Compartir
Publicidad

Edición USA: Los triunfadores y los perdedores de la temporada

Edición USA: Los triunfadores y los perdedores de la temporada
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La temporada televisiva de las networks ya ha terminado. ‘Modern Family’, ‘Nashville’ y ‘Chicago Fire’ dieron sus últimos coletazos el pasado miércoles y salvo ‘Hannibal’ y ‘Revolution’ todas las series de invierno ya se han despedido. Ahora, con las cifras de audiencia sobre la mesa, ya se puede determinar quienes han sido los ganadores y los perdedores de la temporada, qué series rindieron mejor de lo esperado y cuáles fueron una decepción para los canales que las emitían (y no necesariamente todas han sido canceladas).

Los reyes de ‘The Big Bang Theory’

Parece mentira que hubiera un momento en la historia en la que Leonard y Sheldon casi desaparecieron de la televisión. Era su primer año, la huelga de guionistas azotó la televisión americana y las cifras de 'The Big Bang Theory' no les garantizaban volver otro año, sobre todo porque la CBS les pone el listón muy alto a sus ficciones nuevas. Por suerte para ellos dos y también el canal, regresaron y se popularizaron, llegando a convertirse en los reyes de la TV en abierto. Este año se han despedido con más de 15 millones de espectadores y un 4.8 en los demográficos, cuatro décimas más que el año pasado y con picos más altos durante el transcurso de la temporada. Si encima le sumamos que ‘Modern Family’ ha pegado un buen bajón esta primavera, está claro que nadie le tose a este par de frikis.

Zombies, dragones y el servicio

La Khalessi también reina entre el público.

Una media de 11,4 millones de espectadores para una serie de cable es una verdadera locura. Ni la granja de Herschel provocó que el público huyera en masa de cara a la tercera temporada y ‘The Walking Dead’ regresó batiendo récords, respecto a si misma y también de la TV en general. Ningún drama había llegado a los seis puntos en los demográficos desde que un tipo entró con un rifle en el hospital de ‘Anatomía de Grey’ hace tres años y así se consolidó como la serie-evento de la televisión. Y la batalla entre ella y ‘Juego de Tronos’ era humo. No solamente juegan en ligas distintas (HBO tiene una base de suscriptores y, por lo tanto, se encuentra en muchísimos menos hogares) sino que los Stark también han tenido su momentum y están superándose a sí mismos, cosechando máximos de audiencia durante esta primavera y colocándose en el segundo puesto de la televisión de cable. Y no nos olvidemos del furor que despierta ‘Downton Abbey’ en EE.UU. Su final de temporada tuvo ocho millones de espectadores y ha puesto a PBS en el radar de la crítica y del público aficionado a la ficción británica.

El escándalo de Olivia Pope

Shonda Rhimes puede que despidiese ‘Private Practice’ en invierno y que ‘Anatomía de Grey’ haya bajado a mínimos durante la presente temporada, pero puede celebrar dos hitos: que los cirujanos cumplirán una década en televisión el próximo año y que su serie más joven, ‘Scandal’, se ha convertido en la revelación de la temporada. Después de estrenarse el anterior midseason con unos datos flojísimos que daban a entender que vivía de las rentas de Meredith Grey, este año enganchó con una trama bastante loca y el atentado a la vida del presidente Fitzgerald Grant. Y llegó algo que era imposible de predecir cuando la renovaron para una segunda temporada: en los últimos capítulos hasta superó a ‘Anatomía de Grey’ con 9,1 millones de espectadores y 3.2 puntos entre el público anhelado por los anunciantes. El único fenómeno de audiencia de la televisión en abierto y que probó que confiar en una serie puede dar sus frutos.

El canal History

'Vikings', una de las sorpresas de la temporada.

Y otra victoria que viene del cable. De un canal que hace pocos años era conocido porque sólo emitía documentales sobre la II Guerra Mundial, que probó las mieles del éxito gracias a realities como ‘Swamp People’ y ‘Pawn Stars’ y que lleva un año intentando abrirse camino en el terreno de la ficción propia. La miniserie con Kevin Costner ‘Hatfields and McCoys’ fue un pelotazo el mayo de 2012 (14 millones de espectadores vieron el desenlace) y esta cuaresma repitieron éxito con ‘The Bible’ (13 millones), que sirvió para lanzar ‘Vikings’. Y esta producción sobre los guerreros y saqueadores escandinavos también voló sola, gustó a la crítica, renovó para una segunda temporada y tiene el honor de ser la primera serie de la historia de History.

La NBC

Al leer estas siglas, podéis imaginar que hemos entrado en el apartado de los perdedores. Los Juegos Olímpicos del verano no la ayudaron a ganar público para el otoño; despidió una vaca sagrada como ‘The Office’ sin encontrarle relevo; la gran apuesta de Robert Greenblatt, ‘Smash’, se estampó en su segundo año; y las series que emitían a después de su único éxito, ‘The Voice’, no lograron hacerse suya la audiencia. Sólo hay dos notas positivas: ‘Parenthood’, en la que el canal no confiaba en exceso, se mantuvo cerca de los dos puntos en los demográficos y ‘Chicago Fire’, cuyo primer tráiler apuntaba muy malas maneras, fue un pequeño éxito (bueno, no quedó en ridículo que ya es mucho). Y es que qué podíamos esperar del canal que quería que la estrella del canal fuera un mono.

Matthew Perry

Matthew Perry.
Un 'series killer' en toda regla.

Lo siento pero era demasiado tentador dedicarle un apartado entero. Su primer proyecto televisivo después de ‘Friends’, la ambiciosa ‘Studio 60’ de Aaron Sorkin, fue cancelada tras su primera temporada en 2007. Volvió cuatro años más tarde al terreno de la comedia con ‘Mr Sunshine’ y se quedó en una mini-temporada de 13 episodios. Y, finalmente, este año se ha vuelto a dar de bruces con ‘Go On’, que la NBC fingió que era un éxito porque se emitía después de ‘The Voice’ y que, cuando la dejaron sola, no la vio ni Perry. La definición de Series Killer.

Los domingos de ABC

El cuento ‘Once Upon a Time’ puede que fuera un relato de éxito durante su primer año, convirtiéndose en una serie revelación y unas audiencias muy buenas (siempre alrededor de los diez millones y con más de 3 puntos), pero esta temporada la historia ha sido otra. Le llovieron las críticas negativas y un tercio de su público la abandonó, perdiendo el momento y ayudando al desgaste de ‘Revenge’, que cambiaron de franja y cuya sequía creativa también le provocó un notable bajón. Su renovación por debajo de los seis millones demuestra que el canal tuvo en cuenta que fue su sorpresa de la anterior temporada y todavía confiaban en ella. Y ni hablemos de las series que emitieron a las diez de la noche. Nadie se acuerda de ‘666 Park Avenue’ y ‘Red Widow’ ahora que están muertas.

‘The Mindy Project’

La llegada de Kaling no fue especialmente sonada.

Mindy Kaling habrá recibido el encargo de escribir otra temporada de su nueva serie pero esto no significa que haya sido un éxito. Sólo demuestra en qué estado se encuentra FOX, que ha renovado ‘The Mindy Project’ con alrededor de 2,5 millones de espectadores. El canal está más preocupado en darle fuelle a sus franquicias musicales, ‘X Factor’ y ‘American Idol’, ya que su modelo de negocio siempre se ha basado en tener un programa potente en la parrilla que ayude a los demás. Y, ahora que estos programas no funcionan según lo esperado, todo se les está yendo al garete. Incluso ‘Glee’ ha anotado mínimos y su único alivio es que ‘The Following’ ha sido el único éxito del midseason entre las networks.

En ¡Vaya Tele! | Edición USA: El estado de la nación, cadena a cadena

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio