Compartir
Publicidad
Publicidad
'Venganza Movie (Por mi Hija Mato)', vergüenza ajena
Críticas

'Venganza Movie (Por mi Hija Mato)', vergüenza ajena

Publicidad
Publicidad

Siempre es el momento adecuado para ver una comedia, al menos si es una realmente conseguida que te va a hacer pasar un gran rato. El problema es que encontrar una redonda es casi una misión para Ethan Hunt, por lo que lo habitual es conformarse con dar con alguna que te haga reírte un buen puñado de veces o que como mínimo que te entretenga lo suficiente como para compensar la ausencia de carcajadas.

Por desgracia, también se hacen muchas que no tienen ni puñetera gracia, y durante los últimos años eso es lo que está sucediendo con la práctica totalidad de películas paródicas. Jason Friedberg y Aaron Seltzer son dos de los grandes responsables de ello con engendros como ‘Date Movie’, ‘Epic Movie’ o ‘Los Muertos del Hambre’ (The Starving Games), pero no son los únicos que han hundido en la miseria este tipo de propuestas. A esa lista hay que sumar ahora el nombre de John Asher, responsable de la lamentable ‘Venganza Movie (Por mi Hija Mato)’ (Tooken).

’Venganza Movie (Por mi Hija Mato), ni puñetera gracia

Lee Tergesen Venganza Movie

Creo que el propio título de la película deja claro que en esta ocasión el objeto de parodia es la trilogía de acción que ayudó a convertir a Liam Neeson en un gran héroe de acción, y lo cierto es que la elección de Lee Tergesen para dar vida a Bryan Millers es quizá el único acierto de ‘Venganza Movie (Por mi Hija Mato)’, pues al menos intenta dar de una cierta consistencia a su actuación. Es verdad que nunca llega a ser divertido y que no hace milagros para levantar el material que tiene a su disposición, pero al menos lo intenta sin caer en los excesos típicos salvo cuando el propio guión se lo impone.

Una vez he hablado ya de lo positivo de ‘Venganza Movie (Por mi Hija Mato)’, entremos en todo lo negativo, que es mucho. Lo más llamativo es que la película no tiene la más mínima gracia, algo que es muy fácil de decir pero más complicado de demostrar o al menos explicar de forma clara para que sea algo más de limitarme a decir que asistí con cara de piedra a todo lo que sucedía en pantalla y que en varios momentos, sobre todo durante su tramo final, noté aflorar en mí la vergüenza ajena.

En este caso me gustaría reconocerle al guión de Cameron Van Hoy y el propio Asher que no se limite a unir un gag detrás de otro a partir de algunos de los últimos grandes éxitos de Hollywood y que además elabore una trama unitaria que en cierta medida recuerde a la de la saga original, aunque llevándolo todo al mayor absurdo posible. La idea de base es buena, pero es que hay que tener el talento para desarrollarlo y aquí al menos el 99% de las bromas se reduce a bromas escatológicas que se ven venir a la legua –hay varias que directamente están sacadas de otras producciones similares, y no esperéis ninguna inspirada o que revolucione este tipo de humor- y a intentar que la mera estupidez de los personajes –atención por ejemplo al plan de la villana- sea suficiente.

De mal en peor

Escena Venganza Movie

Además, tanto el guión como los actores apuestan de forma errónea por los excesos para intentar reforzar la parodia, algo que de forma controlada –lo ideal es contar una historia peculiar de la forma más normal posible, pero metiendo locuras aquí y allá- puede dar pie a grandes momentos, pero aquí se convierte en la solución para todo. El que peor parado sale por ello es Reno Williams, que acaba convertido en una mala caricatura, pero el resto de personajes –la hija interpretada por Laura Leigh es especialmente repelente- y situaciones también se ven afectadas.

De hecho, va de mal en peor en ese apartado, siendo al principio entre ridícula –pienso por ejemplo en la sobreprotección del protagonista hacia su hija- y anodina para luego ir volviéndose cada vez más vulgar y exagerada. Le tengo que conceder que es cierto que al menos tiene una historia y no es una sucesión inconexa de gags nada graciosos, pero no deja de ser una excusa que se ventilan muy rápido –los minutos de relleno finales son especialmente penosos y anulan cualquier tipo de redención por ser cortita- y que encima trufan con bromas –la del viagra sobre todo- por las que sus guionistas jamás volverían a encontrar trabajo si de mí dependiera.

Son muchos los motivos por los que ‘Venganza Movie (Por mi Hija Mato) se coló en mi selección de las 17 peores películas de 2015, pero dejad que os lo resuma todo en que no tiene la más mínima gracia y según avanza su metraje cada vez es más usual que despierte sentimientos de vergüenza ajena en el espectador. Es incluso peor que la otra lamentable comedia de la que os hablé hace un par de semanas, algo que hasta tiene su mérito…

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos