Publicidad

'Spenser: Confidencial': la nueva película de Peter Berg y Mark Wahlberg para Netflix funciona mejor cuando se entrega al desenfado
Críticas

'Spenser: Confidencial': la nueva película de Peter Berg y Mark Wahlberg para Netflix funciona mejor cuando se entrega al desenfado

Publicidad

Publicidad

Mark Wahlberg se ha convertido en el actor fetiche de Peter Berg. Desde que trabajasen juntos por primera vez en ‘El único superviviente’, Berg no ha dirigido película alguna sin su presencia. Esta colaboración nos ha dado títulos como ‘Marea negra’, ‘Día de patriotas’ o ‘Milla 22’, dándose la particularidad de que solamente ‘El único superviviente’ funcionó bien taquilla, siendo apropiado hablar de fracasos en los otros tres casos.

Quizá por ello ningún estudio de Hollywood se mostró tan interesado como Netflix en ‘Spenser: Confidencial’, su quinta película juntos que llega a la plataforma de streaming en exclusiva este 6 de marzo. En ella toman como referencia una saga literaria creada por el escritor Robert B. Parker, que ya fue llevada a la pequeña pantalla a mediados de los 80, para incidir una vez más en la figura del héroe en un relato descompensado que funciona mejor cuando apuesta por el desenfado.

Desequilibrada

Wahlberg Spenser

‘Spenser: Confidencial’ juega a ser una mezcla de géneros en la que hay espacio para la acción, la comedia, el misterio, el thriller y algunas gotas de cine negro. Un cóctel así de ambicioso requería de un guion bien equilibrado y ahí es por donde empiezan a llegar los problemas, ya que la película nunca termina de asentar un tono satisfactorio, dando la sensación de ir dando bandazos para hacer que la historia evolucione hasta el punto de llegada.

Inicialmente parece que se va a apostar por un enfoque más ligero al presentarnos a su protagonista, un antiguo agente de policía que está a punto de cumplir su condena de varios años entre rejas. No tarda en recibir el mensaje de que su presencia no es bien recibida en Boston, pero él se empeña en hacer lo que le da la gana, incluyendo el intento de destapar una conspiración detrás de la muerte de varios policías.

Imagen Spenser Confidencial

Esos primeros minutos no son muy memorables, pero al menos invitan a esperar una versión más desenfadada de otras cintas similares recientes como ‘Jack Reacher’ apoyada en el carisma de su protagonista. Y es que su etapa encarcelado pronto deriva en que no le importe saltarse las reglas a su antojo si así consigue sus propósitos. No falta ni la pelea antes de ser liberado ni la habitual trifulca en un bar, las cuales destacan más por las canciones elegidas para sonar de fondo -en ese punto la película sí que es constante mostrándose juguetona- que por cualquier otra cosa.

Y es que ‘Spenser: Confidencial’ tiene unos cimientos narrativos que confían demasiado en lugares comunes como para engancharte, por lo que muestra un mayor interés en el particular grupo de aliados que rodean al protagonista. Sin ellos, la película sería más monótona, ya que cada uno aporta una capa diferente al personaje, desde ese especie de mentor que representa Alan Arkin, pasando por su complicado romance con Iliza Schlesinger y acabando por el singular dúo que forma con Winston Duke.

Luces y sombras de ‘Spenser: Confidencial’

Escena Spenser Confidencial

Ahí la película se permite desviar la atención de un misterio un tanto mecánico -apenas son necesarios unos minutos para que cualquier espectador se huela el pastel-, dando así algo más de profundidad al personaje interpretado por Wahlberg. Funcionan especialmente bien sus escenas con Duke en un personaje que a su manera parece una especie de oso de peluche gigante que te puede reventar la cabeza a poco que deje de lado su actitud más relajada.

Esto se traduce en buenos momentos tanto en breves charlas entre ambos como cuando Duke acude al rescate de Wahlberg, animando así la función, algo que se traslada incluso al trabajo de puesta en escena de Berg, algo convencional hasta entonces pero que adquiere un mayor nervio. Incluso el montaje resulta más limpio y efectivo cuando el actor que dio vida a M’Baku en ‘Black Panther’ hace acto de presencia.

Spenser Confidencial Imagen

Fuera de eso, ‘Spenser: Confidencial’ no parece tener del todo claro lo que quiere ser, pero en todo momento queda claro que es más entretenida cuando apuesta por lo desenfadado. Por eso le sienta mal querer ser más profunda y complicada sin contar nunca con los ingredientes adecuados para conseguirlo, así que cuando Spenser se pone un poco más serio, abrazando ese héroe que tiene en su interior, la película se resiente.

Sencillamente la investigación nunca te engancha por mucho que el guion firmado por Sean O’Keefe y Brian Helgeland intente complicarla de más, algo que acaba siendo contraproducente. Eso lleva a que la película no esté bien calibrada, pero justo es reconocer que uno no llega a aburrirse, quizá porque las escenas de acción están bien esparcidas a lo largo del metraje para evitarlo.

En resumidas cuentas

‘Spenser: Confidencial’ es la menos interesante de las colaboraciones entre Peter Berg y Mark Wahlberg hasta la fecha, pero no por ello es una propuesta despreciable por mucho que el caso que investiga el protagonista nunca te enganche. Ojalá se hubiese apostado de forma más decidida por lo desenfadado, ya que es entonces cuando la película nos da sus mejores momentos, sobre todo en las escenas que Wahlberg comparte con Duke.

Podéis ver la película aquí.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios