Compartir
Publicidad
Publicidad
11 cómics para un supergrupo: la Liga de la Justicia a través de tres décadas
Otros

11 cómics para un supergrupo: la Liga de la Justicia a través de tres décadas

Publicidad
Publicidad

Con la crítica cebándose en lo que definen como otro fracaso más de DC a la hora de levantar un filme a la altura de lo que las circunstancias parecerían exigir, tenemos ya en cartelera la esperada y temida 'Liga de la justicia' ('Justice League'), la cinta con la que Warner necesita de forma imperiosa romper la racha de malas lenguas que iniciara con la muy olvidable 'El hombre de acero' ('Man of Steel') hace ya cuatro años.

Una necesidad que, con la reunión de superhéroes que ha dirigido Zack Snyder y remozado Joss Whedon, se postula cuanto menos acuciante si tenemos en cuenta el mastodóntico presupuesto de 300 millones de dólares que la productora ha terminado desembolsando entre el rodaje original orquestado por el "visionary director" de 'Watchmen' y los "reshoots" llevados a cabo por el responsable de 'Los Vengadores' ('The Avengers').

Sea como sea lo que hoy tenemos la intención de ofreceros no es una reflexión sobre la notoria incapacidad de DC de poner en pie una relato cinematográfico coherente al que no se le vean las vergüenzas a la legua, sino un recorrido por lo más granado de la historia de la Liga de la Justicia en la página impresa. Un recorrido que abarca tres décadas y que conforman once títulos de los que más de un guionista avispado debería haber tomado alguna que otra nota... ahí lo dejo

'Justice League' (1987)

Justice League 1987

La legendaria 'Crisis en las Tierras Infinitas' fue el revulsivo que DC necesitaba, no ya para poner orden en el caos de personajes que era su Universo, sino para reiniciarlo casi desde cero y poder ofrecer así a los lectores de mediados de los ochenta la oportunidad de asomarse con nuevos ojos a los personajes de siempre sin que la continuidad, ese lastre tan temido por las dos majors estadounidenses y que tanto se ha combatido con lamentables resultados, supusiera un impedimento en la captación de nuevos acólitos para la causa.

Así, tras aquellos doce números que no dejaron títere con cabeza, fue como la editorial pudo dar salida al 'Man of Steel' de John Byrne, al 'Batman: Año uno' de Frank Miller, a la 'Wonder Woman' de George Pérez o, cómo no, a la 'Justice League' de Keith Giffen, J.M. De Matteis y Kevin Maguire, una serie que siempre permanece en el recuerdo de los que la descubrimos de mano de Zinco como una de las mejores encarnaciones que ha conocido la Liga y que, sobre todo, contrastaba de frente con la sobriedad de los títulos puntales que jalonarían aquella segunda mitad de los años ochenta.

Arrancando con el conocido hoy como el 'A New Beginning', el comienzo de esta curiosa alineación del grupo de superhéroes —una de la que no forman parte ni Superman, ni Wonder Woman por ejemplo— dejaba ya claro algo que su discurrir no haría sino poner en evidencia: la voluntad de su equipo creativo de ofrecer un tebeo que, con el humor como claro protagonista, sirviera de constante vehículo de evasión apoyado tanto en la extraordinaria capacidad de los dos escritores para plantear situaciones hilarantes como en la de Maguire de plasmarlas con brillantez.

'Kingdom Come' (1996)

Kingdom Come

Al tiempo que la serie regular discurría por derroteros poco interesantes que estaban a punto de conocer un cambio tremendamente radical, DC comenzaba 1996 con el anuncio de una miniserie de cuatro prestigios enmarcada en su línea de Otros Mundos que, poco podíamos imaginar, iba a suponer uno de los puntos más álgidos, no ya de lo que la editorial ofreció durante aquél año, sino de lo que logró acuñar durante la totalidad de la década de los noventa.

Anuncios en sus grapas mensuales en los que un ominoso "Whose will be done?" se superponía a unas ilustraciones en las que se podían medio percibir a los principales personajes del Universo DC, daban paso en mayo de 1996 al primer número de 'Kingdom Come', un título firmado por Mark Waid y Alex Ross en el que el prolífico guionista nos planteaba un mundo futuro en el que el abandono de Superman de su trabajo como protector de la Tierra tras una inmensa tragedia, desembocaba en una distopía con ramificaciones que alcanzaban a todos los héroes de la editorial.

Asomarse a las versiones futuras de Batman, Wonder Woman, Flash o Green Lantern era sólo la punta del iceberg de una lectura en la que Waid analizaba el fundamental papel de los superhéroes en la cultura popular y cómo el empuje de ésta había terminado por pervertir los valores de antaño. Y si ya por lo que el guionista imaginaba la serie era atractiva, el que fuera Ross el encargado de darle vida terminaba por conseguir eso que apuntaba antes, que 'Kingdom Come' sea, a día de hoy, una de las cuatro mejores cabeceras que ha protagonizado la JLA.

'JLA: Rock of Ages' (1997-98)

Rock Of Ages Portada

Después de diez años, y de que Giffen y De Matteis la abandonaran en pos de otras empresas, la serie regular de la Liga de la Justicia navegaba en un mar plagado de insustancialidades y, salvo su determinante protagonismo en aquel fundamental instante en que DC decidió asesinar a Superman, poco o nada habría que rescatar del devenir de un grupo que necesitaba, y cómo, a un guionista que le devolviera la gloria perdida. Y nadie mejor que Grant Morrison para conseguirlo.

El escocés, que a esas alturas ya había dado muestras más que evidentes de su genio en títulos como 'Animal Man', 'Doom Patrol' o la imprescindible 'Arkham Asylum', se tomó muy en serio revitalizar al grupo y, para ello, tomó una decisión que será determinante para entender cualquier historia posterior del mismo: que su alineación no viniera compuesta por superhéroes del montón, sino por los pesos pesados de la casa, esto es, Superman, Batman, Wonder Woman, Flash, Green Lantern, Aquaman y el Detective Marciano.

Apoyado en las sinergias que se creaban entre tan diverso grupo, y tras un arco de presentación que dejaba muy claro el nivel al que iba a rayar su incursión en la serie, Morrison y Howard Porter, dibujante regular de la etapa del guionista, concretaban los seis números de 'La roca de las edades', un arco en el que Darkseid ostentaba un protagonismo fundamental y que, a día de hoy, muchos consideramos como una de las diez mejores lecturas que pueden hacerse de la Liga de la Justicia.

'JLA: The Nail' (1998)

The Nail

Que Alan Davis es una figura fundamental para entender el cómic de superhéroes, tanto en DC como en Marvel, es una obviedad del mismo calibre que ostentan títulos suyos como 'Captain Britain', 'Batman and the Outsiders' o 'Excalibur' —por citar aquellos de mayor extensión—; y no debería extrañar a nadie que, cuando se anunció su incursión en la JLA en un Otros Mundos de tres prestigios titulado 'El clavo', muchos se apresuraran —nos apresuráramos— a calificarlo de antemano como algo más que imprescindible.

Un calificativo éste que se terminó quedando corto cuando en agosto de 1998 tuvimos en nuestras manos el primer ejemplar de una terna llamada a convertirse, ya en lectura fundamental dentro de la trayectoria del dibujante británico, ya en el recorrido de un grupo que pocas veces ha estado tan condenadamente bien dibujado y ha resultado tan endiabladamente memorable.

Partiendo de una premisa muy recurrente —el "qué habría pasado sí..."—, Davis construye una historia brillante en la que las subtramas a lo Chris Claremont tienen un protagonismo determinante y en la que la intriga por saber cómo se resolverá todo sólo es superada, ya lo he dicho, por un dibujo ESPECTACULAR, entintado de forma espectacular y coloreado de manera soberbia que encuentra su máxima expresión en unas splash tan dignas de enmarcar como lo es en su totalidad otra de las cuatro mejores historias que se han contado con la Liga como protagonista.

'JLA: Tower of Babel' (2000)

Tower Of Babel P

Tras cerrar su estancia con un arco llamado 'World War III', que daba puntada a todos los flecos que el guionista había ido dejando de forma consciente a lo largo de los cuatro años en los que permaneció al frente de la serie, Grant Morrison legaba el testigo de narrar las aventuras de la 'JLA' a un compañero de profesión que ya había dado sobradas muestras de ser capaz de sacarle el máximo jugo al grupo encabezado por Superman, Batman y Wonder Woman. Hablamos, cómo no, de Mark Waid.

Todavía saboreando las mieles de su colaboración con Alex Ross, Waid irrumpía con fuerza en las páginas de la serie con un arco en el que, tirando de nuevo de unas connotaciones bíblicas que ya eran parte imprescindible de 'Kingdom Come', el grupo debe enfrentarse a las consecuencias de las paranoicas medidas tomadas por Batman en caso de que alguno de sus compañeros traicionara sus principios y abusara de sus poderes sobrehumanos.

Echando mano de Ra's Al Ghul como principal catalizador de todo lo que transcurre en 'Torre de Babel' y con Howard Porter todavía como dibujante principal, Waid demuestra que es digno sucesor de Morrison, planteando una trama que discurre en constante "crescendo" y que, en cierto modo, supone un soplo de aire fresco para una serie que, después de sus dos años en ella, tardará casi una década en volver a encontrar la relevancia que merece en el seno de DC.

'JLA. Heaven's Ladder' (2000)

Heaven S Ladder

Eso no quita, cuidado, para que en esos nueve años que pasarán antes de que la editorial consiga devolver al supergrupo su lustre, no podamos encontrar proyectos que, fuera de la continuidad mensual, supongan brillantes instantes dentro del recorrido de la Liga de la Justicia. De hecho, el primero de ellos, casi coincidente en el tiempo con el arranque de Waid en la serie regular, es esta novela gráfica que el guionista firmaba junto a un asombroso Bryan Hitch y que, en términos de épica, es lo más bestia que se ha podido leer de la agrupación de héroes.

Reforzada dicha personalidad por el formato elegido por DC para su publicación original —un álbum de 25x35cm— 'Escalera al cielo' no es sino la respuesta de la editorial al éxito que, sólo un año antes, habían empezado a cosechar Warren Ellis y Hitch con 'The Authority', un cómic pensado a lo grande con amenazas que iban creciendo exponencialmente de arco en arco y cuya huella puede rastrearse en este enfrentamiento de la liga con una inteligencia extraterrestre que, literalmente, roba a la Tierra del sistema solar.

El arte de Hitch, que de aquí pasará a alcanzar su máxima expresión en las páginas de 'The Ultimates', es de esos que dejan la boca abierta, cuajando el artista inglés unas páginas dobles de alucinar que, al tamaño al que venían impresas, obligaban al lector a quedarse un buen rato babeando antes de pasar a la siguiente. Eso, unido a lo bien que funciona el guión de Waid por muy arquetípico que pueda resultar en ocasiones, hace de esta 'Escalera al cielo' una lectura obligada para los amantes de la Liga.

'JLA. Earth 2' (2000)

Jla Earth 2

Aunque si de lecturas obligatorias tenemos que hablar, es incuestionable que la novela gráfica que reunía a Morrison con la agrupación de héroes gana por goleada a casi cualquiera que se le ponga por delante de todas las que conforman esta lista que hoy os traemos. Y no, no es una exageración ni una afirmación hecha a la ligera, antes bien, con la cantidad de historias de la Liga que servidor ha llegado a leer a lo largo de los años, pocas pueden presumir de haber aguantado incontables revisiones e interesar más que la primera vez que se consumieron.

Y de entre esas pocas —cuatro a lo sumo— 'Tierra 2' se sitúa a la cabeza, primero, por la excelencia de la idea de la que parte Morrison al enfrentar a los héroes de nuestra Tierra con sus contrapartidas de la que da nombre a la novela gráfica, unos Ultraman, Owlman, Superwoman, Power Ring y Johnny Quick que, villanos letales en su universo de origen, resultan de lo más estimulantes cuando es la imaginación del escritor escocés la que los moldea a su antojo.

Una imaginación que pocas veces ha encontrado mejor reflejo gráfico que en los lápices de un Frank Quitely asombroso de principio a fin: la suma elegancia con la que el artista plantea y compone sus páginas, la fluidez de su narrativa y lo portentoso del manejo en general de los mecanismos del arte secuencial que siempre ha sabido manejar quedan aquí elevadas a su mayor expresión para dar vida a un relato que, repito, sería el mejor de cuantos han tenido a la Liga de la Justicia de protagonista sino fuera...

'DC: The New Frontier' (2004)

New Frontier

...porque dicho título recae en esta obra maestra del noveno arte que es el homenaje que Darwyn Cooke rendía, no ya a unos personajes o una época, sino a todo el Universo DC en general.

El desaparecido artista, que ya había dado sobradas muestras de su talento en el seno de DC con su aproximación a Catwoman y la novela gráfica de Batman titulada 'Ego', se dejaba llevar por su desaforada pasión por las historias de corte clásico y por esa época entre los años cuarenta y cincuenta en la que se sitúa la acción de 'La nueva frontera', para componer seis números que merecen, entre otros muchos calificativos, el de hermosos.

Hay una belleza inusual en la forma en la que Cooke traza un relato que, evocando a la Edad Dorada de los cómics y reflejando al mismo tiempo el paso a la Silver Age, es un regalo constante para la vista: hablar de elegancia en el trazo del artista es sólo comenzar a rascar la superficie de lo que las páginas de 'La nueva frontera' ofrecen a quien a ellas quiera acercarse, y el enfrentamiento de los héroes del panteón de DC con una amenaza "bigger than life" funciona de forma tan precisa que es imposible no caer rendido ante el genio del artista.

Un genio que después de 'La nueva frontera' alcanzaría nuevas y asombrosas cotas con las cuatro adaptaciones de relatos de Parker, pero que aquí ofrecía un despliegue que si algo rezumaba era amor por el medio, por los personajes y por una editorial que nunca estuvo más acertada que cuando decidió contar con él para poner en pie la que, ahora sí, es la MEJOR historia de la Liga de la Justicia de cuantas han visto la luz desde que el grupo apareciera por primera vez hace cosa de sesenta largos años.

'Identity Crisis' (2004)

Identity Crisis P

Siempre se ha dicho que mientras que Marvel cuenta las historias de la gente normal, DC hace lo propio con las de los "dioses". Una afirmación a la que habría que interponer muchos adendos y que encontraba en 2004 categórica respuesta negativa en 'Crisis de identidad', uno de los mayores éxitos que la editorial cosechó durante el primer lustro del s.XXI y, quizás, el último repunte de originalidad de la "continuidad" de su universo antes de que se embarcara en el ciclo de "crisis" que terminaría desembocando en las Nuevas 52.

Sabedora de que el público pedía algo diferente, DC contrató a Brad Meltzer, escritor de gran renombre fuera de los círculos tebeísticos, para que escribiera lo que le apeteciera con los héroes de la Liga como protagonistas. El resultado fue una historia poco común que analizaba desde dentro los lazos que unen a los componentes de la agrupación, echando para ello como catalizador la muerte de la esposa de uno de los integrantes esporádicos de la misma.

Si bien a nivel gráfico 'Crisis de identidad' no es nada del otro jueves —siempre he pensado que de haber caído en manos más hábiles que las de Rags Morales podríamos estar hablando de un quinto contendiente a mejor lectura de la JLA—, la solidez del trabajo de Meltzer suple cualquier carencia que se le ponga por delante para permanecer en la memoria lectora como uno de esos instantes afortunados en los que uno pudo asomarse a una bestia muy diferente a la que estábamos acostumbrados a lidiar al hablar de DC.

'Justice' (2005)

Justice

Convertido en superestrella gracias a 'Kingdom Come', y con la editorial encantada de cómo habían quedado los espectaculares álbumes que el dibujante y Paul Dini dedicaron a Superman, Batman, Wonder Woman y Shazam, Alex Ross recibió poco menos que carta blanca por parte de DC cuando les propuso acometer, junto a Jim Krueger y Doug Braithwaite esta maxiserie de doce números que fue 'Justicia'.

Continuación en cierto sentido tanto de los citados álbumes como del 'JLA: Liberty and Justice' en el que dibujante y guionista habían narrado el enfrentamiento entre la Liga y una de esas amenazas imposibles de escala descomunal como la que Waid ya había puesto en valor con 'Escalera al cielo', hablar de 'Justicia' es, sin hacerlo de una de las mejores cuatro que ya hemos cubierto, sí de la que quizás sea la que mejor representa la quintaesencia del grupo de superhéroes "deceros".

Bien es cierto que los doce números en los que se desarrolla dan para mucho en términos argumentales, pero es no es óbice para que unos escritores menos hábiles que Ross y Krueger hubieran conseguido algo mucho menos representativo que lo que aquí encontramos, no ya sólo referido a los héroes, sino a los villanos que, sin duda alguna, son los auténticos protagonistas y el motor que impulsa la enormidad de lo que aquí se nos narra, y con que magnificencia visual, por parte de unos Braithwaite y Ross que se dejan la piel en cada plancha.

'JLA' (2011)

Jla Lee

Mucho y no muy positivo se ha hablado —y he hablado— de la lamentable decisión que llevó a DC a reiniciar de manera casi radical la totalidad de su Universo con ese fallido experimento que fueron las Nuevas 52. Un experimento que sólo parecía responder a motivaciones económicas y que encontró un rechazo masivo en los lectores de "toda la vida" que veían décadas de continuidad tiradas a la basura de la noche a la mañana.

Acabado ya y con la normalidad de regreso al seno de la editorial gracias a un 'Rebirth' que no ha cesado en dar alegrías a los lectores de siempre —y más que nos tendrá que dar cuando comience a publicarse 'Doomsday Clock', una maxiserie de doce números que parece que quiere postularse como el 'Watchmen' del s.XXI— parece de recibo mirar hacia atrás y valorar aquello de positivo que hubo en la muy mal aliñada ensalada que fueron los casi cinco años de las citadas Nuevas 52.

Entre lo poco que cabría ser salvado, y con el 'Batman' de Scott Snyder y Greg Capullo a la cabeza, no cabe duda que lo que hizo Geoff Johns al frente de 'La Liga de la Justicia' merecía un puesto en esta lista por cuanto, mes a mes, el guionista supo capturar esa épica que siempre tendría que ser cualidad inherente a cualquier título protagonizado por el grupo de superhéroes y que aquí reforzaron nombres como los de Jim Lee,** Ivan Reis** o Jason Fabok, dibujantes de una eficacia a prueba de bombas como demuestran sus páginas para la 'JLA'.

De gran influencia en lo que de diseño de producción se ha podido ver de 'Liga de la Justicia'; ojalá sólo un ápice de lo que Johns planteó aquí se hubiera dejado ver en el desarrollo de un filme que, como bien apuntaba mi compañero Jorge, es un monstruo de Frankenstein cosido a puntada gruesa.

Afortunadamente, siempre nos quedará cualquiera de las lecturas de más arriba como antídoto con el que paliar los nocivos efectos de lo que hemos tenido el infortunio de encontrarnos en la gran pantalla.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos