Publicidad

'Cosas de marcianos', Nostalgia TV

'Cosas de marcianos', Nostalgia TV
8 comentarios

Publicidad

Publicidad

Domingo, en mi caso soleado, con olor a pólvora y banda sonora de masclets. Pero sea como sea el vuestro, hay algo que seguro tenemos en común: los domingos da pereza todo lo que suene a actividad. Es el día ideal para caer en las garras del binomio sofá+tele, ponerse al día con las series o con nuestro blog. Y ya sabéis lo que eso significa: viajar al pasado sintonizando nuestro canal de la nostalgia televisiva.

Lo que más me gusta de Nostalgia TV es descubrir que nuestros recuerdos son selectivos; a veces pasan muchos años hasta que rememoramos algo que vimos y que vuelve a nuestra mente sin razón alguna. Entonces te enfrentas a dos posibles escenarios: te preguntas cómo podías tragarte aquel bodrio pero te acabas reconciliando con él por la carga emocional que conlleva formar parte de tu infancia televisiva, o te reafirmas en las razones por las que aquello (programa, serie, concurso, magazine) te encantaba. A mi esta semana me ha pasado lo segundo. Hasta el punto que la he retomado desde el primer capítulo (como si no tuviera ya suficientes cosas que ver). ¡Y me he vuelto a reir mucho con ella!

Las cosas de ser marciano

Qué manía con traducir así los títulos de las series, como si el doblaje no hiciera ya suficiente destrozo con los juegos de palabras y las referencias que desconocemos, que en series como 'Cosas de Casa' o 'El Príncipe de Bel-Air' gestionaban recurriendo a una gracia de Chiquito de la Calzada. Así que lo de La tercera roca desde el sol, como referencia al lugar de origen de estos alienígenas, se quedó en 'Cosas de marcianos'. Y eso que ellos mismos negaban tajantemente ser de Marte cuando la gente se extrañaba de sus rarezas y utilizaban esta frase hecha. Guiño.

Esta podría ser la típica sitcom familiar si no fuera porque, como decía, ellos no son de este mundo; bajo la apariencia humana de los Solomon se esconden unas masas de color púrpura y de origen extraterrestre. Estos aliens, un grupo de exploradores "de élite" que viajan por el universo buscando vida inteligente, han venido a la Tierra para descubrirlo todo sobre nosotros. La visita debía ser rápida: recopilar la máxima información y volver a casa. Pero no tardarán en encariñarse con sus cuerpos y engancharse a las emociones humanas.

La elección de sus cuerpos dará lugar a todo tipo de disfuncionalidades: el alien que ocupa el cuerpo del adolescente Tommy (un jovencísimo Joseph Gordon-Levitt) es paradójicamente mayor que el Comandante y jefe de misión, el Dr. Solomon, el más joven de todos pero encarnado por John Lithgow. Y Sally (Kristen Johnston) es en realidad un militar condecorado al que le ha tocado un cuerpo de mujer que no acaba de entender. Y luego está el genial French Stewart, a quien nunca vimos los ojos en seis temporadas y que no tenía un papel muy definido (en realidad, decían, si estaba con ellos es porque les sobraba un sitio en la misión).

Las cosas de ser humano

CosasdeMarcianos_cast

Su desconocimiento de todo lo relacionado con los seres humanos les hace parecer extravagantes, "como si fueran de Marte". Todo es nuevo, hay una primera vez para todo y viven hasta las cosas más simples como si fueran experiencias trascendentales. No sólo no entienden sus cuerpos (Harry tarda en descubrir que los párpados son manuales), tampoco las sensaciones que perciben o las reacciones físicas. Por no hablar de protocolo social. Ante los demás, los Solomon son una familia de lo más estrambótica; especialmente Dick, un histriónico acontecido con la vida, con el amor (se enamora casi desde el principio de su compañera de despacho en la Universidad con quien acabará teniendo una relación) y con la compleja naturaleza humana y nuestras extrañas costumbres.

Para estudiarnos a conciencia deben infiltrarse entre nosotros pero en ningún caso pueden alterar la vida de los terrícolas, aunque inevitablemente acabarán creando vínculos y relaciones. Sus fuentes de información no siempre son muy rigurosas. Dick lee cualquier libro que cae en sus manos, ya sea La Biblia o un ejemplar de ¿Dónde está Wally?. Sally aprende los secretos femeninos leyendo el Vogue y viendo la televisión. Si el mundo real les resulta ininteligible, imaginaos cómo reaccionan ante algunas cosas que ven en la tele. ¿Cómo puede haber una Miss Universo que no tenga su propia fuerza gravitatoria? ¿Si soy mujer por qué no soy igual que todas las que salen en televisión? La mayor parte del tiempo se sienten desconcertados y sus conclusiones sobre nosotros, aunque suelen ser acertadas, les resultan contradictorias.

Si recuerdo esta serie con cariño, y me reafirmo en mis razones, revisionada a día de hoy (con la de series que han pasado por mi vida), es por la frescura de los diálogos y sus brillantes guiones, los divertidos personajes --y la gran interpretación de los actores--, las disparatadas situaciones que provocaban su condición de alienígenas y el retrato del ser humano que dibuja la ficción. Desde E.T. o Alf ningún otro extraterrestre me había caído tan bien.

Ficha Técnica: Cosas de marcianos

Cosasdemarcianos_DVD
  • Título Original: 3rd Rock from the Sun
  • Género: Sitcom
  • Cadena: NBC (1996-2001)
  • Emmitida en España: Antena 3, Cuatro y TV3
  • Disponibilidad DVD Serie completa en inglés

  • </p>
    

    En ¡Vaya Tele! | Nostalgia TV

    Temas

    Publicidad

    Comentarios cerrados

    Publicidad

    Publicidad

    Inicio
    Compartir