Compartir
Publicidad
Atlántida Film Fest 2019: 'Oscuro y Lucientes': extraordinario documental sobre la desaparición de la cabeza de Goya
Críticas

Atlántida Film Fest 2019: 'Oscuro y Lucientes': extraordinario documental sobre la desaparición de la cabeza de Goya

Publicidad
Publicidad

Nota de Espinof

Última semana de Atlántida, última semana para hacer los deberes y tratar de aprovechar al máximo esta increíble iniciativa. Hoy tenemos un documental de visión obligada: 'Oscuro y Luciente', un desfile de aciertos narrativos que habla de tú a tú al busto con más misterio de nuestro arte: Francisco de Goya y Lucientes.

Cuestión de cabeza

¿Recuerdas aquella sensación inigualable cuando, a mediados de los noventa, nos pasábamos horas descubriendo increíbles aventuras gráficas surgidas de la nada y que se convertían en favoritos absolutos para el resto de nuestra vida? Algo muy parecido pasa hoy con este espectacular trabajo documental lleno de humor negro, Ken Burns y un narrador muy acorde con aquellas viejas aventuras.

Samuel Alarcón realiza un trabajo impecable y socarrón sobre las casualidades mortuorias de la vida ahondando en uno de los misterios más alucinantes de nuestro osario nacional histórico.

oscuroylucientes-pintura

Fallecido durante su exilio francés en 1828, El cuerpo de Goya fue enterrado en el cementerio local de Burdeos. Nadie desde España, ni siquiera su familia, reclamó su cuerpo. Pasaron décadas hasta que el cónsul español en Burdeos, Joaquín Pereyra, encontró por casualidad la tumba del artista completamente en ruinas.

Tras muchos años de trámites, el cónsul acabó consiguiendo el permiso para exhumar el cadáver y poder trasladarlo a España de vuelta. Pero al abrir la lápida, la sorpresa de todos los presentes fue grande: la cabeza de Goya había desaparecido.

Critica Oscuro Lucientes Goya Huesos

A partir de ese incidente, el documental cuenta los hechos y casualidades acontecidas hasta que los restos conservados son alojados en la ermita de San Antonio de la Florida, que el propio Goya había pintado cien años antes. Para tal propósito narrativo, Alarcón se nutre de documentación, imágenes y epístolas de la época que nos llevan a una dramática conclusión sin pies... ni cabeza.

Uno de los aspectos más destacados y apasionantes de la historia se basa en la curiosa relación entra los bustos del pintor y su eterna condena a ser castigados por el infortunio. Tal vez el ensoñador de aquelarres estaba condenado a pagar durante la eternidad el precio de tal ofensa con su cabeza.

Oyl-mapas

Durante sus ochenta vibrantes minutos, no hay ni una sola declaración a cámara. Todo lo que escucharemos será la deliciosa narración del veterano Féodor Atkine, que exprime al máximo su bilingüismo y se muestra muy eficaz en los momentos de sorna.

Con tono de thriller, las sombras y luces de la historia pertenecen también a la fotografía, el arte que desafió la pintura y que recibe un tratamiento de antihéroe que le va, podríamos decir, que ni pintado. El uso de los silencios y los recursos naturalistas que impiden cualquier atisbo de reconstrucción realista, solo aumentan la potencia de una propuesta diferente, radical y condenadamente apasionante.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio