'It's such a beautiful day': una sobrecogedora y magnífica hora de animación sobre vida, muerte y salud mental protagonizada por muñecos de palo, que puedes ver en streaming
Críticas

'It's such a beautiful day': una sobrecogedora y magnífica hora de animación sobre vida, muerte y salud mental protagonizada por muñecos de palo, que puedes ver en streaming

Bill va a la parada de autobús, y de lejos ve a una persona que conoce. Pero se pone nervioso y mezcla dos frases para saludarla. Nunca se volverán a ver. Así empieza 'It's such a beautiful day', una película de animación con estilo propio que hay quien puede confundir erróneamente con una falta de talento o presupuesto. Don Hertzfeldt ha demostrado a lo largo de los años que es una de las mentes más preclaras del mundo del cine actual, tanto con esta ópera prima como con su fabulosa serie 'World of tomorrow'. Si aún no conoces a este narrador único, leer esta crítica te va a descubrir a un autor capaz de removerte por dentro... con unos muñecos de palo.

Te perdono

Originalmente, 'It's such a beautiful day' era un cortometraje, 'Everything will be OK', pero, de la misma manera que hizo con 'World of tomorrow', Hertzfeldt lanzó tres que completaron la saga desde 2006 hasta 2011 que acabaron convirtiéndose en una evolución constante, una huida hacia adelante sobre los problemas mentales, psicológicos y el deterioro cognitivo de una persona destinada a morir. O vivir eternamente, quién sabe. Ver el mundo, en todo caso, desde otra perspectiva sobrecogedora, un tono único que no vas a encontrar en ninguna otra obra.

Porque 'It's such a beautiful day' es, en última instancia, una película sobre esperar a la muerte y abrazar la vida que nos queda, aunque no consigamos entenderla del todo. El existencialismo que exuda de cada minuto es agotador: hay tanto que tratar de aprehender, que ni siquiera ves venir cómo, del otro lado, la cinta está preparando una nueva manera de golpearte en el estómago.

I Love You

¿Cuánto tiempo lleva Bill en la cama del hospital? ¿Quién es esa gente que no conoce velándole mientras agoniza? ¿A quién acaba de decir "Te perdono" y por qué se echa a llorar? El experimento visual que rompe por completo con cualquier conato de narrativa tradicional es la única manera en que se puede contar una historia como esta, en la que el rumbo lo marca un deterioro cognitivo extremo mezclado con deprimentes (pero reales) lecciones de vida.

Solo me haré más mayor

Pocas cosas se pueden definir como "cine de autor" tanto como 'It's such a beautiful day': Hertzfeldt es su director, guionista, productor y doblador principal. Un auténtico tour de force en el que dejarse llevar no es tan sencillo como parece: la edición de la película lleva por parajes agrestes, vericuetos imposibles, hace mil cabriolas que no permiten que el espectador se relaje. No es la intención, claro. Al desafiar el concepto de la narrativa en sí misma entramos directamente en el mundo de las ideas.

Its Such

Hay un hilo conductor, pero lo más interesante de la historia de Bill no es lo que le ocurre, sino cómo le ocurre, de qué manera podemos ver el mundo a través de sus ojos y de un cerebro pocho en continuo estado de cambio y deconstrucción. Ver esta película es entrar por una hora en un mundo donde la lógica solo tiene cabida en parte antes de descender a los infiernos donde es imposible seguir el ritmo de tu propia historia, las caras son solo borrones, el mundo es un desconocido para ti y solo quieres soñar con una vida eterna más allá de todo lo que se conocerá.

Es cierto que el primer corto de 'It's such a beautiful day' empieza tan fuerte que nunca vuelve a estar tan a la altura, pero no es un problema: media hora floja de Hertzfeldt tiene más cine, innovación y sorpresa que la mayoría de películas de grandes cineastas. El único motivo por el que este creador no es más conocido es por el rechazo social y los prejuicios ante la animación, porque en realidad es uno de los mejores narradores de nuestros tiempos.

Se preguntó si, en realidad, esta era su vida

Sé que parece raro, y que estoy exagerando. ¿Cómo te va a hacer sentir todo esto una animación hecha con muñecos de palo? Y, sin embargo, cuando Bill está en la cama del hospital y su ex novia va a verle mientras otra persona se queda con la mirada fija en la cortina, sientes que algo se te rompe dentro. Algo que ya se te había roto momentos antes, y que gracias al negrisimo sentido del humor de la película se vuelve a recomponer. Y ese es el juego que te propone el director: te voy a romper, te voy a rearmar, te voy a volver a romper, y en un momento dado te darás cuenta de que estás sufriendo por un muñeco de palo.

'It's such a beautiful day' es una obra compleja, repleta de contenido, sentimientos, sensaciones, humor y dolor en la que es difícil seguir el hilo, pero incluso en ese desasosiego mental merece la pena: sus escasos sesenta minutos son agotadores y te llevan hasta el extremo. La película te pone en el punto de vista de una persona que pierde la memoria y mezcla pasado, presente y futuro como en una existencia discontinua, pero rechaza de pleno el sentimentalismo barato. En su lugar, le pasa una capa de humor más negro que el café, de realidad urbana y experimentación narrativa que le da un toque tan especial como único.

La buena noticia es que, además de esta maravilla, podéis ver 'World of tomorrow' en Filmin y maravillaros ante una de las historias de ciencia-ficción existencialistas más importantes de todos los tiempos. Tenemos ante nosotros a un autor que es capaz de cambiar la narrativa del siglo XXI y no le estamos dando la importancia necesaria. 'It's such a beautiful day' no solo es recomendable pese a sus errores: es, francamente, necesaria.

Temas
Inicio