Compartir
Publicidad
Publicidad

'Un cruce en el destino' ('Reservation Road'), una oportunidad perdida

'Un cruce en el destino' ('Reservation Road'), una oportunidad perdida
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

'Un cruce en el destino' ('Reservation Road, 2007') se estrenó en España, en teoría, el 30 de noviembre del año pasado, y salió a la venta el pasado 28 de abril. Un caso muy raro el de esta película. Uno espera que un drama con un reparto encabezado por Joaquin Phoenix, Jennifer Connelly y Mark Ruffalo llame la atención, reciba premios, sea conocida por el público. Sin embargo, no ha sido así. Ha pasado desapercibida en nuestro país. Tras encontrarla un par de veces en el videoclub, abandonada entre las novedades, me dije que tenía que descubrir si merecía una reivindicación o no, si había que empezar a recomendarla seriamente o no. Y la respuesta es no.

La historia de 'Un cruce en el destino' nos presenta a dos familias; por un lado, Ethan y Grace, más sus dos hijos, Emma y Josh, y por otro, Dwight y Emma, más un hijo, Lucas. Mientras que el primer matrimonio vive feliz, el segundo está roto, Emma tiene nueva pareja y Dwight cada vez está más apartado de Lucas. El destino quiere que una noche se crucen las vidas de ambas familias, en un trágico suceso. Dwight ha llevado a su hijo a ver un partido de béisbol, es tarde y vuelven a casa con prisa; están pasando por una gasolinera y un despiste al volante hace que su coche choque contra algo. Josh está en el suelo. Dwight sabe lo que ha ocurrido, pero aprovecha la oscuridad para huir, ocultándole a Lucas la verdad.

De ahí surge todo. De ese trágico accidente y la posterior fuga del culpable. De hecho, aunque no tarda en ocurrir, todos los minutos previos al suceso pueden tirarse a la papelera. Son innecesarios, aburridos y llenos de tópicos. Llegado el momento sin retorno, la película cambia, las imágenes cobran fuerza; y uno respira de nuevo con esperanza. Es como si estuviésemos viendo algún evento deportivo donde nuestro equipo parecía dormido, hasta que se lanza al contraataque. Bien, lo de antes no cuenta, vamos, ahora empieza la película, el drama, la tensión, las grandes interpretaciones, los dilemas morales...

Desgraciadamente, sólo es un espejismo. La película vuelve a venirse abajo rápidamente. Es la tónica general del film. Está llena de altibajos. O mejor dicho, hay algunos momentos buenos. Unos pocos en medio de un producto sin alma, carne de televisión para la hora de la siesta. La tragedia del chico atropellado es la excusa para contar una película torpe, ineficaz, que lo intenta pero que no llega a nada, mal narrada, sin emoción. Lo único destacable, quizá motivos suficientes para verla, es la interpretación de Joaquin Phoenix, la presencia de Jennifer Connelly, que también se luce en algunas escenas, y la banda sonora de Mark Isham.

En teoría, Mark Ruffalo debería haber aportado mucho al film, es un actor de probado talento, pero su trabajo aquí es lamentable. Desde luego, su personaje no está del todo bien escrito, quiero decir, sus acciones son a menudo incomprensibles, incoherentes. Especialmente, al menos a mí me lo pareció, la razón por la que huye del lugar del crimen. Pero tampoco Ruffalo pone nada de su parte, todo lo contrario, se lleva toda la película prácticamente con la misma cara. Nunca convence, nunca hace creíble su personaje y entorpece tremendamente la implicación del espectador en la historia que se le está contando.

ruffalo

Por el contrario, Phoenix realiza una estupenda labor; no maravillosa, no memorable, pero sí más que correcta y con algunos momentos realmente intensos. El actor está demostrando un gran potencial y creo que es cuestión de tiempo que se lleve el Oscar por el que ya ha sido candidato. Si no la habéis visto, os recomiendo 'La noche es nuestra', con un Phoenix magnífico. En cuanto a Connelly, realiza una de esas interpretaciones que tanto abundan en su carrera en las que casi todo el tiempo sólo es un adorno, sin que uno encuentre motivos para que hayan contado con ella y no con alguna actriz guapilla del montón, más rentable. Eso sí, como dije, hay algunas escenas inspiradas, donde Connelly ofrece el nivel esperado, escenas dramáticas donde la actriz logra transmitirnos lo que siente el personaje.

Hay que señalar también la presencia de Mira Sorvino, actriz casi olvidada y cuya participación en una película se toma con el mismo entusiasmo que cuando toca lavarse los dientes. Sorvino tiene un personaje muy secundario, sin importancia, sin valor y sin vida; no hay sitio para que la actriz pueda ofrecer nada, sólo estar y decir las frases. Desde luego, torpe trabajo el de John Burnham Schwartz y Terry George, director del film, para adaptar la novela escrita por el primero. No la he leído, ojo, pero imagino que si la han convertido en película será por algo. Algo que no hay en la pantalla. No hay interés, no logra emocionar. Lo que sí hay es una serie de acontecimientos fortuitos que están muy mal insertados, llegando a facilitar que incluso nos tomemos a risa la película. Se supone que debemos ver un tenso drama psicológico, pero sólo hay situaciones forzadas con actores que no se creen sus personajes (salvo Phoenix, como ya he dicho) y muchísimos tópicos. El desenlace daba mucho juego, había posibilidades para montar un buen final, pero no, como la mayoría del metraje, insípido y sin fuerza, para olvidar.

'Un cruce en el destino' es una oportunidad perdida, había una historia con mucho potencial, buenos actores en los papeles principales, pero el director Terry George ('En el nombre del hijo', 'Hotel Rwanda') fracasa rotundamente intentando transmitir la intensidad y la emoción necesaria, esperada. Tampoco es una mala película, conste, pero de lo que podía ser a lo que es, hay mucho. Es un producto muy flojo, intrascendente, válido sólo para rellenar un rato de aburrimiento, si no pedimos gran cosa.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos