Publicidad

‘Juego de Tronos’ no está abusando del deus ex machina, pero sí de nuestra suspensión de la incredulidad
Series de ficción

‘Juego de Tronos’ no está abusando del deus ex machina, pero sí de nuestra suspensión de la incredulidad

Publicidad

Publicidad

'La larga noche' ha sido, sin duda, uno de esos episodios de 'Juego de Tronos' por el que los ríos de tinta "digital" correrán mucho tiempo. Aun con las críticas sobre la oscura fotografía, hemos disfrutado con un episodio de batalla espectacular, emocionante, lleno de grandes escenas... y ¿tramposo?

Y es que durante estos días no es raro encontrarnos con críticas y análisis del episodio que critican abiertamente el supuesto uso de deus ex machinas para solventar una trama aparentemente imposible de resolver satisfactoriamente. No es la primera vez a lo largo de la serie que se la acusa de ello, pero ¿abusa realmente 'Juego de Tronos' del deus ex machina?, ¿los tiene acaso?

Para intentar discernirlo vamos a tomar como base este 8x03 de 'Juego de Tronos', por lo que habrá algo de spoilers. Sin embargo, antes de ello me gustaría hablar de una de las cosas más importantes que hay en el pacto entre espectador y guionista: la suspensión de la incredulidad.

"Me lo creo, no me lo creo... ¡¡VENGA YA!!"

Juego de Tronos Lyanna

Aunque no seamos demasiado conscientes de ello, a la hora de ponernos a leer o ver una obra, una de las primeras decisiones que tomamos es si nos lo tragamos. Es en ese momento, en ese primer contacto, cuando decidimos entrar o no en su juego. 

Es ahí donde se establece esa suspensión de la incredulidad. Puede que lo que veamos no sea veraz (ese Grissom analizando pruebas en cuestión de minutos) pero sí lo suficientemente verosímil como para que pueda suceder. Verosímil, eso sí, dentro de las necesidades (y características) del género o de la obra en sí.

Toda ficción forma, en sí misma, un universo propio: tiene sus propias normas y funcionamientos donde lo imposible no importa mientras sea ínfimamente probable y coherente. El problema viene cuando, aun así, la historia requiere de un truco mayor: el deus ex machina.

Nos encontramos con un recurso llamado así por el mecanismo con el que se ejecutaba como tropo de la tragedia griega. De repente aparecía algún dios que intervenía en el drama y lo concluía. Actualmente solemos hablar de ello cuando hay algo resolutivo que sale "de la nada" y sin justificación anterior. Algo que es demasiado coincidente y que atenta directamente a esta suspensión de la incredulidad.

'La larga noche' ¿acto de fe o deus ex machina?

Juego de Tronos

Eso sí, que algo sea altamente improbable no lo convierte automáticamente en un deus ex machina. Y para ello, ahora sí, nos vamos a adentrar en lo que ha pasado en 'La larga noche' de 'Juego de Tronos'. Estábamos todos tan preparados para la muerte de personajes importantes que el recuento ha sido tan decepcionante como improbable.

Aquí hay mucha discusión sobre si se produce un deus ex machina cuando Arya mata al Rey de la Noche (un poco saliendo de la "nada") y esto hace que todo el ejército se destruya y que los personajes principales que estaban asfixiados en combate sobrevivan.

Mi respuesta es que, desde un punto de vista objetivo, no lo es. Es más ha habido tanta anticipación (de la buena, de la que solo ves a "toro pasao") que no tiene sentido catalogarlo como "deus ex machina". De hecho, vamos a ver qué es lo que ya sabíamos antes de este episodio:

  • Que los espectros están bajo el hechizo de los Caminantes, por lo que muerto el rey, se acabó la amenaza
  • Que el Rey de la Noche iría a por Bran/Cuervo de Tres Ojos y ahí sabemos que algo va a pasar
  • Que Bran le dio a Arya (y en plan "sabrás qué hacer") el puñal de acero valyrio
  • Que el acero valyrio es de los pocos materiales (junto a vidriagón) capaz de acabar con los muertos y caminantes
  • Que Arya ha estado toda una temporada en Braavos entrenándose precisamente para ser maestra del sigilo, destreza y asesinato 

Es verdad que en este episodio Benioff y Weiss nos obligan a hacer uno (o varios) "acto de fe" para creernos tanto que Arya logre avanzar hacia un Rey de la Noche aparentemente rodeado de los suyos como que personajes completamente acorralados por un enemigo arrollador y letal sobrevivan. Pero eso no significa que lo que esté pasando sea un deus ex machina.

El problema es que 'Juego de Tronos' abusa un poco de ese factor sorpresa: las grandes batallas han tenido al menos un giro en el que las tornas han cambiado completamente. De repente llega el ejército de tal en el momento preciso y arrasa.

Eso no viene de la nada, ya que el algún episodio anterior hemos visto como, por poner algún ejemplo, Sansa le pide ayuda a Meñique para que fuese a la Batalla de los Bastardos. No es un deus ex machina pero sí un recurso tramposo para elevar el dramatismo y ofrecer la resolución en el momento en que todo parece estar perdido. 

'Juego de Tronos' nunca se ha caracterizado por tener compasión hacia sus héroes. Sin embargo, también es cierto que en las últimas temporadas los guionistas se han cuidado mucho de mantener cierto núcleo de personajes hasta el final. Y, de momento, parece que lo estén logrando. Que nos guste más o menos el cómo es otra cosa.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir