Publicidad

"Las chicas Gilmore": Genio y figura

"Las chicas Gilmore": Genio y figura
13 comentarios

Las chicas Gilmore es una de las series de televisión con más ingenio por minuto. Y no sólo porque constantemente sus personajes se enzarzan en combates verbales que deben hacer sudar copiosamente a los dobladores. Un magnífico exponente de ello fue el capítulo de la tercera temporada que se emitió ayer en La 2, una parodia-homenaje de la película de Sydney Pollack Danzad, danzad, malditos. En cualquier otro contexto, un maratón de baile de 24 horas en el que los participantes deben vestir de época hubiera resultado inverosímil. En Stars Hollow, un pueblo pintoresco repleto de personajes excéntricos, parecía de lo más normal.

El maratón tuvo una gran utilidad dramática. Llevar a los personajes a un agotamiento extremo fue el catalizador para que ocurriera algo que se estaba viendo venir desde hace dos decenas de capítulos: que Dean, al que la algo inmadura Rory ha estado humillando una y otra vez con sus coqueteos con Jess, decidiera por fin dejarla a grito pelado delante de todo el pueblo. O al menos la parte del pueblo que estaba despierta tras 23 horas de baile continúo. Todo el mundo le decía a Jess que dejara su pose a lo James Dean, pero eso le bastó para ganarse el corazón de Rory, que al fin se ha dado cuenta de que las chicas buenas van al cielo y las chicas malas a todas partes. Jared Padalecki está estupendo en Sobrenatural, pero como Dean siempre fue un poco aburrido. El capítulo también sirvió para lucimiento de Sean Gunn como Kirk, un personaje al que la expresión “más raro que un perro verde” se queda corta. Kirk es el alma gemela de Chloe O'Brian de 24, con la que tiene un vínculo casi profético: Mary Lynn Rajskub apareció como su novia en el hilarante corto con el que Kirk martirizó a los habitantes de Stars Hollow en la segunda temporada. Es difícil que haya nada que pueda simbolizar mejor la peculiar combinación de drama y comedia de Las chicas Gilmore que ese plano final en el que, al son de la música de Rocky, Kirk baila histérico con el voluminoso trofeo que lo declara ganador del maratón mientras en el centro de la pista Rory llora desconsolada en brazos de su madre Lorelai.

Más información | Mundo Gilmore En ¡Vaya Tele! | Tercera temporada de Las Chicas Gilmore

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios