'Obi-Wan Kenobi' (1x06): la serie se redime con su mejor episodio en un final que nos muestra todo lo que pudo ser y no es
Críticas

'Obi-Wan Kenobi' (1x06): la serie se redime con su mejor episodio en un final que nos muestra todo lo que pudo ser y no es

Después de cinco episodios en los que 'Obi-Wan Kenobi' ha pasado sin pena ni gloria (bueno, con más pena que gloria) por Disney+, al fin remonta y es la serie que debería haber sido desde el principio en su sexta entrega. ¿La parte buena? Que consigue balancear muy bien la parte sentimental y la espectacular. ¿La mala? Que es su último capítulo.

La última esperanza

No fueron pocos los que, tras el estreno del primer episodio de 'Obi-Wan Kenobi' negaron la evidencia. "No, es que así ha sido siempre Star Wars"; "Es solo el inicio, pero en el segundo ya mejora"... Y, al final, el único capítulo que ha sobrevivido a las expectativas es, precisamente, el final. ¿Merece la pena el camino solo por verlo? Desde luego que no. ¿Se puede ver sin haber visto el resto de la serie, solo con un par de nociones de lo que ha ocurrido? Sin problema.

Y es que el gran problema de este spin-off es que, realmente, no ha pasado nada. Más allá de algún giro sorpresa sacado de la manga, los personajes son los mismos durante los cinco primeros episodios, las situaciones no han evolucionado y sus casi cuatro horas iniciales no dejan de ser un juego del gato y el ratón con decorados de cartón piedra, situaciones repetidas hasta la extenuación y muy, muy poco cariño.

Obi Wan Kenobi 2

Sin embargo, la serie ha querido despedirse por todo lo alto, y en su sexta parte nos da todo lo que no nos dio en las anteriores: emociones a flor de piel, luchas épicas, personajes con profundidad y la dosis justa de nostalgia. Si eran capaces de hacerlo así de bien, ¿por qué no se ha hecho bien todo el rato? Si puedes cocinar un solomillo, ¿por qué nos tenemos que conformar con una hamburguesa de un euro?

Cuidado: a partir de aquí habrá spoilers. Avisados quedáis.

Finales y principios

El episodio 6 se divide en dos partes muy bien diferenciadas: por un lado, la lucha definitiva entre Anakin Skywalker y Obi-Wan, que culmina no solo a espadazo limpio (impresionante e icónico ese casco partido por la mitad dejando entrever la cara de un Hayden Christensen infrautilizado), sino con el poder de la palabra y la decepción. La pérdida de un amigo, la frustración de la derrota, la revancha futura... Hay más 'Star wars' en la conversación entre Vader y Kenobi que en el resto de la serie (y, si me apuras, en cualquiera de las series hasta el momento). Es un momento escrito con cuidado por el detalle que define a los dos personajes, y que merecía estar en una serie mejor.

Obi Wan

Por otro lado, Reva ha decidido que si no puede acabar con Darth Vader, acabará con su hijo. Aunque esta parte del episodio no es tan interesante (entre otras cosas porque sabemos que Luke Skywalker sigue vivito y coleando en el episodio IV), sí tiene un final que sirve al mismo tiempo como espejo del villano, con una metáfora que repiten ocho veces por si acaso estabas mirando el móvil, y como preparación de una posible serie de la inquisidora.

Pero a esta subida de calidad de las tramas, que hasta ahora eran más parecidas a "Obi-Wan y Leia huyen y Reva casi les pilla, pero al final no" se suma una mejora obvia en el plano técnico. La gama cromática, la iluminación y los escenarios se hacen fuertes en el capítulo seis, que además es el que más nos recuerda a la saga original por sus movimientos de cámara, los efectos visuales y la banda sonora. Porque tratar bien la nostalgia no es poner cuatro personajes de las precuelas y esperar que al público ya le valga: también es un ejercicio estilístico y artístico que 'Obi-Wan Kenobi' solo ha entendido justo al final.

Y ahora, ¿qué?

Por muy bien que nos lo hayamos pasado con el final, cameo algo absurdo incluido, hay que reconocer que 'Obi-Wan Kenobi' ha sido un desastre que ha destartalado a Darth Vader como villano, desmitificado a Obi-Wan como héroe y causado desavenencias de muchos con la pequeña Leia. Disney se está dando cuenta de que si vas a meterte en aguas pasadas, es mejor que lo hagas con un buen plan, una historia interesante y puedas contar algo realmente impactante.

¿Qué significarán las malas críticas casi unánimes para el futuro de la saga? No son pocas las voces que se alzan pidiendo salir del marco de los Skywalker, y parece que pronto veremos más series ambientadas lejos de Tatooine y en otras épocas que aún nos son extrañas en el cine y la televisión, como la Alta República. Eso no quiere decir que en 'Ahsoka', por ejemplo, los creadores se vayan a resistir a meter a Darth Vader, pero, con suerte, sus apariciones serán mucho más esporádicas para que el público pueda volver a temerle y deje de ser, simplemente, la aparición pop necesaria para tener repercusión en redes.

Y hasta aquí ha llegado nuestra cobertura de 'Obi-Wan Kenobi', una serie que ha tenido sus puntos positivos, como ver a Ewan McGregor y Hayden Christensen juntos de nuevo, o una lucha final que hace honor a la saga... Pero que será recordada por todo lo que podría ser y no es. Una pena, porque justo al final nos permitieron echar un vistazo a ese 'Obi-Wan Kenobi' que estábamos pidiendo desde el principio. Esperemos que alguien esté tomando nota. Que la Fuerza (para seguir viendo las series de 'Star wars') os acompañe.

Temas
Inicio