Compartir
Publicidad

'Treme', la serie que pasa más desapercibida de HBO

'Treme', la serie que pasa más desapercibida de HBO
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El próximo 1 de diciembre, HBO estrenará la cuarta y última temporada de 'Treme', que sólo tendrá cinco episodios y que será, de momento, la última colaboración de David Simon con la cadena. Esta historia de la lucha de Nueva Orleans por salir adelante después de la destrucción causada por el huracán Katrina, en el verano de 2005, bien puede haber sido la serie que pasaba más desapercibida de la parrilla actual de HBO (con permiso de la recientemente finalizada 'Enlightened'), pero eso no es algo extraño para Simon. 'The Wire', su creación más conocida y una de las que está considerada entre las mejores series de la historia, estuvo a punto de ser cancelada en la tercera temporada, y buena parte de sus fans no empezó a descubrirla de verdad hasta la cuarta entrega.

'Treme' ha llegado hasta esta cuarta temporada abreviada gracias a que HBO estaba contenta con tener otra serie de Simon en su parrilla, y una que ha tenido, en general, una buena acogida entre los críticos (mejor conforme han pasado las temporadas). Sin embargo, su repercusión nunca ha sido especialmente destacable. Su temporada más vista fue la primera, con 3,3 millones de espectadores totales, lo que son más de dos millones menos que la cuarta de 'The Wire' y más de millón y medio menos que la segunda de 'Girls', y en cuanto a medias semanales, su tercera entrega superó a duras penas el medio millón de espectadores. Sí, a los críticos les gusta, pero no la adoran de la manera incondicional con la que adoran, por ejemplo, 'Mad Men', y cuando llega el momento de las nominaciones a los Emmy, poca gente se acuerda de algunos de sus actores (como Khandi Alexander, Melissa Leo, Clarke Peters o Kim Dickens) entre los olvidos importantes.

El día a día de Nueva Orleans

treme_mardigras

Las razones por las que 'Treme' vuela tan bajo el radar son múltiples. No tiene una trama central definida, sino que va siguiendo a sus personajes en sus peleas diarias por salir adelante y mejorar sus situaciones, y entre esos personajes no hay dos o tres que sean más protagonistas que el resto. Es una serie muy coral que toca asuntos de importancia cotidiana para los habitantes de la ciudad, pero en los que el destino de la humanidad no está en juego. Y, además, en ella tienen una gran importancia la música, presentada de una manera lo más naturalista posible, y las tradiciones del lugar, unas tradiciones que 'Treme' no te explica; deja que seas tú el que las descubras. Ese método de David Simon de dejar al espectador un poco a su aire en medio de las series, confiando en que irá uniendo los hilos por sí solo, las convierte a la fuerza en algo minoritario. Además, al contrario que en 'The Wire', en ésta no tenemos una investigación policial que nos ayude a introducirnos en este mundo, por lo que puede hacerse más complicada de seguir.

Este especial modo de contar las historias llega siempre a su punto alto en los episodios dedicados al Mardi Gras, el Martes de Carnaval en la ciudad, en la que los diferentes desfiles y fiestas nos sirven para seguir a todos los personajes y ver en qué punto se encuentran. Para algunos, el Carnaval siempre representa algún tipo de culminación de la trama que se estaba contando hasta ese momento; es lo que suele pasar con Albert Lambreaux, el jefe de uno de los grupos de indios del Mardi Gras, que se prepara durante todo el año para salir ese día, vestido con su espectacular traje de plumas de colores, y para el que ningún problema económico o de salud es lo suficientemente serio como dejar de hacerlo. Es el capítulo en el que 'Treme' enseña cómo todos los estamentos de la ciudad que maneja se unen de algún modo en esa celebración, aunque algunos de ellos (como los políticos) la aprovechen para seguir haciendo negocio con la reconstrucción de los barrios más castigados por el huracán, o la tormenta, como la llaman todos los personajes.

Músicos y cocineros

treme_apostles

Aunque la serie toque un espectro social más amplio, deteniéndose en las escuelas y la policía, por ejemplo, hay dos sectores que son los que más la impulsan; los músicos y los cocineros. La música y la cocina son dos de los aspectos que más definen Nueva Orleans, y las tribulaciones por salir adelante de músicos y chefs también definen en gran parte lo que es 'Treme'. Tenemos desde músicos callejeros que tienen que trabajar de otra cosa para poder pagar las facturas, aunque echen mucho de menos esa vida bohemia que llevaban antes (caso del estupendo Antoine Baptiste), a jóvenes talentos que se van introduciendo poco a poco en un negocio en el que otros están ya muy asentados (como la violinista Annie Talarico o el trompetista Delmond Lambreaux). En ellos se ve también la pugna entre mantener la tradición o abrazar la modernidad, una pugna que también sufre Janette Desautel, la chef que nos lleva por el mundo de los restaurantes de alto standing y los cocineros que hacen cameos en 'Top Chef', y que tiene sentimientos encontrados por volver a Nueva Orleans y triunfar allí, aunque eso signifique "venderse".

'Treme' es una serie compleja, de discurrir tan lento como un río, pero que recompensa la paciencia y la entrega de los espectadores con cosas como, a lo mejor, las hilarantes sesiones de grabación de las canciones protesta de Davis, o la conjunción de la tradición de los indios del Gran Jefe Lambreaux con el jazz moderno de su hijo, o con la sutil reconciliación de Toni Bernette con su hija. Es cierto que a veces, y en especial en la primera temporada, podía enfatizar demasiado el rollo de "los de fuera de la ciudad no tenéis derecho a hablarnos de Nueva Orleans", pero es algo que se matiza con el tiempo, y también se hace más patente su optimismo y su espíritu de resistencia ante las adversidades. Tiene un grupo de actores realmente estupendo, que parece no estar haciendo nada pero que funciona siempre a la perfección, y también hay un par de personajes de los que es muy fácil hacerse fan enseguida, como Davis y Antoine. Pero esa necesidad de que el espectador se deje llevar y preste atención a los detalles, y que vaya uniendo los puntos por sí mismo, bien puede convertirla lamismo tiempo en una experiencia muy satifactoria para sus seguidores, y en un muro para quienes quieran acercarse a ella por primera vez. De las series que ha hecho David Simon, parece que 'Treme' es su preferida, y se nota.

En ¡Vaya Tele! | 'Treme' tendrá una cuarta y última temporada

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos