Compartir
Publicidad

Entrevista a Jesús Palacios, crítico de cine

Entrevista a Jesús Palacios, crítico de cine
Guardar
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace años descubrí entre las páginas de la por aquel entonces entrañable, revista Fotogramas, algunas críticas de Jesús Palacios. Me llamaban la atención porque solía defender cierto tipo de cine que a mí no me entraba nada bien. Las películas protagonizadas por Jean Claude Van-Damme eran elevadas por Palacios a los altares, y como consecuencia, mi ataque de rabia posterior (algo parecido a lo que os pasa a vosotros a veces cuando me leéis a mí). Poco a poco se fue convirtiendo a pesar de discrepar en infinidad de cosas (con el tiempo uno aprende que el estar o no de acuerdo con un crítico es lo que menos importancia tiene) en una de mis lecturas habituales. Pasaron los años, le perdí la pista, le vi por televisión, le volví a perder la pista, y hace poco tuve la oportunidad de conocerle personalmente en una serie de conferencias que se daban en mi ciudad, donde accedió muy amablemente a ser entrevistado para Blogdecine.

Jesús Palacios nació en Madrid en 1964. De pequeño solía recopilar textos realizados por él, en forma de críticas de las películas de la Disney que veía. Comenzó su andadura de la mano de su padre, Joaquín Palacios, y con el paso del tiempo fue especializándose en cine fantástico. Autor y colaborador de diversos fanzines, Palacios tiene editados numerosos libros entre los que cabe citar Goremanía o Gun Crazy. Serie negra se escribe con B (éste junto al también crítico de cine Antonio Weinrichter). Ha escrito críticas en varias publicaciones, y al mismo tiempo ha colaborado en festivales como el de Sitges o Las Palmas.

  • ¿De donde te viene tu vocación de crítico? ¿cuál fue el momento en el que pasaste de ver una película opinando simplemente si te gustaba o no a analizarla más detenidamente?

La verdad es que desde que puedo recordar siempre me gustó analizar las películas que veía, situándolas en su contexto y buscando sus posibles lecturas y significados... Y cuando digo desde siempre es desde siempre: recuerdo que en el colegio, cuando nos pedían una redacción de fin de semana para el lunes, mientras la mayoría de mis compañeros volvían con la típica historia del día en el campo, la piscina o la casa de los abuelos y el perro... Yo volvía con una detallada reseña de la película de Disney que me había llevado a ver mi hermano mayor, en la matinal del sábado del desaparecido cine Imperial. Hablo de primero o segundo de EGB, claro.

  • ¿Crees que los críticos están bien considerados en general o aún hay que luchar contra el pensamiento generalizado de que vais en contra de lo que la gente piensa?

Sinceramente, creo que los críticos tenemos poca o muy poca relevancia real. Despertamos en la gente sentimientos ambiguos y contradictorios, entre el desprecio propio de ese tópico de que vamos "a la contra" del gusto generalizado a la admiración irracional por "lo mucho" que sabemos de cine... Depende también mucho, demasiado quizá, del medio en que trabajas, y no es para nada lo mismo la recepción que tiene un crítico a través de unos minutos en televisión que de un texto en una revista especializada o en un periódico. Pero lo cierto es que, en el fondo, somos bastante prescindibles y, peor aún, considerados siempre como meros glosistas o comentaristas de las "verdaderas" obras, las que hacen los "otros". Nada más lejos de la realidad: siempre será preferible una buena crítica que una mala película, y el día que se recupere la crítica como género literario y de creación en sí, podremos prescindir de preocupaciones banales como si los demás están o no de acuerdo con nosotros y viceversa.

  • ¿Lees habitualmente blogs de cine? ¿qué opinión te merecen en líneas generales?

Leo todo tipo de blogs y páginas web de cine, ocasionalmente. Es decir, no soy un seguidor o un fan que siga internet día a día, sino que consulto las webs y los blogs cuando busco algo en particular o estoy trabajando en algún tema para el que me pueden servir de ayuda. En líneas generales me parecen un modo de expresión y un útil de trabajo no sólo interesante sino necesario y propio de nuestro tiempo, aunque indudablemente la facilidad de Internet para crear blogs y páginas web tiene también su contrapartida negativa, que es la de facilitar el acceso a muchos "críticos" que no están preparados de verdad, y, a veces, su exceso de árboles nos tapa el bosque. Pero esa es la eterna naturaleza doble de cualquier avance tecnológico importante.

  • En los años '80 inauguraste diversos fanzines. Si hubiese sido hoy en día, ¿habrías hecho lo mismo en blogs, en webs especializadas?

_16_00448.jpg
Supongo que sí. Cuando a comienzos de los 80 sacaba, con la ayuda y colaboración de mi padre, mi hermano y algunos amigos, fanzines como "Excalibur" o "El Grito", eran la expresión de una necesidad íntima de dar voz a toda una serie de ideas y de pasiones que no la tenían en los medios generalistas... La forma más inmediata, adecuada, barata y posibilista era el fanzine impreso y qué duda cabe que hoy es el blog o el webzine, así que seguramente estaría en ello... Aunque debo añadir que mientras me da una pereza terrible diseñar o hacer que me diseñen mi propia web o blog, sigo sacando de cuando en cuando fanzines impresos en el más viejo estilo guerrillero.

  • ¿Qué opinas de las críticas que se escriben en Internet? ¿Hay algún sitio que leas por este motivo?

Como te decía antes, no creo que escribir en Internet o en prensa impresa suponga una diferencia real, salvo por la facilidad de acceso que entrañan las webs y el hecho de que esta facilidad se manifieste en el abuso por parte de gente sin la preparación o la capacidad real necesaria para escribir con conocimiento... Pero a la vez supone también todo lo contrario, claro: que mucha gente con talento pero sin acceso a los medios de prensa pueda escribir y dar su opinión. Consulto a menudo webs y blogs de cine y cultura en general. Españolas me miro páginas como la de la revista Kane3, la web miradasdecine, pasadizo.com, tumbabierta, blogs de gente como Hernán Migoya, Jordi Sánchez, etc., etc. Extranjeras, muchas: rottentomatoes, kinoeye, unspokencinema, shockcinema, cult sirens blog, Brian´s Drive-In Theater, Film Threat, flicker, Anarchist Films, senses of cinema... Y un largo etcétera.

  • ¿Crees que Internet está aprovechado como potencial difusor para la publicidad de una película, o aún hay mucho que andar al respecto?

Creo que todavía se puede hacer mucho en ese sentido... y lamentablemente no me cabe duda de que se hará. Para bien y para mal, el futuro del cine, si es que no su presente, es ya digital y pasa por Internet como uno de sus medios difusores fundamentales. Lo bueno es que todavía la Red no ha sido controlada del todo por los grandes grupos de comunicación y permite, precisamente, la proliferación de flores raras y exóticas en todos los sentidos (desde la distribución de materiales hasta la creación de webs y blogs; la gente que hace cine directamente para Internet a través de plataformas como myspace o similares, etcétera). Pero me temo que en algún momento esto terminará, y las autopistas virtuales empezarán a ser reguladas por las grandes empresas y el estado mismo, reordenando su espacio y dando a sus contenidos el mismo trato que a las cadenas televisivas, las ondas radiofónicas, etc. Confío en que la naturaleza mercurial de Internet permita que sobrevivan las iniciativas individuales y minoritarias, pero después de haber vivido fenómenos como el de las radios libres o piratas, y haber asistido a su masacre y a la reordenación del espacio radiofónico en los años 80 y 90, tengo la seguridad de que en cualquier momento Internet empezará a sufrir las consecuencias de la comercialización y el control de los grandes grupos de comunicación.

  • Cine español: ¿pecamos de victimismo y falta de autocrítica?

Sí. De ambas cosas, sin duda. Y el mayor problema es que a los críticos que somos precisamente eso, críticos con el cine español, aunque sea desde un punto de vista constructivo, se nos pone cada vez más difícil ejercer esa crítica, con lo que el producto final está libre casi por completo de juicios críticos "objetivos", que permitan a su autor o autores tener una visión desprejuiciada de su propia obra. O sea, saber en qué han fallado, qué pueden mejorar, dónde están sus errores o aciertos... La estructura mediática que rodea al cine español es tal que impide habitualmente el ejercicio crítico, con lo que deja a los cineastas huérfanos de juicios sinceros y honestos sobre su obra.

  • Con los exitosos estrenos de 'Rec' o 'El Orfanato', y su repercusión fuera de nuestras fronteras, ¿crees que el cine español puede haber encontrado en este género un futuro optimista?

Está claro que, incluso antes del éxito de estos hits de última hornada (pensemos en "El día de la bestia", "Los otros", etc.), el cine de género ha significado cierta reconciliación del cine español con el público, lo que demuestra lo huérfanos que estábamos de un cine capaz de aunar una calidad cinematográfica mínima con el éxito de público. Sin embargo, no soy excesivamente optimista, ya que a cada avance en este sentido le ha seguido algún tipo de retroceso, y en gran medida estamos ante una globalización del cine comercial que significa una victoria más bien pírrica para las cinematografías nacionales. El éxito de películas que asimilan y ponen en práctica tan descaradamente el lenguaje cinematográfico spielbergiano, supone, en realidad, el triunfo del peor Hollywood, capaz no solo de invadirnos con sus propios productos, sino, peor aún, de colonizar el estilo y el gusto de los directores españoles y su público.

  • Somos bastante bloggeros los que pensamos que este 2008 está siendo más bien triste en calidad cinematográfica. ¿Cuál es para ti la mejor película en lo que va de año? y ya que estamos, háblanos un poco de tus preferencias cinéfilas (directores, películas, ...) y cómo no, de tus fobias.

Palacios1.jpg
¡Uff! Yo cada vez voy menos al cine, al tiempo que, cada vez, veo más y más cine. Creo que, efectivamente, en cuanto a estrenos, no solo el 2008, sino los últimos años, están mostrando el rostro más aburrido, adocenado y banal de la industria hollywoodiense y, también, de un cine europeo bastante despistado y sórdido. Por fortuna, existe el cine oriental, que se ha convertido en adalid del buen cine tanto comercial como autoral, combinando muchas veces ambos, y enarbolando la bandera que un día identificara a los Nuevos Cines, incluyendo el Nuevo Hollywood de los 60 y 70. Por eso, no os extrañe si entre las mejores películas que se han estrenado este año me parece una de las más destacables "Soy un cyborg" de Park Chan-wook, con una diferencia abisal con respecto a cualquier peli americana o europea al uso. Actualmente, además de recuperar clásicos de todo tipo constantemente (¡Dios bendiga internet y el DVD!), sigo con interés todo el cine oriental, especialmente el de China, Japón, Corea del Sur y Thailandia, pero también el de la India o Irán. Me fascina seguir el desarrollo del cine comercial y de género en los Países del Este, tras la caída del comunismo, pues no solo siguen en funcionamiento viejos directores como Jiri Menzel, Svankmajer, Mijalkov, etc., sino que han surgido sorprendentes autores como Balabanov, que ha revolucionado el cine negro, o producciones de género tan exóticas y sorprendentes como la saga de "Guardianes del dia", etc. Naturalmente, sigo siendo un consumidor impenitente de cine bizarre: cine de terror mexicano de los años 50 y 60, cult movies como "Forbidden Zone", los clásicos gore y psicotrónicos de Gordon Lewis, Russ Meyer, Corman, Cohen y los demás... Pero también me vuelve loco el "arte y ensayo" de los 60 y 70, de Resnais a Richard Lester y de Godard a Lindsay Anderson o Bergman y Fellini... que combino perfectamente con los giallos de Argento y cía, el espaghetti western y el poliziesco, o la animación checa y el underground americano. Todo lo raro, excesivo, extremo y exótico ("x" es mi letra favorita) tiene un lugar en mi corazoncito.

  • ¿Qué le aconsejarías a todo aquél que se quisiese dedicar a la crítica de cine?

Que lea mucho y aprenda mucho sobre arte, literatura, música y todo tipo de materias. Que salga a la calle. Que mire a su alrededor y aprenda de todo el mundo. Que cultive sus manías y prejuicios como flores de un jardín exótico, siempre amenazadas por el clima exterior y los bárbaros que acechan a las puertas. Que escriba con estilo y personalidad, y si no los tiene, que empiece por creárselos. Y, bueno, sí, también que vea cine, claro.

  • ¿Puede un crítico llegar a perder la confianza en sí mismo?

Un crítico es un artista (un buen crítico, al menos) y, por tanto, puede perder la confianza en sí mismo al igual que un director de cine, un pintor, un escritor... Sin embargo, al menos en mi caso, es más fácil perder la confianza en el propio medio al que te dedicas, y no me refiero solo al cine, sino también a la crítica cinematográfica y el mundo que la rodea: revistas, editores, televisiones, etc.

  • Pongámonos en situación: En un festival se exhibe una de esa películas que sólo tienen vida en los festivales, al acabar un tremendo peñazo, todos rompen a aplaudir entusiasmados y tú tienes ganas de romperle la cara a alguien. ¿Sigues la corriente o te rebelas?

Yo tengo poca paciencia y una lengua bastante viperina, así que normalmente suelo ponerme en evidencia. Por ejemplo, en una situación muy similar a la que describes, durante una SEMINCI, asistí a la proyección de "Rompiendo las olas" de Lars Von Trier sin poder evitar morirme de la risa cuando aparecían las campanas del final... Mientras los "semaneros" de Valladolid aplaudían con lágrimas en los ojos, a mi se me saltaban de risa ante aquella especie de "Marcelino Pan y Vino" con sexo, moralista y deciminónico. Suelo evitar, por buen gusto, ver las películas de directores amigos con ellos delante o cerca, pues conozco bien lo sensibles que pueden ser, y si algo se aprende con los años es que la hipocresía es otro nombre para la buena educación.

  • ¿Cuál es para ti la crítica perfecta?

Aquella que se lee por su calidad en sí, como una obra literaria y no por su mero juicio u opinión.

  • PD: Ángel Fernández Santos.

En cierto modo más que un crítico fue un símbolo de todo aquello que rechazaba mi generación. Visto hoy en la distancia, fue tan útil como catalizador de sus opuestos que nunca llegué a considerarle seriamente como crítico, sino más bien como epígono de un gusto dominante frente al que rebelarse. Lo que más miedo me da es que alguien me considere así ahora a mi.

  • PD2: ¿Aún sigues considerando 'Libertad para morir' con Jean Claude Van-Damme una obra maestra?

Sin duda.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos