Publicidad

'Don Quijote de la Mancha', Nostalgia TV
Entretenimiento

'Don Quijote de la Mancha', Nostalgia TV

Publicidad

Publicidad

Este año se conmemora el IV centenario de la muerte de uno de nuestros autores más importantes, influyentes y universales. Miguel de Cervantes poco podía imaginar que cuando escribió 'Don Quijote de la Mancha' dejaría para la posteridad una obra que ha marcado un antes y un después para la historia de la literatura. Y que la televisión no ha dudado en inmortalizar.

Una producción con historia

Llevar la obra de Cervantes a todo tipo de público siempre ha sido una aspiración par los responsables de los estamentos de cultura de nuestro país. Las adaptaciones para cine o televisión se han producido y, estamos seguros, se seguirán produciendo. Pero, en 1979, se vivió un momento clave para este mundo, pues se estrenó una versión catódica de 'Don Quijote de la Mancha' de dibujos animados pensada para niños.

En 1978 se ideó este impresionante proyecto. El objetivo era crear una obra de divulgación que permitiera que los más pequeños pudieran acercarse a una de las obras más fundamentales de nuestra tradición gracias a la simpática trasposición en figuras animadas. Así, la empresa Cruz Delgado-José Romagosa empezó a preparar un formato para el que se contaron con asesores en literatura como Guillermo Díaz-Paja y Manuel Criado.

Los detalles de producción nos hablan del mimo y cuidado con que se trabajó esta serie. Hubo cien dibujantes para plasmar la obra cervantina pero también todo lo que de visual tenía que ofrecer la imagen. No servía cualquier cosa. Ángel S. Chicharro fue el encargado de viajar hasta los lugares que habitó Quijote para aprender sobre las características de la zona y captar cada detalle del paisaje, que luego serían trasladados con fidelidad al papel.

Las dificultades de una adaptación

Rodilla

La producción contó con 39 capítulos que adaptaban el trabajo de Cervantes no sólo a las características del target: el público infantil; sino que también tenían en cuenta la época: la evolución de la televisión española era muy fuerte tras la transición a la democracia y se necesitaba un lenguaje que fuera capaz de conectar con los tiempos actuales y que brindara dinamismo y agilidad al producto televisivo.

Pero, de igual manera, se habían de mantener las referencias lingüísticas, sociales... que no hicieran perder la riqueza que Cervantes quiso dar a su obra, un gran ejemplo de la vida de su tiempo. Equilibrar ambos mundos se logró también gracias a lo grandioso que tiene el libro, como las aventuras figuradas en la mente alucinada de nuestro protagonista, que son una maravilla creativa, llenas de imaginación y de buen humor, también fundamental para conectar con el público.

El reparto de actores que pusieron las voces a esta mítica serie es de ésos que hacen afición, con Fernando Fernán-Gómez como Alonso Quijano y nuestro Chanquete (Antonio Ferrandis), como el fiel escudero Sancho Panza. Y la intervención de grandes actores de la época, del teatro y el cine, con un gran recorrido que les hacía sentir la importancia de esa adaptación, aunque fuera para niños.

Luces y sombras

Sancho

'Don Quijote de la Mancha' se vio en 1979 y, después, en varias reposiciones que lo acercaron a los niños de la época. Para nosotros, era estupendo poder ver una serie concebida para ser entretenida y divertida pero a la que le veíamos ya esos deseos de divulgación, de enseñarnos una parte fundamental de la tradición literaria.

En general, la crítica aplaudió la adaptación y valoró el esfuerzo creativo de una serie que fue exportada a 130 países de Europa, América y Asia. Un gran éxito fue también, sin duda, su banda sonora, que seguro muchos tenéis aún en vuestra cabeza, porque es de ésas pegadizas de verdad. Fue interpretada por la Orquesta Sinfónica de RTVE y popularizada por una versión comercial que cantó el grupo infantil Botones.

La producción también vivió sus problemas. Debido al gran volumen de trabajo que la obra necesitaba, los plazos de entrega en el proceso de producción empezaron a no cumplirse. Por lo que se tuvo que contratar a más personal que encareció los costes finales. En fin, para los espectadores, lo importante es el recuerdo de esta obra y el homenaje a todos los que pensaban que hacer animación para televisión podía tener un instrumento tan bello como la obra del Quijote.

En ¡Vaya Tele! | Nostalgia TV

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir