Compartir
Publicidad

'La escobilla nacional', un 'Homo Zapping' repetitivo y con poca gracia

15 Comentarios
Publicidad

El propio título de 'La Escobilla nacional', el programa de Angel Llacer que estrenó ayer Antena3 en su access-primetime, ya es toda una declaración de intenciones sobre su temática. La cadena se apunta con él a la moda de criticar, con humor o al menos eso pretenden, a la prensa del corazón y a todos los personajes que viven de ella. ¿Lo consigue? En mi opinión, no.

Tienen un gran equipo de imitadores, muchos de los cuales ya vimos en 'Homo Zapping' y con nombres tan conocidos como Carlos Latre, dando vida a personajes tan jugosos como Belén Esteban, Peñafiel, Pajares y Jorge Javier. En la mayoría de los casos lo bordan, y eso es precisamente lo único que salvaría del programa. El problema es que si a esas buenas actuaciones les sumas un guión simple, vulgar y hasta en ocasiones infantil, pierde toda la gracia salvo en alguna que otra ocasión puntual. Pero eso no es lo único criticable.

El programa se hace extremadamente largo y monótono. 50 minutos de imitaciones en un mismo plató, con los mismos personajes y tan sólo haciendo breves incisos se hacen pesados a cualquiera, por muy bien que estén caracterizados los personajes. Resulta gracioso y curioso los dos primeros minutos, y seguramente que si fuera un simple sketch dentro de un programa de comedia podría hasta considerarse pasable. Pero mi opinión como espectadora es que han intentado estirar el formato confiando demasiado en sus caricaturas de los periodistas.

Otra cosa que personalmente no me acabó de convencer fue el papel de Ángel Llàcer en el programa, ejerciendo de presentador y moderador del debate. Más correcto y tranquilo que de costumbre, choca algo ver un plató lleno de imitadores y un presentador haciendo de sí mismo manejando el cotarro y aportando bien poco, todo sea dicho. Casi que pintaría más el imitador de Jorge Javier haciendo de las suyas que él mismo.

En definitiva, una versión larga y aburrida al más puro estilo 'Homo Zapping' del corazón de la que sólo salvaría el papel los actores. Todo lo demás es tremendamente prescindible, aunque los espectadores no parecen estar muy de acuerdo conmigo. Casi 4 millones de personas (18,2%) no se perdieron el estreno ayer. Ahora habrá que ver si vuelven la semana que viene, porque yo me sé de una que no lo hará.

En ¡Vaya Tele! | Ángel Llàcer también se cambia de cadena a Antena 3

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio