Compartir
Publicidad
Publicidad

'El último asalto', el mejor Samuel L. Jackson en años

'El último asalto', el mejor Samuel L. Jackson en años
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

'Resurrecting the Champ' se titula en nuestro país 'El último asalto'. Resulta casi irónico que la película no vaya a estrenarse en salas comerciales. A punto de ello estuvo hace unos meses, pero ahora sus distribuidores han decidido, sin la más mínima explicación, relegarla al mercado del dvd, editándose en dicho formato a finales del próximo mes de Septiembre sólo en alquiler. No nos hayamos ante una buena película, pero ésta contiene la que muy probablemente sea la mejor interpretación de Samuel L. Jackson en los últimos años (habría que retroceder hasta 'Al límite de la verdad' o 'El protegido' para ver al actor en estado de gracia). Una de esas interpretaciones por las que merece la pena ver una película por muy mala que ésta sea.

'El último asalto' está inspirada en un artículo aparecido en el magazine de Los Angeles Times en la década de los 90. En él se narraba cómo un periodista se había topado por casualidad con una vieja gloria del boxeo que acabó siendo un indigente. Con dicho artículo se trató de resucitar en cierta medida al campeón, de devolverle algo de gloria a alguien que había representado tanto para muchos.

Rod Lurie, que nos había sorprendido con la estupenda 'Candidata al poder', cae en todos los topicazos de este tipo de historias, que amparándose en el famoso "basada en hechos reales" da casi por hecho que tenemos que tragarnos todo lo que sale en el film simple y llanamente porque los hechos narrados en el mismo ocurrieron. Vale que no estamos ante algo difícil de asumir, o ante una historia tan increíble que necesitemos de ese rótulo para tragárnosla, pero el cine es otro mundo, y algo que pueda darse con facilidad en la vida real, dentro del celuloide puede ser la cosa más difícil de creer por algo tan sencillo como que el guión está mal escrito.

En 'El último asalto' ocurren las cosas sólo porque sí. El periodista se encuentra con el vagabundo en el momento justo de su vida sólo porque sí, le entrevista sin hacer la más mínima averiguación sobre lo que le cuenta, sólo porque sí. Publica el artículo sin corroborar absolutamente nada sólo porque sí. Y lo que en la vida real fue algo totalmente cierto y palpable, en el film suena forzado y casi ridículo, perdiendo así una oportunidad de oro para hablar de algo que la película sólo toca de refilón: la autenticidad en los trabajos periodísticos y de paso, la autenticidad de los propios periodistas, hasta dónde son capaces de llegar por conseguir reconocimiento. A cambio de eso, la misma termina cayendo en las obviedades más descaradas con un tono telefilmesco que tira por tierra todas sus posibilidades. Y aunque a Rod Lurie se le va algo de empeño en su puesta en escena, sobria y elegante, poco puede hacer por dar vida a un guión lleno de lugares comunes que no despiertan ningún interés.

Es Samuel L. Jackson el único aliciente de 'El último asalto'. Es su interpretación la que está muy por encima de un más que facilón guión. El tono de su voz, impecable trabajo de transformación, expresa más que todo lo que su personaje pueda contarle al periodista ansioso por escribir algo por lo que puedan recordarle. Sus gestos, esta vez nada exagerados, hablan de tiempos pasados con mucha más eficacia que las palabras escritas en cualquier artículo. Y su mirada, perdida en otra época de mayor fortuna, se lamenta más por sus errores que todas las confesiones que pueda hacer en un momento de confianza. Es una pena que el guión no explote más algunas de las situaciones que se presentan en el relato, y también que caiga en salidas de tono (el chico que quiere darle una paliza). Y también es una pena que junten a Jackson con un actor de la talla de Josh Hartnett, que simplemente no da la talla, valga la redundancia. Su personaje requería de alguien con mayores dotes dramáticas, o de alguien que sea capaz de poner más de dos expresiones distintas. Por el film también se pasean Alan Alda, en un personaje muy poco aprovechado; Teri Hatcher, en una de las escenas más increíbles de la película; Kathryn Morris, sin cambiar ni un sólo pelo de su look en 'Caso abierto'; y un irreconocible Peter Coyote, en dos de los instantes más acertados del film.

'El último asalto' es una floja película que nada aporta al cine, salvo una interpretación de altura que, lo que son las cosas, pasará desapercibida por culpa de su fracaso comercial (lógico por otro lado). Una pena lo de Rod Lurie, con lo que prometía con films como el protagonizado por Joan Allen y Jeff Bridges. Ya se encuentra ultimando su nuevo trabajo, también de corte periodístico, 'Nothing but the Truth', y visto su argumento, veo que Lurie está obsesionado con la "verdad". ¿Y quién no?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos