Compartir
Publicidad

'Grace de Mónaco', el despropósito

'Grace de Mónaco', el despropósito
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sí, todo lo que habéis leído sobre 'Grace de Mónaco' de Olivier Dahan tras su paso por la inauguración de la 67ª edición del Festival de Cannes es totalmente cierto. Los intentos del realizador franceses por volver a repetir el éxito de 'La vie en rose' ('La Môme', 2007), se han visto arruinados ya desde su primera proyección en el festival más importante del mundo.

Aunque algo debería haberse olido tras todos los problemas relacionados con el montaje de la cinta y Harvey Weinstein, aún quedaba la esperanza que esta película sobre un periodo decisivo en la vida de Grace Kelly tuviera algo de interés. Y no lo tiene. 'Grace de Mónaco' es un despropósito de principio a fin. Una pena, porque la figura de Grace Kelly y sus sacrificios al casarse con Rainiero de Mónaco, podrían haber dado para una buena historia.

El despropósito

grace de mónaco

Pongámonos en situación. Estamos a principios de los 60 y Francia está en plena crisis económica y pide al Principado de Mónaco, paraíso fiscal ya por aquel entonces y estado independiente situado al sud-este del país galo, que se anexione al país o que por lo menos, pague impuestos a Francia. Un conflicto que pudo terminar en guerra, pero al parecer, la nueva Princesa de Mónaco, una famosa actriz de Hollywood llamada Grace Kelly, consiguió apaciguar. Suena interesante, ¿no?

Esto es lo que nos cuenta 'Grace de Mónaco', un interesante conflicto político - económico entre Francia y Mónaco pero que, Olivier Dahan, convierte en un biopic malo de televisión, de factura de principiante y con un guión centrado en cómo el conflicto afecta al matrimonio y los deseos de volver al cine de ella —es la época en la que Alfred Hitchcock le ofreció protagonizar 'Marnie, la ladrona' (1964), que finalmente haría Tippi Hedren—. Y sobre todo, en el sacrificio de Grace Kelly a abandonar su carrera y conquistar, a base de discursos de amor y sacrificio, el corazoncito de Charles de Gaulle, presidente de Francia por aquel entonces.

En definitiva, la película no termina de profundizar en el conflicto y termina conviertiéndose en una cinta al servicio de Nicole Kidman y las joyas creadas por Cartier. Para ello, se utiliza una fotografía que, de forma descarada, intenta suavizar las aberraciones cometidas por la actriz para mantener su juventud, y que no hacen más que dejar patentes estos intentos de ocultar la apariencia de plástico.

paz vega

A la fotografía difusa, las cortinillas y fundidos de otra época y el guión sin sentido, se une la malísima dirección de actores. Y es que si dejamos de lado a la inexpresividad facial de Nicole Kidman, ni actores como Tim Roth, Parker Posey o Derek Jacobi, normalmente tan acertados, pueden escaparse de la quema. Aunque por supuesto, tenemos que hablar de la desacertadísima elección de la española Paz Vega para dar vida a Maria Callas, donde nunca la hemos visto peor.

'Grace de Mónaco' es un despropósito se mire por donde se mire y del que no se salvan algunos actores de primera línea de su reparto. Una pena, porque su historia tenía bastante potencial, pero termina convirtiéndose en un biopic al uso de los que estamos cansados de ver en televisión.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos