Compartir
Publicidad
Publicidad

'Operación Triunfo' 2009: ¿Éxito o fracaso?

'Operación Triunfo' 2009: ¿Éxito o fracaso?
Guardar
19 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Ya ha pasado unos días desde el final de ‘Operación triunfo’ y todo el mundo ha hecho ya sus valoraciones a excepción de Risto, que piensa ir esta misma noche a ‘La Noria’ para seguir dejándose ver hasta el estreno de su programa en septiembre. Desde Telecinco defienden a capa y espada la solvencia de un concurso que, según los índices de audiencia, ha marcado unos datos a la baja más que preocupantes, aunque no podemos olvidar que se marchó liderando su franja.

Muchos celebran la marcha de Risto Mejide como una reivindicación de la parte musical del concurso y otros lamentan que se haya perdido con su despedida una de las partes más interesantes del reality. Debe de ser difícil mantener en emisión un reality musical y no traicionar ninguno de los dos aspectos que le caracterizan: el reality show y el aprendizaje y la interpretación de temas musicales con mayor o menor acierto. Yo creo que, con el casting de este año, si hubiesen prescindido de Risto antes habrían terminado por echarle de menos, y mucho.

La poca relevancia de los concursantes en el panorama musical después del concurso, su incierto destino en las listas de éxitos, es algo que se ha utilizado una y otra vez para negar la autenticidad del programa pero lo cierto es que aunque año tras año las trayectorias de los concursantes nacen, crecen, se reproducen y mueren con contadas excepciones, el concurso resurge de sus cenizas una y otra vez abanderando el lema de los talentos musicales como si nada hubiera pasado.

Si bien es cierto que este año las audiencias han sido desastrosas si las comparamos con las de la primera edición, no hay que olvidar que en los últimos tiempos el panorama televisivo ha cambiado mucho y aquellas audiencias millonarias con share del 50% ya son patrimonio casi exclusivo de los eventos deportivos. Pocos programas de emisión regular pueden disfrutar semana a semana de datos impresionantes y ‘Operación Triunfo’ ha estado muy por encima de las medias de la cadena.

Y llegamos por fin al que a mí me parece que es el quid de la cuestión. Los datos verdaderamente importantes del programa que nunca salen a la luz son los ingresos que consigue Telecinco a través del televoto y de las campañas de marcas que adornan ‘Operación Triunfo’ y lo convierten en un excelente escaparate publicitario. Mientras grandes marcas y comunidades autónomas sigan pagando cantidades ingentes de dinero por aparecer vinculados al concurso, el éxito de ‘Operación Triunfo’ no podrá ponerse en duda.

Quizá para el año que viene tengan que buscarse a otro malo o reciclar al que tienen, pero eso es lo de menos mientras acepte tener un ordenador tapándole la cara. Puede que para la próxima edición busquen concursantes con más enjundia, con un perfil que los haga aptos para otros realities de la cadena, pero la condición siempre será que no ensucien la imagen de las marcas que les dan de comer. Yo creo que en el fondo es así de sencillo.

Más información | Fandemia
En ¡Vaya Tele! | Risto Mejide desaparece del jurado de ‘Operación Triunfo’

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos