Compartir
Publicidad

Cuando Internet desvela las sorpresas de las series de televisión

Cuando Internet desvela las sorpresas de las series de televisión
26 Comentarios
Publicidad
Publicidad

'Buffy Cazavampiros' fue una de las primeras series que seguí "en serio" por televisión. Y cuando digo en serio es que de 8 a 9 de la tarde, que si no recuerdo mal era la hora a la que la ofreció Canal+ hace bastantes años cuando la serie llegó a España, yo no existía. Si hacía planes, esa hora estaba reservada. Por suerte o por desgracia, ninguno de mis amigos la veía, así que era una hora en la que sólo existíamos Buffy y yo. Si me indignaba, nadie más compartía mi indignación. Si me sorprendía... bueno, era la única. Y nadie estaba ahí para compartir mis teorías.

Por aquella época, Internet todavía no era uno más en la ecuación televisiva. La principal fuente de spoilers era el Teletexto. Sí, tal y como lo leéis. Entrabas al Teletexto de Canal+ y con suerte podías ver el argumento de los dos o tres capítulos que se emitirían esa semana. Y ya. Cuando una temporada terminaba comenzaba el horror: no sólo no sabías cómo iba a continuar sino que te tocaba esperar meses antes de que Canal+ decidiera seguir con ella. Era una época difícil para el seriéfilo, pero echando la vista al pasado no puedo evitar cierta nostalgia. En cierto modo, éramos afortunados.

Con Internet, para bien o para mal, todo ha cambiado. Para bien porque gracias a Internet se puede acceder a mucha más información, puedes leer las opiniones y análisis de otros espectadores y porque puedes conocer a otra gente que tiene tus mismos gustos, con los que debatir sobre tus series favoritas. Para mal porque el factor sorpresa se ha perdido casi por completo. Y no me refiero únicamente a los spoilers (que también), sino a los cambios en el equipo, al seguimiento excesivo día a día del rodaje, a la propia información que desvelan los protagonistas, a tráilers y carteles que llegan casi a diario...

Mi política respecto a los spoilers es clara: no quiero leer ni ver nada que no se haya emitido. Pero, aunque parezca fácil de decir, es más difícil de cumplir. No veo tráilers a menos que mi trabajo me obligue a ello (por ejemplo, si tengo que escribir por aquí), no leo sinopsis, no leo entrevistas en las que se hable de lo que está por llegar y, por supuesto, no leo spoilers. En general, con esta filosofía suelo librarme de la mayoría de spoilers que viajan por la red. Y, a pesar de ello, la mayoría de booms en las series han dejado de sorprenderme.

Las sorpresas que dejan de serlo

En muchas ocasiones, somos los propios espectadores los que nos fastidiamos las sorpresas... incluso cuando precisamente queremos evitar lo contrario. Esto me ha pasado con el último capítulo de 'The Good Wife' y también con uno de la pasada temporada de 'Juego de Tronos'. Los avisos en redes sociales ("¡¡Cuidado!! No leas spoilers" y similares) ya te dicen que algo importante va a pasar. En el caso de que decidas no entrar a Twitter o Facebook hasta ver el capítulo, y si tu trabajo depende de Internet, buena suerte con ello: las propias páginas tienen bastante cuidado con los spoilers, pero te vas a enterar de que algo pasa. Puede que no sepas el qué, pero "algo" que ha revolucionado a la gente.

Y, quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra como se suele decir. Tomemos de ejemplo ¡Vaya Tele!. Dos entradas con menos de 24 horas de separación sobre 'The Good Wife' en mitad de temporada... Algo pasa. ¡Qué narices! Si estáis leyendo esto, ahora ya sabéis que algo pasa. Esto no evita que la "sorpresa" te llegue igualmente al ver el capítulo, pero la estabas esperando. No la disfrutas igualmente que alguien que lo esté viendo sin saber nada. "Vale, era esto a lo que se referían", piensas cuando llega el momento, cuando en realidad deberías estar agarrado al sofá, sin uñas.

Después del giro argumental en 'The Good Wife' (del que no diré nada, pero podéis leer los análisis de mis compañeros Albertini y Pere), los creadores de la serie publicaron un comunicado explicando su decisión. Hasta entonces lo habían guardado en secreto y habría sido la sorpresa perfecta si no llega a ser por la repercusión que tuvo en medio Internet. Una pena para nosotros pero, al menos, los estadounidenses que lo vivieron en directo pudieron disfrutar de una experiencia que escasea en la actualidad.

Cuando la propia industria entra al trapo

La culpa de esto no sólo la tiene Internet, sino la propia industria. ¿Cuántas veces nos avisan de que un actor deja X serie? No es un spoiler, ni mucho menos, pero ya sabes que ese personaje va a desaparecer. No sabes cómo, pero sabes que no volverá a salir. Hasta los propios actores y representantes son los primeros en filtrar este tipo de noticias con el fin de presionar para la renovación de contratos o similar. Lo mismo ocurre con los actores invitados: "Primeras imágenes de XXX en X serie". ¿Te suena? Es más que habitual recurrir a esto como trucos promocionales. Olvídate de llevarte la sorpresa al ver una cara conocida: lo más probable es que ya lo sepas.

Y esto, como decía antes, sin entrar en el tema spoilers o adelantos de la trama. Otro ejemplo: "X serie renueva". Es lógico que la noticia sea de actualidad y todas las webs se hagan eco, nosotros lo hacemos. Pero si 'Castle', 'House' u otras series van a continuar, es obvio que los protagonistas van a sobrevivir. No todos los showrunners llevan a un George R.R. Martin en su interior. Por eso, por mucho que la historia parezca que llega a su fin, por mucho me muestren que el protagonista está entre la vida o la muerte... la tensión no es la misma. No sé cómo, pero sé que va a salir de ésa. Sé que va a seguir habiendo historia.

¿Queda sitio para la sorpresa?

La última "sorpresa" que me dejó pegada al sofá la viví con 'House of cards'. No es casualidad que haya sido con esta serie: cada uno la sigue a su manera, no hay grandes grupos de usuarios debatiendo sobre ella (aunque sea en clave o con eufemismos) en Twitter y los medios no publican todos al mismo tiempo sus artículos con revelaciones sobre la trama. Cada uno va a su tiempo, aislado, y la comunicación síncrona espectador-Internet se rompe. Por eso disfruté con 'House of cards'... y me sorprendió que me sorprendiera. Por una vez en mucho tiempo no eché de menos a 'Buffy' y al teletexto.

En ¡Vaya Tele! | Cómo tratar los spoilers en la era de las redes sociales: el caso de BBC One y 'Sherlock'

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos