Publicidad

'House of Lies' se encuentra por fin a sí misma

'House of Lies' se encuentra por fin a sí misma
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Showtime siempre se ha caracterizado por escoger temáticas extrañas sobre las que giran la mayoría de sus series. 'House of Lies' es un claro ejemplo de ello. ¿Quién iba a comprar una serie sobre consultores? Pues pocas cadenas y, sobre todo, pocos telespectadores. Aún así, la cadena de cable se atrevió a lanzar esta serie con Don Cheadle y Kristen Bell como grandes cebos hace tres años y, aunque le ha ido bastante regular en los anteriores, esta tercera temporada de 'House of Lies' es la que está subiendo el listón.

No echemos las campanas al aire todavía. La serie sobre el mundo de la consultoría ha estado en la cuerda floja durante dos año y pese a que este año está mejorando, no ha sido una subida espectacular aunque quizás suficiente. ¿Qué ha cambiado esta temporada con respecto a las anteriores? Sencillo: el argumento. En las dos temporadas anteriores la serie se cansó de mostrarnos los saltos que daban los consultores de empresa a empresa, soltándonos de vez en cuando términos macroeconómicos que no interesaban y, menos de vez en cuando, mostrándonos algo de la vida personal de los personajes. Esta temporada ha dado todo la vuelta

Con la creación de una nueva empresa dirigida por Marty Kaan 'House of Lies' ha encontrado el equilibrio en su argumento. Pese a que aún tenemos todo el mundo empresarial y consultor, en cada escena se entremezclan diálogos personales y tramas que realmente interesan. Este cambio unido a que estamos ya acostumbrados al estilo de la serie y conocemos a los personajes, hace que el visioando de cada episodio sea mucho más agradable y te apetezca ver el siguiente para saber lo que va a ocurrir a continuación. Una sensación que quiere provocar cualquier serie en el telespectador, está claro.

Atrás han quedado los tumbos de Jeannie con Marty que aburrían hasta las piedras, los problemas con la ex mujer loca ahora han cobrado sentido y tanto Doug como Clyde ahora parecen de verdad, cada uno con sus problemas y sus sentimientos hacia la vida que los hacen comportarse de diferentes manera. Tenemos ahora un argumento simple, directo y que se ve hacia donde va y eso es de agradecer. Se le puede achacar a 'House of Lies' la tardanza en encontrar este ritmo, pero ya se sabe lo que ocurre con las series de cable, nunca se puede asegurar que lleguen a alcanzar pulsar ese botón que hace que te conquiste.

¿Vale la pena retomar 'House of Lies' si la has abandonado? Yo diría que sí. Tanto Don Cheadle como Kristen Bell esta temporada están estupendos, llevando la interpretación de sus personajes a un nuevo nivel que yo personalmente encuentro interesante. Queda menos de media temporada de esta tercera, veremos por dónde sale ahora la serie y cómo remata todo el lío en el que se acaba de meter. Pero al menos ya podemos decir que 'House of Lies' es una serie que merece ser vista. Y eso ya es un avance.

En ¡Vaya Tele! | 'House of Lies', consultoras y sexo a partes iguales

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir