Publicidad

'Juego de Tronos' 3x04: avanzando hacia el fuego

'Juego de Tronos' 3x04: avanzando hacia el fuego
30 comentarios

Publicidad

Publicidad

En una serie como 'Juego de Tronos' con tanto personaje y tantas escenas deslocalizadas puede ser normal que nos acabemos perdiendo. Sin embargo, la ficción de HBO ha sabido llevar la ristra de personajes que tiene la saga 'Canción de Hielo y Fuego' original de una manera magistral, sabiendo llevar los tempos de cada episodio y mostrándonos en cada momento algo que nos mantenga pegados a la pantalla. Este cuarto episodio de la tercera temporada es un claro ejemplo de ello. Un episodio donde han pasado multitud de cosas. Unas muy obvias y otras no tanto, pero todas son dignas de mención.

'Juego de Tronos' (3x04) Y ahora su Guardia ha terminado

Después del final sangriento (y algo asqueroso) que pudimos ver en el anterior episodio, esta nueva entrega se nos presentaba con la obligación de hacer avanzar las historias de todos los personajes. Y vaya si lo han hecho. Si bien no hemos visto demasiado de Bran o Tyrion, el resto de personajes (salvo los dos hermanos mayores de Invernalia) han dado un paso de gigante en sus situaciones personales que nos hacen ver con claridad el papel que tiene cada uno en la historia. Excepto el relato de Theon, el cual para mi no está teniendo demasiada lógica como la están contando, el resto de historias que hemos podido ver han rozado la excelencia, mostrándonos las intenciones de cada personaje y sus reacciones.

Juego de Tronos 3x04

Uno de los eventos más importantes de este episodio (y el cual da título al mismo) ha sido lo ocurrido con la Guardia de la Noche. Hemos tenido a los Cuervos alojados por el repulsivo Craster unos cuantos episodios y hoy todo ha explotado. Sabemos que la Guardia está formada por asesinos, ladrones y demás calaña en su mayoría, pero lo que pocos esperarían es que la rebelión ocurriera a todos los niveles, tanto en contra de Craster como del propio Lord Comandante, el cual ha acabado asesinado por uno de sus discípulos después de querer que sus hombres guardaran el honor que La Guardia merece. ¿Qué ocurrirá ahora con La Guardia? ¿Y con Sam que ha aprovechado para escapar? Por si no tuviéramos suficientes frentes abiertos, ahora se nos abre otro.

Las relaciones en Poniente, más importantes de lo que parecen

Si tuviéramos que destacar algo de este episodio por encima de todo (aparte de su final que hablaremos más tarde) serían, sin duda, las relaciones fundadas a lo largo de la hora de episodio. Por un lado hemos presenciado la relación fraternal creada entre Jaime y Brienne, los cuales después de ser atrapados por los norteños han desarrollado un respeto mutuo que parece que les va a ayudar a sobrellevar la situación. En el otro extremo de Poniente hemos visto cómo Tyrion y Lord Varys parecen confiar el uno en el otro. Y digo parecen porque estos dos personajes son tan retorcidos que no es fácil saber qué quiere el uno del otro y viceversa. Cierto es que la escena podría haber dado mucho más de sí sabiendo el potencial de sus respectivas lenguas, pero en un episodio de una hora no se puede tener absolutamente todo.

GoT

Con esto llegamos a las mejores escenas (sin contar el final, claro está) del episodio. Los protagonistas sin duda son los Tyrell. Tanto abuela, la ácida Olenna, como nieta, la preciosa Margaery, nos han dado los mejores momentos de este episodio. Me declaro absoluto fan de Olenna y sus comentarios jocosos sobre todo personaje que se mantenga en pie, tanto le puede soltar un monólogo irónico-pasivo-agresivo a una sirvienta como hacer temblar a Lord Varys. La conversación entre estos dos personajes ha sido magnífica, llena de tantos dobles sentidos, sarcasmos e ironías que a cada minuto que pasaba yo sonreía más y más por lo increíble que estaba siendo.

¿Y qué decir de Margaery? Está siendo el personaje de Desembarco del Rey (con mayúsculas). Nadie le hace sombra a la futura reina. La forma que tiene de manipular a Joffrey con sus palabras y miradas sobrepasa todo lo visto hasta ahora, así como esas sonrisas que le dedica a Cersei cuando sabe que le está robando la confianza de su hijo. Su culmen llega en la conversación con Sansa. Rodeada de bellos parajes Margaery consigue con tres palabras bien dichas llevar a la Stark por donde quiere, y es que su palabrería está casi al nivel de Tyrion Lannister. Auguro grandes escenas para ella en esta temporada.

Un final en llamas

Poniente en llamas

Hayas leído el libro o no sabes que Daenerys Targaryen es una parte muy importante en la historia. En este episodio hemos visto por qué. La evolución que ha tenido a lo largo de las temporadas se ha visto culminada con ese final con los Inmaculados. Muchos personajes dudaron de que Daenerys tuviera sangre Targaryen en sus venas y en este episodio lo ha demostrado, mostrando su crueldad y venganza ante los que la tomaron por tonta y consiguiendo, por fin, el ejército que quería para intentar recuperar su trono en Poniente.

Cuatro Tyrions
Si los anteriores tres episodios de esta temporada te habían parecido aburridos o sin demasiada acción este te habrá devuelto con total seguridad las ganas, porque ha sido sin duda uno de los mejores episodios emitidos hasta la fecha. No por su épico final, que también, si no por todas esas pequeñas raciones de intrigas palaciegas que nos han permitido conocer las esperadas intenciones de muchos personajes. Por todo esto el episodio se merece, sin lugar a dudas, un cuatro en nuestro Tyriómetro.

En ¡Vaya Tele! | 'Juego de Tronos' 3x03: colocando las piezas en el lugar adecuado

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir