Publicidad

'Life Unexpected' introduce cambios, pero todo sigue igual

'Life Unexpected' introduce cambios, pero todo sigue igual
11 comentarios

Publicidad

Publicidad

Creo que debería empezar por advertir de algo: es muy probable que estos dos primeros episodios de la segunda temporada sean los últimos que vea de 'Life unexpected'. La serie se encargó en la primera temporada de conseguir que ningún personaje nos cayera bien, y aunque parece que el asunto va a mejorar, es un obstáculo demasiado grande para que pueda salvarlo. Eso no quiere decir, como he dicho, que no pueda reconocer el esfuerzo que hacen de intentar introducir algunos cambios, personajes nuevos que aporten otra perspectiva y sacudan un poco unas relaciones que estaban bastante gastadas. Aunque, en el fondo, todo sigue más o menos igual.

No obstante, algo que sí estaría bien que fuera rebajándose un poco es el hecho de que Cate y Baze no pueden estar juntos ni 30 segundos antes de empezar a discutir y a gritarse. Ya hemos visto ese lado de su relación hasta la saciedad. Ryan va a ganar un poco más de peso en las tramas, especialmente porque vamos a conocer a algunos miembros de su familia, y de la vida de Lux van a salir los dos chicos entre los que estuvo dudando toda la temporada pasada, Bug y Jones. No es un borrón y cuenta nueva lo que se hace aquí, porque las tramas románticas van a seguir siendo, por ahora, el motor de Lux como personaje. Por lo menos, las peleas y reconciliaciones con cate y Baze ya no son tan integrales en la serie, porque también estaban demasiado utilizadas.

El cambio más importante, por ahora, es que Cate y Baze se quedan sin trabajo, una por decisión de su jefa en la radio y el otro porque una imprudencia le cuesta el bar, mientras nos presentan, a cambio, a Paige, la hermana un poco cabra loca de Ryan. Esas dos subtramas pueden resultar interesantes más adelante, porque ambos deben aceptar otros trabajos que, de algún modo, les hacen pensar que se están rebajando. Lo que no reviste, por ahora, demasiado interés ni novedad es la atracción entre Lux y su profesor de inglés, que se conocen en el mejor estilo de Derek y Meredith en el pìloto de 'Anatomía de Grey'. No sé cómo acabará, pero creo que tampoco me importa demasiado saberlo.

A pesar de que intentan insuflar aire fresco en la serie y de moverse por una dirección un poco diferente de la primera temporada, la realidad es que no cuentan nada que no hayamos visto antes y tampoco lo hacen de un modo especialmente entretenido o interesante, o incluso novedoso. Los personajes parecen no hacer otra cosa más que dar vueltas sobre sí mismos y sus mismos errores (como los amoríos de Lux o que a Cate no dejen de humillarla, aunque ella sea irritante). Para los que continuéis con esta segunda temporada, da la sensación de que Paige va a traer algo de diversión (es un poco una versión femenina de Baze), y los cambios en la situación laboral de Cate y Baze deberían traer nuevos conflictos. Pero, aunque a veces puedo tener algo de curiosidad por comprobar por dónde continuarán, me temo que no me veo con fuerzas de hacerlo.

En ¡Vaya Tele! | 'Life Unexpected' se merece una segunda temporada

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios