Publicidad

'Castlevania', de los videojuegos clásicos a la serie de Netflix: pasado, presente y el futuro de la fascinante saga de Drácula
Series de ficción

'Castlevania', de los videojuegos clásicos a la serie de Netflix: pasado, presente y el futuro de la fascinante saga de Drácula

Publicidad

Publicidad

'Castlevania' es mucho más que el enésimo intento de producir un anime fuera de Japón. Adi Shankar, su productor, contempla la serie de Netflix como un homenaje a aquellos videojuegos con los que creció. Un proyecto personal, pero también una serie hecha por fans y para fans que se puede disfrutar sin haber tocado la saga de Konami.

Dicho lo cual, la complicidad con aquellos que han purgado el castillo de Drácula en alguna etapa de su vida se palpa, traspasa la pantalla y le da un valor especial al conjunto.

A fin de cuentas, es esa complicidad con el lector, el espectador o, en este caso, el jugador de videojuegos la que funciona como elemento esencial a la hora de trasladar bien —o, al menos, correctamente— cualquier clase de obra a la pequeña o gran pantalla. Y en 'Castlevania', pese a sus muy necesarias licencias, se consigue con una naturalidad muy poco común.

Y lo que es todavía más curioso, la serie de ‘Castlevania’ no gasta la tan socorrida carta de la nostalgia. Una jugada que rozaría lo arriesgado, si no fuera porque, tal y como se ha planteado su libreto, no la necesita.

Un guión que cuenta con un doble mérito si tenemos en cuenta que se trata de una serie dirigida a un público adulto basada en un videojuego que, paradójicamente, muchos disfrutamos en nuestra niñez y juventud: si bien las tres temporadas de 'Castlevania' emitidas hasta hoy toman un poquito prestado de varias entregas, la trama principal se basa en las aventuras que comenzamos a vivir hace treinta años (o más) en la NES a través de 'Castlevania III: Dracula’s Curse'.

'Castlevania' es una serie hecha por fans y para fans que se puede disfrutar sin haber tocado la saga de Konami

Eso sí, sembrando el camino de nuevas tramas que también evocan a títulos posteriores, como 'Curse of Darkness' y el universalmente aclamado ‘Symphony of the Night'. Tomando, por cierto, sus ilustraciones y el arte de Ayami Kojima como referente visual. Unas veces con más acierto que otras, todo sea dicho, pero brillando siempre que hay que brillar.

Castle Imagen de portada de Castlevania: Symphony of the Night, por Ayami Kojima,

Ahora bien, el gran plan de ‘Castlevania’ se manifiesta desde los cuatro primeros episodios —que nos ubican en el referido 'Dracula’s Curse'— y eclosiona precisamente en el clímax de su segunda temporada. Y, desde ahí, la propia trama hipoteca su propia continuidad a través de cabos sueltos meticulosamente escogidos, con el propósito inequívoco de abordar nuevas entregas, ya desde su propia identidad narrativa.

Con eso por delante: ¿cómo se ha conseguido esta rara avis dentro de las adaptaciones de videojuegos? ¿Qué elementos la hacen tan especial? ¿A dónde se nos llevará en las próximas temporadas? Bueno, dicen que para comprender el futuro es necesario conocer el pasado. Y, en el caso de 'Castlevania', es todavía mejor haberlo jugado.

La premisa: el primer intento de desarrollar 'Castlevania' para la pequeña pantalla

Castle

Casualidades de la vida, la iniciativa de adaptar ‘Castlevania’ al formato cinematográfico arrancó en 2007, el mismo año en el que Netflix daba el salto al formato de Video On Demand. Eso sí, en aquella etapa tanto la adaptación como el servicio online eran proyectos completamente separados y sin relación.

El punto de partida fue, lógicamente, la adquisición de los derechos. Frederator Studios (quien tenía su propia trayectoria en Nickelodeon y Cartoon Network) dio el paso aliándose con Konami para lanzar una adaptación de 'Castlevania III: Dracula's Curse' que se distribuiría en formato doméstico, teniendo Koji Igarashi (productor de los juegos) la última palabra en lo referente a las decisiones creativas.

La responsabilidad de escribir el libreto fue para Warren Ellis, quien prácticamente desconocía la saga de juegos aunque encontraba en ella una transcripción nipona del encanto de los films de horror de la Hammer que tanto le gustaban. Con todo, el encargo fue más complicado de lo que él esperaba: a petición del propio Igarashi reescribió el guión hasta cinco veces.

Screenshot 48 Ilustración de Trevor Belmont del manual de instrucciones de 'Castlevania III'

Por otro lado, todo sea dicho, que se buscase llegar a un público adulto desde el principio permitió a Ellis desatarse un poquito más que con sus trabajos previos. Introduciendo en el proceso escenas realmente explícitas.

Debido a que el proyecto se visualizó para tener una duración aproximada de 80 minutos, Warren Ellis visualizó 'Castlevania’, es decir, la adaptación de 'Dracula's Curse', como una historia dividida en tres grandes arcos, presentando a los personajes principales (Drácula, Trevor, Sypha y Alucard) a lo largo del primero.La realidad, por otro lado, es que al año siguiente el proyecto quedó en el temido limbo cinematográfico y las otras dos partes quedaron en el aire. Al menos, hasta 2012.

La adaptación de 'Castlevania' estuvo una década en el temido limbo de las producciones cinematográficas

Si bien Adi Shankar tuvo la oportunidad de participar en 'Castlevania' a través del guión de Ellis poco después de 'Dredd', el cineasta de origen indio-americano decidió declinar inicialmente debido a algo esencial: Shankar consideró que adaptar 'Castlevania III: Dracula's Curse' a través de una producción en acción real sería un error no muy diferente al de otros proyectos basados en videojuegos que se tradujeron en sonoras decepciones para los fans.

Y es ahí donde entra en juego el último de los elementos clave: el director Sam Deats y Powerhouse Animation Studios.

Trevor Belmont Referencias de color para el personaje de Trevor

El estudio de animación tejano comenzó a negociar con una ya mucho más poderosa Netflix la posibilidad de adaptar el guión de Ellis aprobado por Konami e Igarashi, haciendo que todos los agentes anteriores (incluidos Frederator Studios,  Warren Ellis y el propio Shankar) elaborasen una primera temporada de apenas cuatro capítulos de duración.

Las referencias, más allá de los juegos de ‘Castlevania’ y el estilo visual de Ayami Kojima, serían otros animes como 'Ninja Scroll' o 'Vampire Hunter D', más o menos en sintonía con lo que se buscaba ofrecer en pantalla. Y visto el resultado final, todos estaban en lo cierto.

Los cuatro primeros episodios de ‘Castlevania’ se estrenaron en julio de 2017 (diez años después de que comenzase la iniciativa) y consiguieron una renovación instantánea duplicando la cantidad de episodios y ambición visual. Cerrando, de manera excepcionalmente satisfactoria los acontecimientos del videojuego 'Dracula’s Curse' en los episodios finales. Y, a la vez, alineando piezas de cara a lo que está por venir.

Dracula's Curse: el arte de asentar una línea cronológica

Screenshot 15 Imagen de portada de ‘Castlevania III: Dracula's Curse’ , con Trevor Belmont y Sypha Belnades

Publicado en 1990, el videojuego ‘Castlevania III: Dracula’s Curse’ es una precuela jugable cuyos acontecimientos tienen lugar  215 años antes de las anteriores entregas de ‘Castlevania’ en NES. Y pese a que no encabeza la cronología de la serie, es el punto de inicio perfecto desde el que desplegar los destinos del linaje Belmont y el mismísimo Vlad Drácula Tepes.

Tanto el juego como la primera temporada de ‘Castlevania’ en televisión nos trasladan la región de Valaquia durante el año 1476, un periodo oscuro en el que el conde Drácula ha comenzado a devastar Europa a través de su ejército de criaturas de la noche y otros seres malvados. Su plan: exterminar la humanidad.

Screenshot 57 Mapa con todas las zonas de ‘Castlevania III: Dracula’s Curse’ (y las dos primeras temporadas de la serie)

Si bien en el videojuego de 1990 no es necesario introducir una razón para ello (pese a que Konami se volcó en dar un contexto al juego) el guión de Warren Ellis ofreció un interesante transfondo para la ocasión: Drácula estaba desatando una colérica venganza contra la humanidad, la cual había condenado a muerte a Lisa Tepes su amada mujer y la mortal que consiguió insuflar humanidad en el corazón del señor de los vampiros.

Screenshot 59 Imagen del prólogo de ‘Castlevania III: Dracula's Curse’

En ese oscuro contexto aparece Trevor Belmont, el último descendiente del casi extinto clan cazadores de monstruos, exiliados debido al temor de su sobrenatural fuerza.

Y si bien en la serie su intervención en los acontecimientos es debida a una sucesión de eventos, en ‘Dracula’s Curse’ acude a su destino y accede al castillo del enemigo ante un llamado desesperado de aquellos que condenaron a los Belmont en el pasado.

Mv5bowu5ntizmjutmtgzos00m2i5lweyztatztm2ytniogy3ndg3xkeyxkfqcgdeqxvynzgxmzc3otc V1 Sx1777 Cr0 0 1777 999 Al

A lo largo del juego, Trevor desatará una purga demoníaca a golpe de látigo, enfrentándose a contra toda clase de monstruos y criaturas de la noche. Y no estará solo: tendrá la posibilidad de reclutar hasta tres aliados:

  • Sypha Belnades, una poderosa hechicera capaz de conjurar a los elementos.
Screenshot 53
  • Alucard, el hijo de Drácula cuyas habilidades vampíricas no han eclipsado el generoso corazón de su madre humana.
Screenshot 55
  • Además, en ‘Dracula’s Curse’ aparece Grant Danasty, un pirata de enorme movilidad que fue descartado de la serie desde los libretos de 2017, aunque se le hace cierta alusión en el inicio de la tercera temporada.
Screenshot 54

Sería injusto llegar a este punto sin darle un enfoque necesario: en el ‘Dracula’s Curse’ de NES se establecen las primeras conexiones de la saga con la obra de Bram Stoker, pero también hay muchos homenajes realmente especiales, como el nombre de Alucard (originario del filme 'El Hijo de Drácula' de 1943) o que el apellido del descartado Grant Danasty se basa en un linaje que en la vida real estuvo enfrentado al del verdadero Drácula.

Tras atravesar las tierras malditas y explorar concienzudamente el Castillo de Drácula, 'Dracula’s Curse’ pondrá a prueba nuestros pulgares enfrentándonos al temido señor de los vampiros. Eso sí, al tratarse de una precuela es de lógica que ni el mal ni las amenazas acabarán extinguidos del todo. Y eso es algo bueno, tanto para el jugador como para el espectador.

La 'Castlevania' de Netflix frente a la que pudimos jugar en nuestras NES

Castlevania

Como comentamos, la serie de ‘Castlevania’ no busca seguir punto por punto (o pixel por pixel) lo acontecido en el ‘Dracula’s Curse’, aunque las referencias, lugares y acontecimientos que se van revelando a lo largo de los capítulos tienden lazos con el cartucho de la NES.

Desde el combate contra el poderoso Cíclope antes de liberar a Sypha hasta piezas musicales extraídas de varios de los juegos de la saga en la segunda temporada. Lo cual incluye, entre otros factores, la aparición temprana de personajes que tendrán un rol mayor en juegos posteriores y, por extensión, en futuras temporadas animadas.

Nos referimos a Hector, un Maestro de la Forja capaz de crear criaturas de la noche, a quien podemos ver al servicio de Drácula en la segunda temporada y que, junto a Trevor, está llamado a liderar los acontecimientos argumentales mostrados en ‘Castlevania: Curse of Darkness‘

hector

Por otro lado tenemos a Isaac, el contrapunto de Hector tanto en la serie animada como en ‘Curse of Darkness‘, a quien ya podemos ver dando forma a su propio ejército de monstruos durante el desarrollo de la tercera temporada.

Isaac

Además de estas dos apariciones tempranas, durante la segunda y la tercera temporada se nos presenta a la ambiciosa Carmilla, quien curiosamente debutó en 'Castlevania II' en los videojuegos (aunque tendría mucho más peso en juegos posteriores a 'Dracula's Curse' como 'Rondo of Blood', las dos entregas de 'Lords of Shadow' y un ‘Circle of the Moon’ que nos permitirá viajar al castillo de la vampira mostrado en la serie.

Carmilla

Sobra decir que del paso del videojuego a la serie animada se hicieron cambios. Algunos más justificables que otros, pero la mayoría no demasiado acusados: se le dio peso y motivación a Drácula, se tomó prestado el Alucard de ‘Symphony of the Night’ (y su semblante melancólico) para la ocasión y se reservaron muchos elementos para poder desplegarse mejor y con más tiempo en el futuro.

Y en lo referente al aspecto de los protagonistas, estas dos imágenes hablan por sí mismas:

Screenshot 60 Carátula japonesa de 'Castlevania III' con los diseños originales de Trevor, Sypha, Alucard y Grant
Castle Fotograma de la segunda temporada de 'Castlevania', la serie de Netflix, con los rediseños estilizados

Sin embargo, el nuevo desafío de cara al proyecto animado de 'Castlevania' ya no reside en encontrar el tono, la ambientación o asentar los personajes de cara al público. Las tres primeras temporadas han cimentado muy bien aquello. Sino el modo de encauzarnos a lo que está por llegar, siendo en conjunto una transición hacia ‘Castlevania: Curse of Darkness’.

La tercera temporada de 'Castlevania' alinea la trama hacia los acontecimientos del videojuego 'Curse of Darkness' de PS2

Lanzado en 2005 para PS2, ‘Castlevania: Curse of Darkness’ nos lleva a la Europa de 1479, tres años después de los sucesos de ‘Castlevania III: Dracula’s Curse’, para presentarnos un mundo en el que la maldición de Drácula continúa expandiéndose entre los humanos, incluso tras la caída del señor de los vampiros.

Screenshot 50

Sin entrar en demasiados detalles argumentales, un Héctor rehabilitado de sus días al servicio de Drácula iniciará una venganza tras una dolorosa pérdida: Isaac, el otro gran Maestro Forjador, provocó el asesinato de su prometida, obligándole a regresar a las mismas tinieblas de las que se había alejado años atrás.

Mv5byzq3ywzmotetzty4oc00yznhlthlnjmtywvknta1ywflzdgwxkeyxkfqcgdeqxvynzgxmzc3otc V1 Sx1777 Cr0 0 1777 999 Al A nivel visual, el personaje de Isaac fue completamente rediseñado para la adaptación de Netflix

En la cronología de la saga de Konami, ‘Castlevania: Curse of Darkness’ es la continuación directa de ‘Dracula’s Curse’ y todos los elementos mostrados a lo largo de la tercera temporada animada nos dirigen hacia esa dirección de cara a los futuros capítulos. 

Sin embargo, también hay interesantes posibilidades a la hora de expandir la trama.

  • Por un lado, a través de una precuela en la que se nos presenten los acontecimientos de ‘Castlevania: Lament of Innocence’, cuyo protagonista -Leon Belmont- hace una sutil aparición en uno de los cuadros de la biblioteca del clan Belmont, en la segunda temporada.
Screenshot 49 Retrato de Leon Belmont según nos es presentado en 'Castlevania'
  • Por otro, el personaje de Alucard puede reclamar todo el protagonismo si, tras los acontecimientos de la tercera temporada, se decide dar un generoso salto temporal que nos lleve a 1797 y, en consecuencia, a ‘Castlevania: Symphony of the Night’.
Alucard Alucard tomará el relevo a los Belmont en algunas de las entregas más aclamadas de la saga de videojuegos de Konami

Las posibilidades están ahí, y tenemos claro que hay material para muchas temporadas más de ‘Castlevania’ en Netflix. Pero también para otras excepcionales adaptaciones.

Qué es el Bootleg Universe y qué podemos esperar

Screenshot 51

La buena acogida de la serie de animación de ‘Castlevania’ no solo ha garantizado su continuidad más allá de la trama de ‘Dracula’s Curse’, sino que la ha convertido en el buque insignia del Bootleg Universe, el particular sello de Adi Shankar dedicado a sus pasiones juveniles. Una suerte de universo cinematográfico que, por cierto, se seguirá expandiendo en Netflix.

La iniciativa Bootleg Universe nació en 2012, mucho antes de que se estrenase el primer capítulo de ‘Castlevania’, como una serie de cortometrajes animados y de acción real en el que, de manera no oficial, Shankar experimenta (o juega) con sus personajes favoritos de la cultura popular, llevándolos a su terreno desde el punto de vista creativo.

A veces se trata de versiones retorcidas de personajes muy conocidos, en ocasiones rozando la sátira, y en otras una suerte de mundos alternativos. Eso sí, el objetivo en todo caso -más allá de dar rienda suelta a la imaginación como cualquier fan, es no dejar indiferente al espectador.

Si bien los primeros cortometrajes del Bootleg Universe se pueden encontrar en YouTube fácilmente, ‘Castlevania’ supone el salto de calidad de la iniciativa: Shankar y Netflix Original Series se encuentran desarrollando nuevas series basadas en videojuegos bajo ese mismo sello, incluyendo ‘Assassin’s Creed’, ‘Devil May Cry’ y la joya indie ‘Hyper Light Drifter’.

Dracula Alucard frente a los enormes engranajes del castillo de su padre

Un filón encontrado a base de maleficios, conjuros y latigazos —los de Trevor Belmont, claro— que se comenzará a desplegar justo a tiempo para contrarrestar la expansión del Universo Cinematográfico de Marvel desde Disney +. ¿Suficiente reclamo? Bueno, Netflix cuenta con la atención de los apasionados por los videojuegos, y eso ya es mucho.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios