Publicidad

Proyectos abortados: Citizen Trump

Proyectos abortados: Citizen Trump
1 comentario

Publicidad

En una gigantesca, laberíntica bóveda, atestada de estantes del piso al techo y hasta donde alcanza la vista, un anciano ARCHIVISTA de noventa y pocos años de edad parado en una alta escalera, rebusca en un alto estante, quizás de unos 20 o 30 pisos de altura. Los estantes de los archivadores están repletos con latas de películas [¿llenas acaso con viejas copias de nitrato de plata listas para arder espontáneamente?]. El anciano revisa cada una de las latas y las apila a un lado.

Nos acercamos. Sus ávidos ojos buscando... Con un soplido quita el polvo de una etiqueta. Y entonces ocurre lo que podría calificarse como el momento de la eureka. Ha encontrado algo.

LO ha encontrado.

Con la lata en sus manos, atraviesa lentamente la bóveda. Saca de la lata el rollo de la película y la coloca en una vieja moviola. En la pantalla comienza a parpadear una escena de El Ciudadano Kane. Una de las escenas "perdidas" de la obra maestra de Orson Welles. Una escena en la que aparece Donald Trump, con su "espectacular" peinado...

Lo anterior, palabras más, palabras menos, es el inicio de un guión del documentalista Errol Morris, Ciudadano Trump, que formaba parte de un proyecto que acaso jamás sea realizado, Movie Movie. El proyecto abortado consistía en hacer que personalidades de la talla del mencionado magnate Trump o Mijail Gorbachov, participaran en sus películas favoritas. En el website de Morris hay un clip de vídeo en el que Trump analiza el significado de la palabra Rosebud ["Rosebud works", dice]. Al final de la entrevista, realizada con el interrotrón, Morris le pregunta al millonario Trump qué consejo le daría al millonario Charles Foster Kane. Vale la pena ver el clip sólo por la respuesta que Trump le da.

Según el website, muy pronto estará disponible un clip en el que el ex presidente de la ex Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas discute El Espejo de Andrei Tarkovsky y Dr. Strangelove de Stanley Kubrick sus dos películas favoritas. Es comprensible que Gorbachov sea fanático de la sátira sobre la bomba atómica de Kubrick, pero ¿El espejo?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios