Publicidad

'Fay Grim', Hal Hartley pasado de moda

'Fay Grim', Hal Hartley pasado de moda
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

El tiempo es el gran amigo, e igualmente el enemigo, del séptimo arte. Con el paso de los años, evidentemente las cosas cambian, y nosotros con ellas. Hay películas hijas de su tiempo, que representan a la perfección la época en la que se hicieron, aunque fuera de ahí casi pierden su valor. Hay otras que pierden según avanzan los años, y por supuesto, hay otras que ganan enteros, a las que el paso incólume del tiempo no les hace el más mínimo daño sino que las mejoran. Películas atemporales. Lo mismo le ocurre a ciertos modos de hacer cine. Hay directores o autores cuyo momento ha pasado, y no me refiero al éxito, sino a que su forma de hacer películas queda totalmente desencajada cuando se estrenan.

Recuerdo a principios de los 90, cuando Hal Hartley estaba de moda, y sus films tenían cierta repercusión en circuitos cinéfilos, críticos, y por supuesto, festivales. Películas como 'Trust' o 'Amateur' estaban en boca de muchos, y sus trabajos eran casi siempre recibidos con los brazos abiertos. Pero de repente, y sin saber porqué, los distribuidores dejaron de traernos sus films, a pesar de que Hartley no ha dejado de trabajar todos estos años. Bueno, por lo menos hasta el 2006, que es el año de producción de 'Fay Grim' (sí, otra película que nos llega con más retraso que un vuelo de Iberia).

'Fay Grim' es una secuela de 'Henry Fool', de la que ya no se acuerda ni Dios, ahora centrada en el personaje de Fay, la cual viaja por medio planeta, a lo James Bond, intentado averiguar qué se esconde tras la misteriosa muerte de su marido, el cual escribió hace años sus memorias, un delirio de libro, que en realidad contenía información secreta de vital importancia para el gobierno americano. Y es que el marido de Fay era probablemente un espía que sabía demasiadas cosas, las justas y necesarias para poner en peligro la seguridad de los Estados Unidos.

Hartley no ha cambiado en su manera de hacer cine. Todas las constantes de su cine se pueden ver en 'Fay Grim', sus personajes raros, por así definirlos, su peculiar sentido del humor, y su puesta en escena, que aquí opta por filmar todas las escenas con planos inclinados. No hay ni uno solo derecho, y en vez de responder a una necesidad argumental, por ejemplo, los confusos hechos que visten todo el film, en el que apenas se sabe qué está pasando, parece más bien un capricho. Plano torcido a la derecha, y a partir de ahí en cada corte, para el otro lado la inclinación, y así sucesivamente, hasta que le da por cambiar el orden. Ni siquiera esos cambios responden a una lógica. Incluso termina alejando al espectador de lo que Hartley, una vez más guionista de su película, está contando.

Y si hay algo realmente interesante en 'Fay Grim' es su guión, lleno de recovecos, quizá demasiados, y simbolismos que van más allá de lo que en apariencia vemos, o sea, una historia de espías. El seguir tantos hilos provenientes de la cantidad de personajes que salen en la película, es lo mejor del film, junto con la presencia de una Parkey Posey casi deslumbrante. La actriz, con un morbo increíble, saca provecho de ello, desprendiendo una gran sensualidad, y cargando con todo el peso de la película. A su lado, una cantidad de actores, dando vida a confusos personajes, y que parecen perdidos sin enterarse muy bien dónde están. Jeff Goldblum nunca podrá sacarse de encima esa imagen de tío raro, por mucho que interprete a un agente de la CIA. Y Saffron Burrows (¿ha tirado Hartley de actores un poco olvidados, o de aquellos que le salían baratos por precisamente estar un poco olvidados?) compite en belleza y sexappeal con la Posey, pero su personaje resulta absurdo por momentos. Algo que le pasa a todos, y que algunos verán como elemento intrínseco del mundo de Hartley, al lado de su sentido del humor. Lo cierto es que tanto una cosa como otra han pasado de moda, y Hartley ya no hace interesante su universo. En el fondo nos da igual lo que le ocurra al personaje central, o el destino de los demás personajes, algunos de los cuales guardan alguna que otra sorpresa mostrada sin fuerza.

'Fay Grim' es una película floja. Aburridamente extraña y demasiado larga. Hartley lleva dos años sin trabajar, y aunque no es de esos directores que todos los años nos regalan un trabajo, es de suponer que un día regrese con un nuevo proyecto. O tal vez no, nunca se sabe. Pero allí estaremos para comprobar si su universo nos sigue pareciendo tan interesante como lo fue hace más de una década.

Más información | Imdb

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios