Compartir
Publicidad

Diccionario Teléfilo: Cold opening

32 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguimos añadiendo nuevas entradas a nuestro Diccionario Teléfilo, que podéis consultar desde aquí. Hoy vamos a hablar del término cold opening explicando su significado, tendencias y ejemplos de uso. En esencia, un cold opening es el pequeño fragmento de una serie o programa que se emite justo antes de sus títulos de crédito.

El uso de esta técnica es muy habitual hoy en día, pero no es algo que se haya venido haciendo desde siempre. En los años 60, los ejecutivos de las cadenas americanas detectaron que muchos espectadores cambiaban de canal al aparecer los créditos iniciales de una serie, sin darles tiempo a comenzar la primera escena. Para evitar esta pérdida de audiencia, comenzaron a exigir a los responsables de las series que antes de los títulos introdujeran una pequeña escena, a poder ser con un cliffhanger al final. De esta forma, algunos espectadores la verían y seguirían viendo la serie.

Hoy por hoy el uso de los cold openings está más que extendido, principalmente por la misma razón que comentábamos (evitar fuga de espectadores), pero también por tradición. De hecho, es más sencillo encontrar ejemplos de series con cold opening que ejemplos de series sin él (así a la mente me viene ‘Dexter‘, pero realmente no hay muchas más). Es más, hasta en otros géneros televivivos como documentales o noticias, e incluso en el cine o en el mundo de los videojuegos, también se ha puesto de moda el uso de esta técnica.

Centrándonos en la televisión y más específicamente en las series, el tipo de cold openings que nos encontramos varía y mucho con el tipo de serie del que estemos hablando. Si tenemos un drama procedimental criminal, es habitual que su cold opening se nos introduzca el caso a tratar durante el resto del capítulo. Un ejemplo claro es ‘CSI: Miami‘ con las frasecitas que nos regala Horatio Cane (podéis ver un vídeo ilustrativo de esto un par de líneas más abajo). Otros dramas, por ejemplo, mezclan imágenes recopilatorias de capítulos anteriores, conocidas habitualmente como “previously”, con la introducción de los hechos en los que se va a centrar el capítulo (por ejemplo, ‘Brothers & Sisters‘).

En cambio, si hablamos de comedias hay dos tipos claros de tendencias. La primera es hacer un breve clip con un gag concreto que no tenga nada que ver con el resto del episodio. ‘The Office‘ es una de las series que mejor hace esto, y podéis ver un ejemplo en el vídeo que encabeza esta entrada (es verdad que en ese capítulo concreto después hicieron referencia a la broma del inicio, pero no es lo habitual). La segunda posibilidad es que el cold opening sea en cierto modo la forma de introducir el arco argumental a tratar, como ocurre en otras comedias como ‘Community‘.

Otro parámetro que no está del todo fijado es la duración de este tipo de clips, que suele ser bastante variable dependiendo de la serie y del capítulo, aunque bien es verdad que lo más habitual es que ronde los dos o tres minutos. Otras series suelen optar por alargarlo algo más y meterse de lleno en la trama principal del capítulo, con el fin de enganchar a los espectadores por completo y, de paso, hacer la primera pausa poco después.

La técnica de utilización de un cold opening no parece pasar de moda, sino más bien todo lo contrario: rara es la serie (tanto hablando de series americanas como del resto del mundo) que no la utiliza. ¿Y a vosotros? ¿Qué os parecen los cold openings? ¿Preferís los capítulos con o sin ellos? ¿Conocéis alguno célebre que se nos haya escapado? Los comentarios están a vuestra total disposición.

En ¡Vaya Tele! | Diccionario Teléfilo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio