Publicidad

Ocho series de dibujos en las que la música es protagonista

Ocho series de dibujos en las que la música es protagonista
18 comentarios

Hay algunas cosas que casan muy bien: el chocolate con los gofres, los edredones con los días de lluvia o el ibuprofeno con las resacas. En el mundo de la televisión, podríamos encontrar muchas parejas bien avenidas, recetas que auguran un buen porvenir para el producto que sepa unirlas en su justa medida. Una de ellas, en mi opinión, es la música y los dibujos animados.

En el mundo animado que vive en nuestro subconsciente, para siempre jamás, seguro que somos capaces de encontrar algunos dibujos en los que los protagonistas eran músicos, o cantantes, o las dos cosas; unos dibujos en los que se intercalaban las aventuras de turno con una melodía pegadiza y llena de ritmo, de ésas que nos dejaban hipnotizados mientras merendamos el bocadillo de mortadela. A continuación, un pequeño repaso por algunas de estas series que combinaban dibujos a todo color y canciones a todo trapo. Y vosotros, ¿sois capaces de acordaros de alguna que me haya dejado olvidada?

‘Los Archies’

El cómic de Archie se hizo muy popular en los 60. Hablaba de las aventuras de un grupo de adolescentes cuya máxima preocupación era ésa, adolescentear. Las historias de Archie y sus amigos se hicieron tan populares que pronto se pensó en llevarlas a la pequeña pantalla. Los chicos integraban una banda de pop y lo más curioso del caso es que sus canciones alcanzaron el número uno en las listas de éxito. Aunque no conozcáis la serie, tal vez os suene ‘Sugar, sugar’. Una banda real de músicos eran los encargados de poner instrumentos y voz a estas actuaciones, convirtiéndose en lo que muchos consideran el primer grupo “fantasma” de la historia de la música.


‘Jem y los hologramas’

Sólo acordarme del título, ya empiezo a tararear. A ver, la historia nos hablaba de Jerrica Benton, una chica que quedaba huérfana y que descubría un regalo que le había dejado su padre. Se trataba de unos pendientes que, al ponérselos, le descubrían un ordenador llamado Synergy, algo en lo que su padre, que era dueño de una empresa discográfica, estaba trabajando. No me preguntéis cómo, pero la cosa es que este ordenador conseguía proyectar hologramas que transformaban a Jerrica y a sus amigas en lo que ellas quisieran, en este caso, la cantante y las músicas de una banda de rock. La estética de la serie era un tanto punk (todo lo punk que puede ser una serie para niñas de los 80) y causó sensación entre las jovencitas de la época.


‘Metalocalypse’

Y ahora, un giro de 180º para hablar de una serie mucho más actual y que no es, ni mucho menos, para niños. Dethklok es el nombre de la banda heavy (en todos los sentidos de la palabra) que protagoniza esta ficción. La serie cuenta con muchos elementos paródicos: es uno de los grupos más populares del planeta, de hecho, les llaman “la duodécima economía más grande” y se han de enfrentar aun grupo de malvados que quieren destruir su influencia y poder, llamado El Tribunal. Las tramas, bastante sangrientas y brutales, contienen mucho humor y ciertas crítica a muchos elementos de la sociedad.


‘New kids on the block’

El grupo real de música creado en 1984 alcanzó tal cuota de popularidad, y no sólo musical, sino también fantástico-amorosa, que la cadena ABC decidió diseñar una serie de dibujos animados con este grupo de artistas. La serie, de 1990, es un fenómeno curioso pues transforma a un grupo de personas de carne y hueso, en personajes de ficción, dotándoles de unas personalidades sin ninguna base real, puesto que los chicos eran cantantes y no se conocían sus intimidades más allá de lo que a sus managers pudiera interesarles. Al final, resultaban ser un grupo de amigos a los que les sucedían aventuras con un final feliz.

‘Eriko’

Muchas de las series anime que han llegado a nuestras pantallas han sido auténticas telenovelas llenas de dramatismo y lágrimas. El caso de ‘Eriko’ no se queda corto. La chica, una joven con dotes musicales, es hija de un matrimonio vinculado al mundo del espectáculo que nunca ha querido que la profesión de su hija vaya por esos derroteros. Pero sucede un accidente, y el padre muere, y la madre se queda en coma, y Eriko se marcha a vivir con su tío, que es un hombre malvado que sólo quiere utilizarla. Pero Eriko se convierte en cantante de éxito y supera todo tipo de obstáculos. Algo muy interesante de esta serie es que en la actualidad existe una Eriko real, la chica encargada de cantar el opening de la serie.

‘Los trotamúsicos’

Con ojos mucho más inocentes veíamos esta serie producida por TVE, en 1989, que adaptaba el cuento clásico de los hermanos Grimm ‘Los músicos de Bremen’. Un gallo, un perro, un gato y un burro forman un grupo de música y, de paso, ayudan a quienquiera que les pueda necesitar. Aunque la historia parecía ubicarse en la Alemania de la primera parte del siglo XX, no existían cortapisas de verosimilitud(además, que en eso estábamos pensando nosotros)que impidieran que Koki, auténtico protagonista de la serie, tocara un instrumento más moderno como la guitarra eléctrica.

‘La banda de Mozart’

Mucho más actual y con un claro deseo educativo es esta serie, ficción también española, de 1995, producida por BRB Internacional. Cuatro amigos, apenas unos niños, la protagonizaban. Sus nombres: Mozart, Verdi, Chopin y Beethoven. Los chicos no “tenían nada que ver” con los populares compositores con los que comparten nombre, pues, es más, la serie está ambientada en pleno siglo XX, pero las relaciones eran más que evidentes porque, además, en cada capítulo, la peripecia les llevaba a una justificación de alguna de las obras musicales de los autores. Una excusa para aprender un poco de música clásica.

‘The Beatles’

¿Qué no se habrá hecho usando el nombre de los Beatles? Los músicos de Liverpool, ésos hombres hiperexplotados en todos los ámbitos imaginables, también tuvieron una serie de animación que les usaba como protagonistas. El experimento, porque parece que se trató de eso, nació en 1965 y sus episodios variaban entre los tres y los nueve minutos. En ellos, unos Beatles animados interpretaban sus canciones mientras la pantalla se llenaba de imágenes sicodélicas y evocadoras. Las personalidades de los cuatro chicos estaban bastante caricaturizadas y llevadas al extremo. Presentaban a Lennon como el líder, seguido muy de cerca por McCartney. Harrison era el ingenioso y Starr el más inocente.

En ¡Vaya Tele! | Diez dibujos animados que nacieron de una novela

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios