'El vecino': la temporada 2 de la serie de Netflix sigue siendo muy divertida y triunfa con los nuevos miembros de su reparto
Críticas

'El vecino': la temporada 2 de la serie de Netflix sigue siendo muy divertida y triunfa con los nuevos miembros de su reparto

En su momento quedé bastante satisfecho con la primera temporada de 'El vecino'. No es que fuese ninguna revolución en las historias de superhéroes, pero esta adaptación del cómic de Santiago García y Pepo Pérez desprendía frescura. Además, es cierto que se trataba de un cóctel peculiar que podía echar para atrás a ciertos espectadores, pero en el fondo no dejaba de ser una comedia de corte costumbrista de lo más accesible.

La duda estaba en hasta dónde podrían seguir por esa vía sin acabar resultado repetitiva. Ya nunca lo sabremos, porque la segunda temporada que llega a Netflix este viernes 21 de mayo va a ser la última de la serie y en sus primeros capítulos no he notado síntoma alguno de agotamiento. De hecho, me ha resultado tan divertida o incluso más que su predecesora.

¿Quién es el elegido?

El efectivo cliffhanger de la primera temporada abría la puerta a la posibilidad de que también Lola pudiera ser la elegida para proteger la Tierra. El inicio de la segunda temporada hace especial hincapié en ello, tanto por la competición que surge entre Javier y ella como por otros detalles que complican la situación bastante más a la hora de intentar encontrar un equilibrio en nuestro planeta.

Todo se aliña con tres fichajes que tardan bien poco en confirmarse como grandísimos aciertos. Tanto Fran Perea, dando vida a una versión ficcionada de sí mismo, como Javier Botet y Gracia Olayo se hacen muy pronto al estilo de la serie, sabiendo cómo aportar nueva energía a su naturaleza más cómica, pero sin que ello suponga dejar de lado las necesidades de seguir ampliando este singular universo superheroico.

El Vecino Temporada 2

Eso no quiere decir que la serie pierda nunca de lado esa ligereza costumbrista con la que sedujo a sus fans, pero sí que hay más en juego que una estrafalaria rivalidad. Sospecho que el tramo final de temporada entrará más de lleno en ello, pero ya se van dejando caer ciertos detalles que dejan claro que estamos ante una temporada más ambiciosa que la primera.

Y es que la primera funcionaba más a modo de presentación, introduciendo a un superhéroe inesperado y dejando respirar al resto de protagonistas para que las dinámicas entre ellos acabasen convirtiéndose en una de sus grandes fortalezas. Todo eso se mantiene en la segunda, aunque aquí hay una tendencia a que los dos chicos vayan por un lado y las dos chicas por otro, un poco a modo de guerra de sexos a la hora de determinar quién debería ser realmente Titán.

Continuista sin caer en lo repetitivo

Escena El Vecino

No faltan las confusiones o pasos en falso por parte de todos ellos, hasta el punto de que uno se pregunte cómo es posible que cualquiera de ellos estuviera destinado a heredar esos superpoderes. En paralelo a ello hay una divertida trama sobre el deseo de Madrid de convertirse en sede olímpica y cómo Titán se ve envuelto.

Tampoco faltan varias sorpresas -que obviamente no desvelaré aquí- para añadir más picante a la serie, pero siempre respetando el tono que la caracterizó en la primera temporada, ya que sus responsables saben muy bien lo que funcionó y no han querido reinventar nada, simplemente expandirlo de una forma consecuente, incluso cuando el elemento de ciencia ficción gana presencia.

A eso hay que añadir que tanto Quim Gutiérrez como Clara Lago y, sobre todo, Adrián Pino y Catalina Sopelana vuelven a brillar en sus personajes. Algo básico para disfrutar de la primera temporada era el cariño que pudieras coger a sus protagonistas, que fue bastante en mi caso. Mucho va a tener que cambiar el asunto en los episodios restantes para que no me acabe dando pena la idea de no volver a verlos en acción, y eso que, justo es reconocerlo, su faceta espectacular no es el punto fuerte de la serie, sea eso algo deliberado o no.

En resumidas cuentas

Escena El Vecino Netflix Temporada 2

La segunda temporada de 'El vecino' sirve para recordarnos que estamos ante una de las series españolas más refrescantes de Netflix. Es cierto que sigue yendo más a la simpática ocurrencia y a la anécdota a pequeña escala, pero aquí se amplía un poco más su universo sin por ello renunciar a sus señas de identidad.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio