Publicidad

'Modern Family' sigue con un gran nivel

'Modern Family' sigue con un gran nivel
7 comentarios

Publicidad

Publicidad

Os voy a confesar una cosa. Si bien 'Modern Family' es una de mis sitcoms favoritas he descubierto que no me pasa nada si no la veo. De hecho la temporada pasada me pasó que fue una de las series que por horarios dejé de ver semana a semana a ritmo USA hasta el punto con que me encontré en Neox un episodio que todavía no había visto. No sé si me pasará en esta quinta temporada que acaba de comenzar, pero no será por desgana ya que la serie sigue siendo fantástica.

'Modern Family' volvió este septiembre con un episodio que nos muestra cómo les fue al clan Pritchett justo antes de las vacaciones (grande ese plan de los Dunphy para cuadrar los viajes de los niños para tener días libres) para luego pasar en el segundo episodio a la vuelta al cole. Una estrategia que ya probaron al comienzo de la cuarta, presentándonos así, una de las tramas que veremos a lo largo de la temporada.

Así la nueva temporada de 'Modern Family' toma como punto de partida la aprobación definitiva del matrimonio entre personas del mismo sexo en California, con Cam y Mitchell prometiéndose en matrimonio. Por otro lado nos encontramos con los Dunphy afrontando nuevos retos laborales (la nueva aventura inmobiliaria de Phil, Claire comenzando a trabajar para su padre), los muchachos siguen creciendo (ojo con Luke), Gloria y Jay siguiendo con sus cosas...

Si bien la serie ha vuelto en plena forma hay que reconocer que Steven Levitan, Christopher Lloyd y compañía siguen sin pulir ciertos gags, de hecho en algunos casos han ido a peor cuando no al simplismo y a la obviedad. 'Modern Family' se mueve, desde su piloto, entre dos aguas: Por un lado está en la escuela de la nueva sitcom del siglo XXI, pero por el otro no renuncia al legado del género familiar. Y es una cosa que se nota, sobre todo, cuando tratan temas "inapropiados".

Y en estos primeros capítulos de la quinta temporada ejemplos no nos han faltado: Desde la conversación entre Jay y Manny a las puertas de los juzgados el día de la aprobación del matrimonio homosexual en California hasta la emboscada de las madres solteras a Phil en el supermercado. Chistes demasiado marcados, gags muy obvios y que de tan visibles y evidentes pierden la gracia.

Pero quitando estos momentos hay que reconocer que 'Modern Family' sigue entregando cada semana veinte minutos maravillosos. Y en estos primeros episodios de la temporada demuestran que siguen siendo el ejemplo de cómo hacer una buena sitcom familiar hoy en día. De momento han comenzado bastante bien intentando no estancar a unos personajes perfectamente establecidos desde la primera temporada. Que mantengan el nivel o que bajen ya es cuestión de los guionistas.

En ¡Vaya Tele! | La quinta temporada de 'Modern Family' dice Sí, pero ¿a qué pregunta?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios