo a una historia que aún cuenta con Carrie y Saul como grandes activos pero que corre el riesgo de parecerse aún más a una '24' intimista con una agente desquiciada al frente, algo que no sé hasta qué punto le beneficiaría.

Homeland

Es probable que muchos nos hubiéramos tomado a broma a quien hace un año nos dijese que la season finale de la tercera temporada terminaría con Carrie reflexionando sobre sus posibilidades de ser madre. A 'Homeland' también le ha faltado algo que le sirviera de enlace con lo que está por venir, ya que con este final se pone la guinda a una historia que para una buena parte de la audiencia tendría que terminar en este punto. Mientras cruzamos los dedos por su futuro, solo nos queda decir que la ficción ha despedido su temporada como el alumno aventajado que tropieza en un examen y se sale de la excelencia a la que nos había acostumbrado. Hoy podemos decir que la tercera temporada de 'Homeland' no se ha ganado el sobresaliente, pero se ha mantenido con un notable que le hace seguir siendo uno de los alumnos más destacados de la clase.

En ¡Vaya tele! | 'Homeland' vuelve con Saul de epicentro, una CIA al borde del abismo y muchos pucheros

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir