Publicidad

‘The Gentlemen: Los señores de la mafia’ trae de vuelta al mejor Guy Ritchie en un electrizante ejercicio de estilo
Críticas

‘The Gentlemen: Los señores de la mafia’ trae de vuelta al mejor Guy Ritchie en un electrizante ejercicio de estilo

Suele decirse que, a estas alturas de la historia de la humanidad, todas las historias que puedan concebirse, al menos en sus aspectos más básicos, ya han sido contadas con anterioridad. Es por eso que, a día de hoy —y esto cada vez tiene más peso—, a la hora de narrar en imágenes cualquier tipo de relato, independientemente de su género y contenido, es casi más importante el cómo, que el qué.

Salvo en honrosas excepciones, la forma, para bien o para mal, tiende a eclipsar al fondo, y no cabe duda de que Guy Ritchie es plenamente consciente de esto. Haciendo un breve repaso a través de la filmografía del británico, no se tarda en comprobar que su marca personal, única y difícilmente imitable, se ha impuesto en casi todas sus producciones, haciéndolas destacar y elevando unos libretos que no siempre han tenido una calidad y frescor óptimos.

Con 'The Gentlemen: Los señores de la mafia', el de Hatfield ha recuperado plenamente esa esencia que le abrió un hueco en las filmotecas de buena parte del colectivo cinéfilo hace ya veintidós años y que se ha ido diluyendo progresivamente mientras la industria norteamericana le fagocitaba. Ritchie ha vuelto a su zona de confort, y lo ha hecho más libre y autoconsciente que nunca con un nuevo thriller criminal marca de la casa para enmarcar.

Una cuestión de estilo

Aunque, personalmente, siempre he dado mi voto de confianza al bueno de Guy Ritchie, han sido muchos los que le han considerado un caso perdido desde que se entregó a los grandes estudios hollywoodienses. Y es que, a pesar de habérselas apañado para mantener sus señas de identidad intactas en trabajos como 'Sherlock Holmes' o 'Rey Arturo' —de los que soy un férreo defensor—, esa debacle titulada 'Aladdin', que convierte a 'Barridos por la marea' en una obra maestra, le anuló plenamente como autor e invitó a dar crédito a los malos augurios.

Decía Tyler Durden en 'El club de la lucha' que una vez se toca fondo, sólo se puede mejorar; unas sabias palabras que Ritchie toma al pie de la letra para resurgir de sus cenizas regresando a esos derroteros que le hicieron grande. A esa Londres de los bajos fondos, macarra, corrupta, violenta y tóxica que tantas alegrías nos dio en 'Lock & Stock', 'Snatch' y 'RocknRolla'; a esos lugares formales y narrativos que, pese a comunes, no podrían ser más estimulantes.

The Gentlemen

No nos engañemos; 'The Gentlemen: Los señores de la mafia' no innova lo más mínimo sobre lo que ha ofrecido el cineasta en sus anteriores películas. De nuevo se nos sumerge en el submundo de la mafia británica —más internacional que nunca— de la mano de un inspirado puñado de personajes que rozan lo caricaturesco y que conducen una trama que peca de resultar demasiado familiar, rebosante de giros inesperados, falsas expectativas y jugueteos estructurales más contenidos que de costumbre.

Pero, como comentábamos al principio de este texto, a veces lo importante es el cómo se cuenta algo y no el qué se está contando. Es en este punto cuando Guy Ritchie saca la artillería pesada y transforma su arquetípico relato en un ejercicio de estilo electrizante, enriquecido por un poderío audiovisual envidiable —soberbio el montaje de James Herbert— y por unos delicioso juegos metaficcionales que no dejan de ser una excusa perfecta para cachondearse de sí mismo.

Tg 00522 01

Pero si hay algo que hace brillar a un gran nivel esta salvaje orgía de violencia, lenguaje malsonante, testosterona y humor negro como el carbón es un reparto rebosante de estrellas ante el que es imposible no caer rendido. Matthew McConaughey, Colin Farrell, Charlie Hunnam, Michelle Dockery, Jeremy Strong... todos y cada uno de ellos realizan una labor soberbia que, inevitablemente, queda ensombrecida por la interpretación de un Hugh Grant desternillante y en estado de gracia.

Todos aquellos que echaban de menos a Guy Ritchie están de enhorabuena, porque 'The Gentlemen: Los señores de la mafia' recoge todos y cada uno de los tics y mecanismos que proyectaron su carrera, refinados con el paso del tiempo, y los pone al servicio del entretenimiento de calidad más cafre y desvergonzado que haya podido disfrutarse en una larga temporada. 

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios