Compartir
Publicidad
Publicidad

'Alaska y Coronas', cambiando el estilo pero no demasiado

'Alaska y Coronas', cambiando el estilo pero no demasiado
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si me preguntaran cual fue la mayor sorpresa del panorama televisivo nacional en el último año de mi boca saldría, sin ninguna duda, el nombre de 'Torres y Reyes'. RTVE bajo el sello de lo cultural de La 2 se sacó de la manga un programa totalmente diferente, afincado en la actualidad y que hablaba de contenidos tremendamente interesantes desde una perspectiva que respiraba normalidad. Tengo que reconocer que la aparición del programa me pilló por sorpresa y sólo pude ver en directo los últimos programas, aún así disfruté de los anteriores a través del estupendo servicio bajo demanda que nos proporciona nuestra cadena pública.

Cuando supe que el programa renovaba me alegré, mucho. Siempre he sido un claro defensor de que la televisión pública tiene que mostrar contenidos diferentes, arriesgados y alejados de todo lo que emiten las otras cadenas generalistas y 'Torres y Reyes' era precisamente eso. Pero cuando soltaron la bomba que iban a cambiar la pareja presentadora me asusté y extrañé a partes iguales, más aún cuando dijeron que los sustitutos iban a ser Javier Coronas y Alaska para convertir al programa en 'Alaska y Coronas'. Al final, el cambio, ni tan mal.

Si sintonizasteis ayer La 2 os habréis encontrado con un programa que os suena de algo pero que no era realmente lo mismo. Alaska y Javier Coronas se presentaron ante un público que igual esperaba a otros protagonistas explicando el cambio: el programa cambiará de presentadores cada temporada, teniendo siempre como requisito a la nueva elección que sea una "pareja incómoda", es decir, que si te dicen los nombres por separado digas aquello de no pegan ni con cola. Ya lo hacían Mara Torres y Joaquín Reyes (los cuales tenían poca o nada química) y también lo hacen Alaska y Javier Coronas cuya química, diremos, que aún le falta mucho.

Decimos que aún le falta mucho porque sólo ha sido su primer programa. A los pequeños fallos del directo (tanto técnicos como de forma) nos encontramos con dos presentadores con estilos muy diferentes y que, aunque desentonan cuando están juntos, quedan bien a ojos del espectador. Coronas es bastante rápido improvisando y soltando su broma rápida a la que tienes que estar acostumbrado para que te guste. Alaska, por el contrario, es más pausada, más analítica y reflexiva en cuanto a la conducción del programa, lo que es de agradecer en algunas secciones.

Este primer programa ha estado a la altura. Si no te gusta el humor de Javier Coronas es mejor cerrar los ojos cuando sale, ya que es humor Coronas cien por cien, ahí no hay remedio. Pero si puedes al menos soportarlo realizar el visionado de 'Alaska y Coronas' es una gran práctica, ya que tiene contenidos tremendamente interesantes como la charla de ayer con Forges, Javier Mariscal y compañía, la entrevista a Javier Cámara y Marian Álvarez o la actuación final de Alaska la cual nos transportó a aquella movida madrileña que todos quisimos vivir y, muchos, no pudimos.

Como en todo, en 'Alaska y Coronas' hay puntos negativos. La sección de Coronas llamada 'Minutos Musicales' es insípida la mires por donde la mires. No es que no me guste Coronas (que lo aguanto bastante), si no que la sección es algo absurdo que no tiene ni pies ni cabeza y que parece hecha para llenar unos minutos de programa que quedaban libres. A esto hay que añadirle también el sustituto de 'Enjuto Mojamuto'. Si bien es difícil sustituir a un icono de la cultura pop como ha sido y es Enjuto, Putocrío no tiene gracia ninguna, ni siquiera fue capaz de sacarme esa sonrisilla que te sale cuando sabes que algo es ligeramente gracioso. A esta lista de puntos negros hay que añadir también la masterclass de Ray Loriga y la entrevista a Topacio. La primera sección está claro que dependerá quiénn sea el invitado pero ayer fue funesta. Así lo fue también la entrevista a Topacio que resultó demasiado familiar, dejándose en el tintero preguntas interesantes que se le podría haber hecho a un personaje que, siendo realistas, no conoce mucha gente.

Pese a este párrafo negativo hay que decir que el programa es bastante decente. Si te gustaban las multicámaras de 'Torres y Reyes', la utilización de Internet como medio conductor en gran parte del programa y los contenidos culturales interesantes, te aseguro que 'Alaska y Coronas' te va a gustar. Las comparaciones siempre son odiosas pero, personalmente y contenidos mediante, creo que esta nueva pareja nos va a dar mejores momentos que los que nos dieron Mara Torres y Joaquín Reyes y eso, es mucho decir.

En ¡Vaya Tele! | 'Alaska y Coronas' toman el relevo de 'Torres y Reyes'

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos