Compartir
Publicidad

El guión original de ‘Alien³’ descartado hace 30 años ve la luz en forma de cómic

El guión original de ‘Alien³’ descartado hace 30 años ve la luz en forma de cómic
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No pasa nada por reconocer que te aburres con 'Alien³' y prefieres la divertida locura de la cuarta entrega. Aquella locura que estuvo a punto de dirigir Alex de la Iglesia dotaba de nuevas energías a la franquicia, que venía de acoger el debut de David Fincher. Aquella película tuvo una serie de problemas de producción de sobra conocidos, entre ellos, de reescrituras. Hoy ya podemos apreciar el trabajo original que uno de los reyes del cyberpunk, William Gibson, había preparado para la película.

En general, se considera que la película de Fincher comenzaba el declive de la franquicia, a pesar de que su director sigue siendo considerado uno de los cineastas más talentosos de la generación actual. Sin embargo, William Gibson escribió originalmente un guión completamente diferente para 'Alien³', que habría tenido lugar en una estación espacial habitada por una sociedad parecida a la de los monjes conocida como la Unión de Pueblos Progresistas, en lugar de en una colonia / penitenciaría. El guión de Gibson se eliminó por completo, pero gracias a Dark Horse, ahora se ha convertido en un cómic, y el primer número acaba de salir a la venta.

Tráiler de Alien³ (1992)

La serie contará con un total de cinco números, con Johnnie Christmas ayudando a Gibson en el guión y encargándose del dibujo. Aparte del cambio en la localización, una de las mayores diferencias entre el guión de Gibson y la película final es que Newt y Hicks no mueren, y que serían los personajes principales de la historia junto a Ripley y Bishop. La historia también contaba con montones de xenormorfos, más en la línea de la película de James Cameron, mientras que solo un par aparecen en la película final.

Alien3: problemas en la nave

Además de eso, cabe señalar que el guión de Gibson originalmente sirvió como una alegoría de la Guerra Fría, representada por el conflicto entre los monjes socialistas que viven a bordo de la estación espacial Anchorpoint y la Corporación Weyland-Yutani, lo que le da un aspecto político a la trama. Aunque nunca veamos la historia de Gibson tal y como estaba destinada a ser contada en los cines, todavía es una pieza importante de la historia del género que merece ser contada en cualquier formato. Ya tenemos lectura inesperada y necesaria para estos meses.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio