Compartir
Publicidad
5 aspectos por los que ‘Westworld’ puede mejorar (mucho) en formato serie
Series de ficción

5 aspectos por los que ‘Westworld’ puede mejorar (mucho) en formato serie

Publicidad
Publicidad

Ayer pudimos ver un breve pero estimulante teaser de uno de los nuevos proyectos de HBO. Se trata de ‘Westworld’, la adaptación de la película homónima escrita y dirigida por Michael Crichton (conocido en mayor medida por ser el autor de la novela que dio paso a ‘Jurassic Park’) en la que las máquinas que trabajan en parques de atracciones temáticos empiezan a sufrir irregularidades, algo que provoca que los clientes que pasean por sus calles vean sus vidas en peligro.

La película de 1973 se identifica como claro precedente de la historia mencionada de los dinosaurios, y tiene algunas grandes ideas sobre los deseos reprimidos de los hombres, la capacidad de controlar la inteligencia artificial y otros temas similares derivados de un punto de partida muy propio de la ciencia ficción. Sin embargo, personalmente siempre pensé que Crichton no acababa de profundizar en ninguna de las cuestiones que planteaba. Lo bueno de la serie de J.J. Abrams, Jonathan Nolan y Lisa Joy es que sí van a tener metraje para desarrollar esas ideas.

Los deseos ocultos del hombre

Es un lugar en el que puedes ser quien quiera que seas y no hay consecuencias – no hay reglas ni limitaciones.

Uno de los aspectos más atractivos de ‘Westworld’ era precisamente ese al que se refería Nolan en una corta entrevista de Entertainment Weekly. Los tres parques temáticos de la historia original permitían a los visitantes trasladarse a una época con unos valores morales o reglas muy distintas a los actuales. El escenario protagonista del largometraje, por ejemplo, era el viejo oeste, un lugar en el que ajustar cuentas con un revolver está a la orden del día.

La clave de la tecnología tras Westworld eran unas máquinas perfectas, apenas distinguibles de la gente de carne y hueso (las manos era el único elemento revelador de la verdad), que interpretaban día tras día un teatrillo. De esta forma, los visitantes entraban en una experiencia inmersiva en la que podían dar rienda suelta a sus deseos más ocultos, podían ser quien quisieran sin máscaras. Para bien o para mal. Los robots son tan creíbles como personas que batirse en duelo a muerte con uno de ellos puede ser jugoso para unos y atemorizante para otros; el miedo a arrebatar la vida de una persona es demasiado fuerte.

westworld Ed Harris en el papel (supuestamente) de Yul Brynner

En todo esto es donde la serie de HBO puede indagar. Como mencionaba antes, el film apenas pasa de perfilar este tema en el arranque de la película, y una ficción más dilatada en el tiempo puede profundizar más en las diferentes formas de afrontar esa libertad sin consecuencias, tanto desde el punto de vista de los visitantes como desde la visión de aquellos que han creado el parque y que le van dando forma a medida que identifican los deseos de sus clientes.

Los valores morales de una época

Por el teaser tiene pinta que el entorno histórico más moderno es el actual (y que no han dejado esa trastienda del parque en los años 70), por lo que la historia va a jugar como mínimo con dos colecciones muy distintas de reglas y valores sociales, los del ahora y los de algo tan americano como el viejo oeste. Puede ser muy interesante que desarrollen los contrastes entre ambos periodos históricos y señalar las diferencias y, sobre todo, las similitudes.

La historia original contaba además con otros dos parques situados en La Edad Media y en La Antigua Roma. Son dos periodos que también ofrecen contrastes culturales y morales interesantes, pero dudo que la serie quiera liar tanto la historia, al menos en un principio. Pero desde luego es una perspectiva interesante de futuro: si ‘Westworld’ funciona, quizá podamos ver una antología por temporadas cuyos parques exploren momentos históricos diferentes.

La rebelión de las máquinas

Este es el otro gran bloque temático de la historia. Debido a errores de programación, estas máquinas tan sofisticadas empiezan a tener impulsos por sí mismas. No es de extrañar que alguno de ellos sean la venganza ante la facilidad con la que los humanos les maltratan jornada tras jornada. En el film de Crichton, esta rebelión se presenta sin una explicación que vaya más allá del error de cálculo y aparece rápidamente convertida en leña para secuencias de acción.

Sin embargo, y por lo que deja entrever este primer teaser, la versión televisiva tendrá que tomarse más tiempo para ir plantando esta ya tradicional lucha hombre-máquina, y esperemos que lo lleven a un terreno más psicológico y metafísico en lo que a los robots respecta. Tienen la oportunidad de reflexionar acerca de la inteligencia artificial y lo que nos hace ser humanos en un entorno donde éstos están desatados alimentando sus impulsos más innatos.

Realidad, teatrillo y cylons

En relación a lo anterior, esa duda sobre las máquinas y el papel que tienen dentro del parque también puede llevar a una situación estimulante en la que sea difícil distinguir qué es realidad, qué forma parte de la programación del parque –de la experiencia de Westworld’-, quién es máquina, quién es humano (entrando aquí en un juego similar al de ‘Battlestar Galactica’ con los cylon) y qué robot está siguiendo sus pautas o está fingiendo no rebelarse contra ellas.

Los bastidores del parque

Evan

Por último, algo que apenas se roza en la ‘Westworld’ de los setenta es el backstage de los parques. Hay pequeños fragmentos en los que vemos cómo funciona la reparación o puesta en marcha de un día en el parque; también vemos algo de la sala de control. Pero en general se atisban pocos detalles sobre lo que hay detrás, cuál es la filosofía de los técnicos o qué es lo que empuja al director del parque.

La sala de control seguramente pueda convertirse en otro epicentro de reflexión metafísica (si es que por esto me encanta la ciencia ficción), ya que pueden juntarse ahí muchos debates sobre los deseos insatisfechos de los clientes, el trato a las máquinas o los límites de todo lo que se está llevando a cabo.

En definitiva, y como comentaba al inicio, Nolan, HBO y compañía tienen la oportunidad en la serie de tomar las interesantísimas ideas que simplemente planta Michael Crichton en ‘Westword’ y profundizar en ellas; crear personajes que representen las diferentes visiones o reflexiones y, en definitiva, llevar el tema hasta sus últimas consecuencias. Y por lo poco que se ha podido leer en entrevistas, es la intención que tienen.

En ¡VayaTele! | El primer teaser de la adaptación de ‘Westworld’ de HBO nos invita a cuestionar la realidad

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio