Compartir
Publicidad
La importancia de llamarse Peggy Olson
Series de ficción

La importancia de llamarse Peggy Olson

Publicidad
Publicidad
Actualización: Ojo spoilers

Soy Peggy Olson y quiero fumar marihuana.

Pronto hará un año que nos despedimos para siempre, pero los que hemos amado 'Mad Men' no podemos evitar volver a ella una y otra vez y deleitarnos con sus escenas, sus diálogos, sus personajes... En una producción donde Don Draper era el protagonista, había un gran grupo de secundarios dispuestos a hacerle sombra.

Aunque decir que Peggy Olson es una secundaria... casi hasta nos parece sacrilegio. El personaje interpretado por Elizabeth Moss para la serie de AMC se convirtió en uno de nuestros favoritos con esa personalidad, esa brillantez y ese trabajo duro por el que siempre apostó. Hoy queremos recordarla y tratar de evitar que se nos escape alguna lagrimita. ¿A dónde van los grandes personajes cuando una serie se acaba?

Una secretaria como pocas

Peggy Olson

¿Soy la única que puede trabajar y beber a la vez?

Una tímida secretaria llega a su primer día de trabajo. Aunque aún nadie lo sabe, es inteligente, despierta y leal y tiene mucho que dar para quien sepa verlo. En una serie como 'Mad Men', en la que los hombres se robaban contratos usando complicadas reflexiones y bebiendo más de lo que su hígado podía soportar, las mujeres tuvieron un importante papel.

La sociedad de los años 60 era un complicado maremagnum en el que las chicas eran consumidoras a las que había que seducir como clientas y, al mismo tiempo, suponían lindos objetos a los que no se quería perder. Así, para una mujer, despuntar en su trabajo por méritos propios y alzarse por encima de las demás, conseguir ser publicista, demostrar que sus ideas eran tan buenas (o mejores) como las de cualquier creativo era más que difícil, todo un imposible.

Pero Peggy, con su callada tenacidad, esa que también sabía dar golpes maestros de vez en cuando, les enseñó que una cesta de besos podía ser una gran campaña, se convirtió en la primera redactora de la empresa y siguió creciendo, hasta auparse como un nombre fundamental para la marca, para Don, para Pete, para Ted... porque si hay talento, no importa de qué sexo viene.

La mujer (no) desubicada

Peggy Survivor Lead

Si no te gusta lo que dicen, cambia la conversación.

En la época, una mujer tenía que ser bonita, refinada, ocurrente pero comedida, y sobre todo, una estupenda madre y esposa. Y como Peggy lo que quiere es triunfar como profesional, se convierte en un ser extraño, cuya soltería es vista como una rareza, incluso por parte de su propia familia. Nunca olvidaremos los inicios de su trama, cuando tiene ese hijo secreto al que, digámoslo claro, repudia completamente.

Su madre mira con horror en qué tipo de mujer se ha convertido "una de esas chicas" y lo peor, es que todos sabemos a lo que se refiere, sin que nos hagan falta explicaciones. Pero, lo mejor, es que Peggy lucha contra los estereotipos sin siquiera saberlo, simplemente, está determinada a seguir un camino que sabe que puede recorrer pero que muy bien.

Rosa romance

Mad Men

¿Por qué cada vez que un hombre te lleva a comer, eres el postre?

Y luego, está el amor, claro. Una de las mejores cosas de 'Mad Men' es que Peggy y Don nunca traspasaron la línea de la amistad, algo que les hizo más cómplices y colegas, más fuertes. Pero eso no quiere decir que Peggy no sufra, porque ella es soñadora y apasionada, lo que se traduce en que es capaz de colgarse del tipo más inadecuado en el peor momento.

Ese primer romance con Pete nos dejaba una turbia sensación de "ese chico no te merece", su divagar, en busca de un hombre que le complementara y que cumpliera con ciertas premisas románticas, le lleva a dejar a su eterno novio por su nuevo jefe, en una decisión que, se veía venir, no sale bien. Su trama evoluciona por un interesante derrotero: una mujer triunfadora que, mira por donde, descuida todos los demás aspectos de su vida y se encuentra pero que muy sola. Menos mal que entra en juego Stan, quien, en realidad, ya era como su pareja en la oficina. ¿No echáis de menos sus discusiones?

En ¡Vaya Tele! | La importancia de llamarse

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos