Publicidad

'El Palmar de Troya': una cautivadora e inquietante serie documental sobre la secta del Papa Clemente
Críticas

'El Palmar de Troya': una cautivadora e inquietante serie documental sobre la secta del Papa Clemente

Publicidad

Publicidad

Pasarán los años y el caso de las apariciones y posteriores cultos de El Palmar de Troya continuará siendo una de las historias más apasionantes de nuestro folklore. La nueva apuesta de no ficción de Movistar, 'El Palmar de Troya', nace como fruto de una larga investigación que llevó más de tres años y que se mete de lleno en las entrañas del universo palmariano para contar una historia real, inédita, delirante, oscura y rodeada de misterio. El mal rollo sigue ahí.

Manuel y Clemente, S.A.

'El Palmar de Troya' es una serie en cuatro partes que muestra con franqueza el universo palmariano de arriba a abajo. La nueva serie original de no ficción de Movistar cuenta con imágenes de archivo inéditas, rigurosas recreaciones y cuenta, entre otros testigos y protagonistas directos, con los testimonios de Ginés Hernández (el ex-papa Gregorio XVIII) y Nieves Triviño, su mujer y ex-monja en El Palmar.

En marzo de 1968, cuatro niñas afirmaban que se les había aparecido la Virgen María en la finca de la Alcaparrosa, a un kilómetro de la aldea de El Palmar de Troya, en la provincia de Sevilla. Días más tarde, varios vecinos afirmaron que habían tenido otras apariciones similares y en el verano de ese mismo año se construyó un altar, primera piedra de la iglesia cristiana palmariana. Aquellas lejanas apariciones dieron lugar a un imperio religioso que se expandió por el mundo, rompió con el Vaticano y nombró a sus propios papas.

critica Palmar recreacion

En junio de 2018, Ginés, el último Papa de El Palmar de Troya, y su mujer asaltaron, con reyerta incluida, las instalaciones de la congregación. Era el penúltimo episodio de una historia extraordinaria que navega entre la tragedia y el surrealismo. Entre el asco y la pena. La historia de El Palmar es una tragicomedia de la que el cine español daría buena cuenta a mediados de los ochenta, pero este nuevo trabajo documental de Israel del Santo se aleja de la comedia de golfos para mostrar algo mucho más serio y sectario.

Jornadas de puertas abiertas

Critica El Palmar Papa

Israel del Santo, director de la serie, nos da las claves para hacernos una idea del tamaño de una aventura tan electrizante como es adentrarse en el mundo del Palmar. "Es una historia muy compleja, muy difícil de sintetizar. Está tan llena de detalles, de personajes y de giros. Es muy complicado dar con un único punto de vista. Nadie tenía todas las piezas del puzzle hasta ahora, es la primera vez que se unen todas esas piezas y contamos la historia del Palmar".

Y es que parece mentira que esta historia lleve esperando cincuenta años para ser contada y nadie se molestase antes en hacerlo. Con un par de excepciones, claro, la muy marciana película de Javier Palmero, 'Manuel y Clemente' (disponible en FlixOlé), y la canción del segundo disco de Siniestro Total.

Uno se imagina las dificultades y complicaciones que pueden enfrentar los responsables de un proyecto así, pero de manera sorprendente, el director afirma que ha sido justo lo contrario. "El Palmar de Troya ha sido un asunto muy recurrente para los medios de comunicación durante todos estos años. Es un pueblo muy pequeño, y conviven con los palmarianos desde siempre. Están acostumbrados a las cámaras, a ser el objetivo". 

Eso es así, la telebasura se ha nutrido de historias sobre la famosa secta durante todo este tiempo. Tal vez por eso mismo la idea de la producción fue afrontarlo de una manera muy distinta desde el primer momento: "Nos basamos en la paciencia, no avasallar. Durante ocho meses estuvimos allí constantemente, ya nos conocía todo el pueblo. Y siempre con mucho respeto por parte de todo el mundo. Las entrevistas las hicimos durante tres días, con mucha calma, dejándolo fluir".

Israel del Santo: "Muchos de los entrevistados vieron su participación como una catarsis"

Dentro Palmar Troya

Otro punto destacado de 'El Palmar de Troya' está en sus exquisitas recreaciones, asunto siempre peliagudo pero que sale muy bien parado en esta no ficción, llegando a confundir al espectador entre lo que es real y lo que no. "No teníamos tan claro el asunto de las recreaciones. Uno de los grandes retos de la serie ha sido la cantidad ingente de archivo que logramos, algo nada fácil en una secta como esta".

"De repente nos encontramos con un archivo bestial que tenía Hi8, vídeo, U-matic, fotos personales, de prensa... que todo eso conviviera parecía una ensalada excesiva. Para las recreaciones fui a la basílica, llamé a la puerta, expliqué lo que estábamos haciendo y me dejaron entrar y ver cómo funciona por dentro, con lo que pude inspirarme para las recreaciones. Luego, al verlas, yo también pensé en el parecido entre ambos".

El Palmar De Troya

Los trances de Clemente son otros de los grandes protagonistas de la historia. Su voz, su narración, son escalofriantes viajes psicotrónicos a un pasado oscuro que el documental llevará a los hogares españoles. "Encontramos más de mil cintas con los mensajes de la Virgen a distintos videntes. Entre ellas se encontraban las de Clemente. Su voz real solo se había podido oír hasta ahora en una pequeña pieza que Televisión Española emitió en los setenta, y ahora las hemos rescatado. Es su voz real. Es casi como tener al propio Clemente con nosotros". Doy fe.

'El Palmar de Troya' es un trabajo documental cautivador. Presentará a las nuevas generaciones un tema tan escabroso que aún hoy difícil de comprender mientras recordará a los más veteranos que cualquier tiempo pasado fue, como mínimo, más loco. "Una de las cosas que más me alucina de toda esta historia, y la que diferencia al Palmar de otras sectas, es que sigue funcionando. Todos los días, a las cuatro de la tarde, suenan las campanas y la basílica se llena de fieles. Siguen teniendo residencias de ancianos en Irlanda o Alemania. Siguen teniendo basílicas allí también, o en Paraguay, Brasil, Argentina, Canadá... es increíble. La siguiente pregunta que me hago está relacionada con las autoridades de esos países, ¿nadie se ha parado nunca a echar un vistazo para ver qué pasa ahí?

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios