Publicidad

'ETA, el final del silencio': Jon Sistiaga profundiza en el terrorismo vasco con un documental imprescindible de Movistar+
Críticas

'ETA, el final del silencio': Jon Sistiaga profundiza en el terrorismo vasco con un documental imprescindible de Movistar+

Publicidad

Publicidad

Hay un momento en el tercer episodio de 'ETA, el final del silencio' bastante estremecedor: un profesor, víctima del terrorismo vasco, pregunta a un grupo de alumnos universitarios si sabían quién era Miguel Ángel Blanco. Silencio. Para las nuevas generaciones, ETA es un eco muy lejano de una época pasada.

Aunque esta percepción es indudablemente afortunada, la preocupación viene del hecho de que para muchos era la primera vez que alguien les hablaba de un conflicto que ha marcado medio siglo de historia de España. Un dato que hace que el documental que nos ocupa hoy sea imprescindible.

Estrenada el pasado mes de octubre, 'ETA, el final del silencio' es una serie documental de Movistar+ en los que Jon Sistiaga repasa en seis episodios (de los que se han emitido cinco) la historia de la banda terrorista con especial atención a las víctimas pero con una notable participación de antiguos miembros, arrepentidos, del grupo.

Tendiendo puentes de reconciliación

Un ejemplo lo tenemos con su primer episodio, 'Zubiak (Puentes)', en el que hablan de las iniciativas de reuniones cara a cara entre familias de víctimas del terrorismo con los asesinos de sus familiares. Cerrando el episodio se encuentra una larga secuencia en el que Meixabel Lasa come con Ibon Etxezarreta, quien participó en el atentado que mató a su marido.

Sin efectos, casi sin cortes. Un gran ejercicio de no ficción en el que se habla de rencor, de perdón, de diálogo... y de romper el silencio impuesto para "no abrir heridas". Una lección que no solo se aplica a ETA, sino a tantos y tantos episodios de la historia reciente de España.

A partir de ahí cada episodio aborda un tema: el "impuesto revolucionario", el asesinato de Miguel Ángel Blanco, los orígenes de la banda, los años de plomo, el GAL, etc. Temas abordados a través de testimonios tanto de víctimas como de gente clave en el conflicto.

Un enfoque acertado

Files 2019 12 02 14 13 59

Sistiaga hace gala de una solemne y sana sobriedad a la hora de enfocar el documental. No hay sensacionalismo en 'ETA, el final del silencio', no hay más artificios en la edición que lo fundamental para que fluya la narración. Deja que los testimonios hablen por sí mismos y no busca ser más protagonista que los protagonistas reales de la historia.

Esto no quiere decir que sea poco atractivo como producto audiovisual: la belleza de los paisajes naturales vascos junto con la grandiosidad de otros paisajes hechos por el hombre y una gran selección musical, sirven de aliño perfecto para un fascinante documental que toca muy de cerca, con sensibilidad pero al grano, un demasiado largo episodio negro de nuestra historia.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir