Compartir
Publicidad
La importancia de llamarse Leslie Knope
Series de ficción

La importancia de llamarse Leslie Knope

Publicidad
Publicidad

Tenemos que recordar qué es lo importante en la vida: amigos, waffles y trabajo. O waffles, amigos o trabajo... pero el trabajo siempre en tercer lugar.

El canal NBC logró hacer una nueva muesca en nuestros corazones con una serie como 'Parks and Recreation', que debutó en 2009 y que, durante 7 temporadas, acompañó esos momentos en los que buscábamos reír a carcajadas. Y una de las culpables del enganche de los espectadores, fue una rubia llena de energía (y waffles) a la que nunca podremos olvidar.

La humorista Amy Phoeler está en la lista de las actrices cómicas más queridas. Y no es nada fácil. Pareciera que una chica lo tiene complicado para hacer humor y llegar al público mayoritario, pero ella, surgida de la estupenda cantera del 'Saturday Night Live', lo ha logrado. Y se ha llevado el reconocimiento de la crítica, al conseguir un Globo de Oro en 2014 por su papel.

Leslie, la amiga de todos

Parks

Leslie Knope es encantadora. Es noble, leal, honesta, amiga de sus amigos. Es un ser de luz que brilla como nadie en un mundo de turbios intereses. Para ella, seguir fiel a sus principios (que son muchos) es primordial para continuar levantándose cada día con una sonrisa y salir al mundo con paso firme y decidido.

Ahora podríamos preguntar dónde está la gracia de este personaje, que parece irradiar tanta perfección. Si habéis visto 'Parks and Recreation' sabréis que Leslie es cualquier cosa menos perfecta. Es una mujer torpe, que no puede evitar meter la mata y a la que su buenísima voluntad juega malas pasadas.

Pero si la queremos es porque está loca. Tiene esa alocada pasión de algunas personas que se contagia, a la que no podemos resistirnos a pesar de que sepamos que están a punto de cometer algún disparate. Su fuerza está en su entrega, en su forma de ayudar a los demás, tanto que, a menudo, cae del otro lado del burro y su auxilio se convierte en una pesadilla. Y la adoramos porque es intensa, porque representa nuestras obsesiones y un deseo de que el ser humano sí pueda ser mejor y merezca nuestra fe.

Leslie, la política

Knope

En esta sitcom sobre política local, no podemos dejar de hablar de un enclave tan peculiar y terroríficamente divertido como es Pawnee. El hogar de Leslie y por el que estaría dispuesta a entregar su alma. Leslie ama Pawnee, esa ficticia ciudad en la que los murales que recuerdan las matanzas a los nativos americanos presiden los despachos más oficiales.

Y si hay algo que Leslie ame más que a Pawnee, ese es el trabajo. No es que sea una adicta, esa palabra se queda corta para definir a nuestra protagonista. Cuando se inicia la serie, Leslie es la subdirectora del Departamento de Parques de esta ciudad de Indiana y lo da todo en cada una de sus actividades. Se toma su puesto tan en serio como si fuera la mismísima Presidenta de los Estados Unidos.

Desde ese primer momento en que conoce a una Ann que ha sufrido las consecuencias de vivir al lado de un enorme agujero, la serie parodia toda la parafernalia administrativa que es capaz de atascar la vida de las personas en lugar de hacerla avanzar. Menos mal que tenemos a nuestra heroína. Leslie no sabe lo que es rendirse y, para nosotros, es una gozada verla luchar por cada una de sus causas como si le fuera la vida.

En ¡Vaya Tele! | La importancia de llamarse

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos