Compartir
Publicidad

'Curvas Peligrosas', Billy Wilder se estrenaba como director

'Curvas Peligrosas', Billy Wilder se estrenaba como director
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Realmente la primera película que dirigió en solitario el gran Billy Wilder es la estupenda 'El Mayor y la Menor', ya que 'Curvas Peligrosas' está codirigida junto a Alexandre Easway. Film realizado en Francia en 1934 y en el que Wilder ya colabroró en el guión, narra la historia de un joven, acostumbrado a la buena vida que no piensa más que en pasárselo bien con sus amigos y con las mujeres que va conociendo. Su padre, para que escarmiente decide cortarle todo sustento económico, con lo que le obligará a ganarse la vida por sí mismo. Llegará a formar parte de una banda que se dedica al robo de coches, y mira tú por dónde descubre que es algo que se le da muy bien, y además es una forma rápida de ganar dinero fácil. En la banda hay una mujer en la que pronto se fijará nuestro protagonista.

Decir que estamos ante un film totalmente arcaico y primitivo en cuanto al lado técnico. Aunque llama poderosamente la atención una cosa: por un lado el film está lleno de errores de montaje, de esos que se notan a leguas sin fijarse demasiado, como saltos de eje o la no continuidad en algunas escenas. Eso hace que el espectador se descentre un poco y te aparta un pelín de la historia, e incluso hace gracia. Pero por otro, es un film que arriesga en cuanto a las posiciones de la cámara, completamente inusitadas para la época, como por ejemplo colocar la cámara en el interior de un coche justo detrás del conductor, dando una sensación de velocidad muy curiosa; o realizar un larguísimo plano secuencia mientras dos de los protagonistas caminan por una carretera y posteriormente, van encima de un carro admirando el paisaje francés, enormemente bello. Esas escenas sobresalen en la película, convirtiéndose en los mejores momentos de la cinta, ya que no sólo son perfectas en cuanto a la técnica, sino que también nos transmiten el verdadero estado emocional de los personajes, incluso podemos decir que es cuando mejor están los actores que los interpretan, cuyo actor principal, Pierre Mingaud, está francamente mal en la película, con una actuación muy forzada y primitiva, salvo en las escenas comentadas.

La película tiene algunas de las constantes típicas del cine de Wilder, esos momentos fácilmente reconocibles que llevan su firma, como algunos elementos cómicos muy típicos de él, o el uso de la picaresca en algunas situaciones. Y algún personaje secundario que estoy convencido de que ha salido de su mente. Como guionista solía cuidar mucho los personajes secundarios, ésos que a veces salvaban una película.

A pesar de que el film tiene un ritmo más o menos acertado y su corta duración, 76 minutos, hace que no te aburras, lo cierto es que está resuelto de forma muy precipitada y casi forzada. Todo lo resuelven de un carpetazo, aunque bien es cierto que en el cine clásico no se tomaban tanto tiempo como ahora en contar las cosas, ya que de aquélla había buenos narradores. Esta película a pesar de sus numerosos defectos, es una buena prueba de ello.

Un film pasable, nada destacable, intrascendente y que simplemente tiene el valor de constituir el primer trabajo como director de uno de los más grandes de todos los tiempos, y que en el futuro nos regalaría un buen puñado de obras maestras. También alguna peor que ésta, todo hay que decirlo. Y eso que no he visto 'El Vals del Emperador', la única cuenta pendiente que tengo con el señor Wilder.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos