Compartir
Publicidad

Museo de cabeceras: 'Lost'

6 Comentarios
Publicidad


Serie: ‘LOST’
Cadena: ABC
Música: J.J. Abrams

Cuando escribí mi primer post para esta sección ya comenté que en las cabeceras prefiero el punto medio: no quiero que me de tiempo a hacerme la cena antes de que termine ni que desvelen el 80% de la serie sólo en el opening, pero tampoco me gusta que se lo gestionen en lo que dura una ráfaga. Con una excepción: esta ausencia de cabecera (al menos, de cabecera "al uso") que, a día de hoy, me sigue poniendo los pelos como escarpias. Es el propio Abrams el encargado de componer esta pieza como ha hecho con los temas principales de casi todas sus series, desde la tierna 'Felicity' hasta 'Fringe'.

En el caso de 'Lost', el minimalismo no responde a una moda ni a un capricho estético, aunque sí es cierto que nos desconcertó por la ausencia de música (aunque sí hay sonido), imágenes o cualquier referencia al reparto o a los creadores. Este opening está pensado para introducirnos casi de inmediato en esa atmósfera de misterio que envuelve a la serie, mientras nos adentramos al mismo tiempo en el título, que avanza hasta salirse de foco. Tiene la cualidad de inquietarnos, como pasaba con cada sonido (el humo negro, las notas agudas de un arpa en las escenas de más suspense, los susurros) que ambientaba la serie. Abrams quiso con esta intro homenajear a una de las fuentes de las que bebió durante su infancia y que inevitablemente influyó a 'Lost': 'The Twilight Zone'; así lo reconoce en esta entrevista que concedió a TV Guide en 2006.

Lo más curioso del tema es que, pese a que los losties se empeñen en ver teorías en ella, como todo en 'Lost', la cabecera de la serie no sigue, como algunos afirman, el patrón matemático que estableció Pitágoras para la música. Más bien fue casi improvisado. Después de descartar todas las propuestas de ABC, a Damon Lindelof y Carlton Cuse les gustó mucho más la que había hecho J.J. Abrams utilizando su propio portátil (con un programita para mezclar sonidos y, probablemente, After Effects o algún software similar) justo antes de presentar el piloto. Sólo estaba "jugando a las cabeceras", inspirándose en la intro de 'The Twilight Zone', cuando resultó tener la solución en sus manos.

En ¡Vaya Tele! | Museo de cabeceras

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio