Compartir
Publicidad
Publicidad

Guillermo del Toro tacha de "surrealista" el debate sobre la nacionalidad de 'El laberinto del fauno'

Guillermo del Toro tacha de "surrealista" el debate sobre la nacionalidad de 'El laberinto del fauno'
Guardar
24 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El director mexicano Guillermo del Toro celebra la buena salud del cine realizado por directores de habla hispana tras las 20 nominaciones a los Oscar que han tenido Pedro Almodóvar, Alejandro González Iñárritu, Alfonso Cuarón y él mismo, juntos. Para el cineasta, esto confirma su concepción de que “el cine es el esperanto del mundo actual”. ‘Babel’, ‘Volver’, ‘El laberinto del fauno’ e ‘Hijos de los hombres’ son algunas de las cumbres artísticas de un año en el que, según ha dicho el realizador mexicano, "lo que nosotros entendemos como diferente, el mundo mira como un todo llamado cine latino".

Gracias a sentirse hermanado con otros directores de países de habla hispana, su vida ha sido “profesional y personalmente infinitamente más rica que la rivalidad ciega que normalmente existe entre los directores”, según ha confesado.

Actualización: García Bernal y Luna continúan el debate sobre la teórica “edad de oro” del cine mexicano Este hermanamiento se demuestra en la práctica y con datos numéricos: Almodóvar produjo mediante El Deseo la película de del Toro ‘El espinazo del diablo’. Y Alfonso Cuarón, director de ‘Hijos de hombres’, participó en la producción de ‘El laberinto del fauno’.

Por eso, Guillermo del Toro tacha de "surrealista" el debate sobre la nacionalidad de su último trabajo, cuya producción es 80% española y 20% mexicana y cuyos actores son españoles. Añadió que, "si naces con los pies plantados en tu tierra pero con la mirada en el horizonte, tienes la posibilidad de soñar con lo que te dé la gana, como cualquier cineasta del mundo".

Demostrando que es una gran persona y no por su constitución física, del Toro declara que no sufre "ningún sentimiento de derrota" ante el triunfo de ‘Volver’ en las categorías principales de los últimos Goya. Bien al contrario, expresa su admiración hacia Pedro Almodóvar y agradece su "generosidad" y "la confianza" que le otorga dándole "la posibilidad de leer sus guiones antes de firmarlos, de darle una opinión”. Por su parte, del Toro obtuvo 7 estatuillas del pintor aragonés por ‘El laberinto del fauno’.

Del Toro cuenta que él se toma "los festivales y los premios de los críticos como una aventura, como un reconocimiento del que salir con una pequeña palmada en la espalda" y así, aunque en Cannes se fue de vacío, vivió "uno de los momentos más acojonantes" de su vida cuando el público ovacionó ‘El laberinto del fauno’ durante 22 minutos.

La trayectoria comercial en el mercado estadounidense de lo que allí han llamado ‘Pan’s Labrynth’ (‘El laberinto del fauno’) confirma su teoría de que "la emoción no conoce a la prudencia y si una película la consigue, sobran los calificativos sobre qué es o dónde encaja".

Corría el rumor, o la sospecha, de que se hubiese preseleccionado a todas estas películas para los Oscar con la intención de contentar al público latino que habita en EE. UU., pero del Toro rebate esta idea diciendo: "quien crea que hay un impulso deliberado en ese maremágnum de confusión y locura que es la carrera hacia la Academia, está perfectamente equivocado". Aun así, de cara a la gala, "las expectativas son caber en la butaca y en el traje", bromea.

Guillermo del Toro, que cuenta con presupuesto “hollywoodiense” para ‘Hellboy 2’ y que está planificando una nueva versión de ‘Tarzán’, considera que "lo que es hermoso es que exista una camino de ida y vuelta como lo han marcado Amenábar y Cuarón y como lo trato de marcar yo".

Vía: El País

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos