Qué fue de Jake Lloyd, el primer Anakin Skywalker que se tuvo que retirar de la actuación por culpa del bullying y los fans tóxicos de 'Star wars'
Actores y actrices

Qué fue de Jake Lloyd, el primer Anakin Skywalker que se tuvo que retirar de la actuación por culpa del bullying y los fans tóxicos de 'Star wars'

Hoy toca una historia triste. Y es que no todas las historias de personas olvidadas por Hollywood acaban en un regreso glorioso y por todo lo alto: algunas, simplemente, intentan vivir una vida normal pero no pueden por un motivo u otro. Es el caso del actor que interpretó a Anakin Skywalker en 'Star Wars, Episodio I: La amenaza fantasma'. Seguro que más de una vez te has preguntado por qué no le has visto haciendo cameos aquí o allá. Dicho de otra manera: ¿Qué fue de Jake Lloyd?

Buscando a Turbo-man

Jake Matthew Lloyd nació el 5 de marzo de 1989 en Fort Collins, una ciudad de Colorado con algo más de 150.000 habitantes. Sus padres eran William y Lisa Lloyd, un técnico de emergencias médicas y una agente del entretenimiento. Con dos años, sus padres le llevan a ver 'Terminator 2: el juicio final', y se le queda tan clavada en la cabeza que sale gritando "¡Schwarzenegger!" absolutamente fascinado. Poco imaginaba que era un spoiler de su futuro.

Pasó años diciéndole a sus padres que quería dedicarse a actuar, pero los padres, sabedores de que la fama no trae nada bueno, se negaron... Hasta que finalmente aceptaron que el niño lo intentara. Al fin y al cabo, quizá consiguiera tener una vida normal después de todo. Apareció, como todos los niños actores, en pequeños anuncios (por ejemplo, de mermelada Smucker's) antes de conseguir su primer papel a los cinco años en 'Volver a vivir', una película de 1994 que no se estrenaría hasta dos años después en la que compartía pantalla con Marisa Tomei, Gena Rowlands o Gerard Depardieu.

Un Padre Un Apuros

Cuando se estrenó, Lloyd ya había participado en un episodio de 'Urgencias' y alguno de 'The pretender'. Pero ya poco importaban sus papeles pequeños y episódicos: estaba a punto de tener su gran momento rodando con el actor que le hizo dedicarse a la actuación: Arnold Schwarzenegger. 'Un padre en apuros' marcó a toda una generación (aunque no fue un exitazo) y Turbo-man se convirtió en un mito de la Navidad. Casi tanto como la cara del propio Lloyd triste por no poder conseguir su juguete. Había nacido una estrella.

Una galaxia muy, muy lejana

En 1999, la expectación por 'Star wars, episodio I: La amenaza fantasma' estaba por las nubes. Después de 16 años sin una película de la saga de George Lucas, los fans esperaban con anticipación cada detalle de la producción. Al menos hasta que Newsweek publicó un artículo en el que insinuaba que, según sus rumores, la película no iba a ser tan buena, en parte por culpa de cierto niño actor al que habían apodado "Maniquí Skywalker" por lo mal que lo hacía.

La pieza, escrita por Seth Stevenson, le valió una carta de Ron Howard, advirtiéndole sobre el daño que podía hacerle a Jake Lloyd: "Como alguien que actuaba profesionalmente desde niño, te aseguro que Jake, con nueve años, es muy capaz de leer, entender, y sentir la humillación total de un artículo como este". De nada valieron las advertencias de Howard: la crítica de Stevenson fue solo la primera de muchas que recayeron sobre el niño. Y si creéis que la crítica de 2022 es dura, es porque no vivisteis la de 1999. Sin ninguna piedad, los fans destruyeron la película y la carrera de Jake Lloyd, que con diez años se había convertido en una de las caras más conocidas del mundo y, al mismo tiempo, en un paria.

George Lucas le defendió, pero al público no le importaba: odiar la nueva 'Star wars' y su actor principal, un Anakin Skywalker al que encontraban soso, aburrido y poco real, estaba de moda. La vida de Jake Lloyd se convirtió en un absoluto infierno: la prensa comenzó a acosarle en su día a día y en su colegio comenzó a sufrir bullying. En el colegio le gritaban las frases de la película y hacían ruido de sables láser cuando pasaba al lado del resto de niños. Le afectó tanto, que después de una aparición en 'Madison' abandonó para siempre el mundo de la actuación. Lo que vino después, tristemente, no os sorprenderá.

Jake Lloyd 1

La trágica vida de Jake Lloyd

Antes de retirarse, Lloyd daba más de sesenta entrevistas al día, sumadas a apariciones en convenciones de cómics, festivales, poner su voz para videojuegos de 'Star wars'... era demasiado para un niño. En 2007 se graduó y se preparó para ir a la universidad de Columbia, en Chicago, donde cursaría cine y psicología. Solo duró un semestre antes de ser diagnosticado con esquizofrenia y verse obligado a dejarlo.

Los actores de 'Star wars' salieron más tarde en su defensa. Por ejemplo, Mark Hamill dijo que "Aún estoy enfadado por la manera en que los fans y las críticas trataron a Jake Lloyd. Tenía solo diez años, e hizo lo que George le pidió y se esperaba de él. Creedme, sé lo que es tener que decir diálogos raros". En 2015, cuando ya se había convertido en una persona anónima, más allá de convenciones y apariciones especiales, trató de atacar a su propia madre. En aquel momento había dejado la medicación para la esquizofrenia, y no le estaba sentando bien. Ese mismo año dejó de ir a convenciones.

No solo eso: para evitar que le encontraran y escuchar comentarios sobre 'Star wars' se cambió el nombre a Jim Broadbent. En el propio año 2015 Lloyd huyó de la policía tras saltarse un semáforo en rojo: estaba conduciendo sin carnet. Fue acusado y metido en una cárcel de Carolina del Sur durante unos vergonzantes e injustos diez meses antes de llevarle a un pabellón psiquiátrico. Al poco tiempo de salir, su hermana Madison murió mientras dormía, lo que le dejó aún peor.

A día de hoy, Jake está en casa cuidado por sus padres. Padece, además de esquizofrenia, anosognosia, que le impide admitir lo que le pasa. "Todavía es una persona amable y cariñosa, y esperamos que vuelva pronto a ser tan divertido como siempre. Jake seguirá haciendo progresos con el amor y el apoyo que le mostráis". Lo hará rodeado de recuerdos familiares, pero no de merchandising de 'Star wars': después del ataque de los fans, Lloyd lo rompió todo y se niega a ver la película bajo ninguna circunstancia. Su madre culpa a George Lucas, pero realmente   Aunque creemos que jamás van a llegar a una galaxia muy, muy lejana.

Temas
Inicio