Compartir
Publicidad
Publicidad

'Once upon a time', ¿el mayor cuento jamás contado?

'Once upon a time', ¿el mayor cuento jamás contado?
Guardar
43 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Pocos estrenos de esta temporada han llamado mi atención. Algunos me han hecho reir medianamente como ‘New Girl’ o ’2 Broke Girls’, algunos me han entretenido ligeramente como ‘Pan Am‘, y otros han llamado mi atención por su rareza como ‘American Horror Story‘. Pero ninguno de ellos me había atrapado, fascinado y enganchado como lo ha hecho ‘Once upon a time’, la serie de ABC que nos transporta a un mundo fantástico de cuentos de hadas. Y si encima de ser buena serie y gustarme, está teniendo buena audiencia y no debo temer su cancelación, ya no puedo estar más contento.

Para quien no la haya visto, ‘Once upon a time’ cuenta la historia de Emma Swan, una mujer perdida en la vida que un día recibe la visita de un niño, su hijo al que dio en adopción, que llega con un mensaje extraño y difícil de creer: ella es una elegida y deberá librar a un grupo de gente de una maldición. Esa gente no son sino los personajes de numerosos cuentos conocidos por todos, que debido al maleficio que les echaron viven en una realidad paralela, nuestro mundo, en un pueblecito de Maine llamado Storybrooke donde su vida es anodina, infeliz y desconocen su auténtica naturaleza y origen.

Otra visión de los personajes de siempre

Con esta premisa fantástica comienza una narración sobre la lucha de liberación de estos personajes, el despertar de estos seres fantásticos liderado por Emma y su hijo. El piloto tiene la principal virtud de introducirnos de lleno en la historia y el mundo fantástico de la serie sin que tengamos la sensación de estar ante un producto “muy de género” y accesible a un público reducido. Todo lo contrario, deja claro que es una serie para todos los públicos, para ver en familia, con niños, siendo perfecta para una cadena como ABC y un horario como es el de las 8 del domingo. Peca tal vez por esto de ser algo ñoña, pero a mi de momento no me resulta un problema.

La magia reside en mostrarnos esta nueva versión de los cuentos que todos conocemos, involucrado a sus personajes en este llamativo mundo dual. Lo que no me convence especialmente es la figura de la protagonista, ni empatizo con la actriz Jennifer Morrison ni comprendo bien su posición en la serie, pues se debate entre no creer lo que su hijo le dice y actuar fervientemente como si sí lo hiciese. Esto lo vi muy de manifiesto en el segundo episodio, cuando me parecía fuera de tono la gran lucha entre Emma y la malvada alcaldesa Regina en el mundo real, siendo muy maniquea para tratarse de personas que no están implicadas en la lucha abierta que sí se mentiene en el mundo fantástico. Lo bueno es que esto se suavizó en los siguientes episodios y ganando en coherencia.

snow-white.jpg

Y hablando del personaje malvado, interpretado por una grandiosa Lana Parrilla, he de decir que es un acierto, tanto en su versión real como en la fantástica. Pero si hay un personaje que ha ganado mi corazón, es sin duda el de Blancanieves. Ya amaba a Ginnifer Goodwin por su personaje de Margene en ‘Big Love’, pero aquí está más adorable si cabe y consigue desde el momento en que aparece que nos posicionemos de su lado, tanto de Blancanieves como de la dulce maestra que vive separada de su amor.

A ella y su historia con el Príncipe Encantador se le dedica el tercer episodio, el que más me ha gustado de momento. Tras dos episodios en los que nos introduce en la historia, el tercer y cuarto capítulo (éste dedicado a Cenicienta) nos muestran que la dinámica de la serie va a ser otra, y que tendrá una naturaleza algo “procedimental”. Mientras avanza lentamente la trama principal en que Emma y su hijo Henry intentan romper la maldición que pesa sobre los habitantes de Storybrooke, cada nuevo episodio revisitará la historia de algún personaje de cuento, contándonos cómo es su vida en la realidad para mostrarnos su pasado en el mundo fantástico, el cual desde luego es el punto fuerte de la serie.

Una serie fantástica de largo recorrido

Al comenzar la serie me dio la sensación de que su premisa no era de largo recorrido, y que quizás sería una historia válida para una miniserie pero sin capacidad de extenderse a lo largo de varias temporadas. Y me equivocaba totalmente. Pues en estos cuatro episodios que llevamos vistos, ‘Once upon a time’ ha demostrado que tiene mucho que contar y que recorremos mucho camino antes de llegar a esa batalla final entre el bien y el mal que ponga final feliz a la historia. Y todo ese camino se promete interesante.

Sí que tengo cierto miedo a que el mundo real actúe como lastre de la ficción. Está claro que producir un capítulo íntegramente basado en el mundo fantástico es inviable en términos económicos y que la parte real actúa en cierto modo de burbuja de oxígeno para llenar de minutos “más baratos”. Y no sería un problema si en esos minutos baratos lo que nos contasen fuesen tan interesantes como en los otros, pero no lo son, o a mí no me lo parecen. Y es una pena que una cuestión económica empeore la serie. Prefiero ver efectos especiales cutres (que ya los tiene a veces) a que haya morralla en las tramas.

rumpelstiltskin.jpg

Es muy curioso y entrañable ver a estos personajes conocidos por todos, y también ver la vuelta de tuerca que nos ofrecen de ellos. Proximamente veremos a otros como Pinocho, la Bella y la Bestia o el Rey Midas, todos ellos envueltos en ese mismo mundo en el que habitan la bruja malvada y Blancanieves. Ver las dinámicas de todos ellos interactuando es siempre interesante, sobre todo si anda por medio Rumpelstiltskin, un poderoso y juguetón duende malo a quien da vida con magistralmente el actor Robert Carlyle. Quedan muchos personajes de cuento por ver, muchas historias que releer y muchos cuentos que contar.

Por eso intuyo que ‘Once upon a time’ tiene mucho que contar, por que se intuye que sabrá enredar en su historia el viaje del héroe, en este caso Emma, con montones de historias complementarias, haciendo de esto un cuento de cuentos, y por tanto, uno de los mayores cuentos jamás contados. Un cuento que cuente todos los cuentos. ¿Serán capaces de mantener este nivel narrativo toda la temporada, o varias, como hasta ahora? Esperemos que sí.

En ¡Vaya Tele! | ‘Once Upon a Time’, ‘Last Man Standing’ y ‘Happy Endings’ consiguen temporada completa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos