'Komi-san no puede comunicarse': la temporada 2 del anime es todavía mas divertida y adorable que la primera, y el final ya está en Netflix
Críticas

'Komi-san no puede comunicarse': la temporada 2 del anime es todavía mas divertida y adorable que la primera, y el final ya está en Netflix

En simulcast un tanto diferido, pero semana a semana nos ha ido llegando a Netflix la segunda temporada de 'Komi-san no puede comunicarse' ('Komi-san wa Komyusho Desu'), la comedia romántica centrada en una chica con una ansiedad social tan extrema que le dificulta muchísimo el día a día.

Aunque la timidez y ansiedad de Shoko Komi siempre le ha impedido formar lazos con quienes tiene alrededor, por suerte esta vez cuenta con la ayuda de Hitohito Tadano y Najimi Osana, quienes intentarán por todas las maneras que Komi pueda cumplir su sueño de tener cien amigos.

Un nuevo trimestre y más compañeros

La anterior temporada de la serie terminó por todo lo alto con varios capítulos centrados en las fiestas del instituto. Si los capítulos previos tenían un regustillo a verano, estos irónicamente están muy centrado en el semestre de invierno y sus respectivas vacaciones.

Esta segunda temporada de 'Komi-san no puede comunicarse' es una continuación directa, con nuevos retos para Komi y que nos introduce a nuevos personajes de manera muy orgánica sin que nos rechine por qué no hemos conocido antes a estos compañeros de clase. Y sí, lógicamente en este instituto no hay nadie normal así que podéis esperar que sean unos esperpentos de personas con sus propios quirks y neuras.

También hay que decir que esta segunda temporada ha sido bastante valiente al salirse más de la fórmula de que todo pase en clase y se ha atrevido a sacar a los personajes de las aulas y mostrarlos más en su día a día fuera de la escuela. Aún así, uno de los mejores arcos es en un viaje escolar que hace que cambie un poco el balance de las cosas y aparta a Komi de su zona de confort donde está tan a gustito con Tadano y la planta en el centro del rodeo con dos compañeras con las que apenas ha interactuado.

Así que aunque la ansiedad de Komi todavía es un problemón muy fuerte a la hora de relacionarse, la serie nos va mostrando como va encontrando huecos por donde abrirse camino y no puedes si no querer animarla con cada paso agigantado que da para hacer más amigos.

La segunda temporada está llena de momentos tiernos y muy, muy divertidos que explotan las dispares personalidades de todos los personajes que hemos ido conociendo, y que también da más momentos para brillar a algunos que solo hemos visto anteriormente de fondo.

Komi San No Puede Comunicarse

Y si estáis en esto por las dosis de comedia romántica, hay que decir que 'Komi-san no puede comunicarse' se está tomando su tiempo pero que también está desarrollando con cada vez mejor tino la relación entre Komi y Tadano dejando claro lo mucho que se gustan (y lo tontos que son).

Si la preciosísima animación del anime era uno de sus puntos más atrayentes de entrada con la anterior temporada, hay que decir que por desgracia la calidad pega un bajón bastante gordo en el último tramo de la segunda. Sigue siendo espectacular donde tiene que serlo y cada capítulo nos deja al menos varios planos realmente bonitos, pero demasiadas veces vemos personajes que se van de modelo y otros fallos poco resultones.

Aún así, la segunda temporada de 'Komi-san no puede comunicarse' está de sobra a la altura de la primera y ha seguido construyendo sobre lo mejor que nos presentaban, explotando al máximo a sus personajes y la buenísima combinación de humor y momentos adorables. También consta de 12 episodios que se pasan demasiado rápido, así que es una serie perfecta para ponerse al día en una tarde... y por desgracia quedarnos con ganas de más.

Temas
Inicio