Compartir
Publicidad
Publicidad

'Orange Is The New Black' se hace más coral mientras confirma a Piper al frente

'Orange Is The New Black' se hace más coral mientras confirma a Piper al frente
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad
¿Es un asesino a sueldo? Pensaba que era un violador, qué alivio.

La segunda temporada de 'Orange Is The New Black' tenía mucho que demostrar. No porque su primera temporada fuese mala, nada más alejado de la realidad, precisamente por todo lo contrario. Su estructura multicéntrica podía jugarle una mala pasada, la balanza podía decantarse peligrosamente por una u otra historia, dejar de lado a Piper o darle demasiada importancia a su relato, y todo ello sin olvidar las historias de la cárcel. 'Orange Is The New Black' son varias series en una, y orquestar al milímetro todas y cada una ellas para que ninguna chirríe es un trabajo realmente difícil.

Finalmente Jenji Kohan lo ha conseguido, y aunque hay algunas voces que se alzan en su contra, lo cierto es que este segundo envite ha dejado muy buen sabor de boca. Ha confirmado que "Orange" no es la serie de Piper Chapman, pero sí consolida al personaje como el eje del que salen el resto de historias. ¿Podría 'Orange Is The New Black' sobrevivir sin Piper? Probablemente sí, pero perderíamos una parte importante de la serie difícil de rellenar. Su avance este año ha sido indiscutible, presentándonos un personaje diametralmente opuesto al que vimos hace un año, pero con las mismas inseguridades y fallos de antaño.

De Morello a Taystee, el pasado siempre vuelve

El personaje que más nos ha sorprendido este año ha sido, sin atisbo de duda, Lorna Morello. La mujer adorable y risueña de la primera temporada ha resultado ser una auténtica loca obsesiva que pierde la cabeza a la mínima. Su episodio fue, junto al de San Valentín, el mejor de toda la temporada, uno de los pocos que fusionaba la historia de la cárcel con el "flashback" de turno. Ahora bien, ¿quién puede decir que no sigue adorando a Morello después de haber visto este episodio? Sobre el papel, la Lorna de fuera de la cárcel es auténticamente despreciable, pero el extraordinario papel de Yael Stone lo hace imposible. Es perturbadoramente fácil sentirse idenfiticado con ella.

morello.jpg

Otro de los grandes arcos de la temporada en el terreno de lo personal ha sido el de Taystee, a caballo entre su pasado (el de Vee, de quien luego hablaremos) y su presente (con Poussey, entre la amistad y algo más). Su acercamiento a Vee parecía evidente, al fin y al cabo es otra víctima más de ese pasado que vuelve para acecharte, pero su resolución final en contra de ella parece demasiado atropellada y repentina. Litchfield es un lugar que neutraliza tu pasado, donde el resto solo sabe lo que tú quieras contar, pero cuando el pasado vuelve a tu vida en cualquiera de sus formas, es difícil mantener la compostura sin caer en los errores de siempre.

La lucha entre Vee y Red, la muerte en prisión

Desde el primer tráiler de la temporada, sabíamos que Red y Vee tenían un pasado en común, pero no que ese pasado había ocurrido dentro de la propia cárcel, y tampoco el nivel de violencia que adquiría esa relación. Vee ha sido el personaje más odiado de toda la serie; en realidad, el único personaje al que se puede odiar. El resto, más allá de sus errores (no olvidemos que Red casi mata de hambre a Piper el año pasado), ha tenido una suavización en lo que a guión se refiere que nos ha permitido empatizar con ellos de una u otra forma. Vee ha sido el único y verdadero cáncer para las reclusas de Litchfield.

vee_red.jpg

Un año más, 'Orange Is The New Black' vuelve a tratar el tema de la muerte, esta vez desde perspectivas diferentes. Si el año pasado fue una sobredosis lo que acabó con una de las reclusas, esta vez hemos tenido tres muertes diferentes, aunque ninguna confirmada por completo. El cáncer sin tratar y el abandono en la calle por enfermedad mental nos hicieron pensar sobre cuál es el verdadero cometido del sistema carcelario de Estados Unidos (y si realmente esto ocurre solo en la ficción o también en realidad), y fue la muerte de Vee (asumamos que está muerta), la única que realmente dio cierre a un personaje que no podía tener otro futuro.

El auge de algunas historias ha dejado demasiado de lado a otras que estuvieron en cabeza hace un año. La historia de Daya con Bennett y el hijo que ambos esperan no ha hecho más que dar vueltas sobre sí misma, y solo con el breve regreso de Moustache consiguió algo de visibilidad. Es evidente que se guardan su resolución para la próxima temporada. También Pennsatucky ha perdido algo de protagonismo, aunque siempre será fuente de carcajadas, sobre todo al final de la temporada con su acercamiento al mundo lésbico.

La soledad de Piper Chapman

Si algo nos ha dejado claro esta temporada sobre la protagonista de la serie es que Piper está más sola que nunca, y eso es algo que no sabe cómo asimilar. Piper siempre ha intentado tener a alguien a su lado; tardó muy poco en caer a los brazos de Alex al entrar en la cárcel, tardó aún menos en caer a los brazos de Larry tras obtener el permiso de 48 horas, y a pesar de ello, siempre ha acabado sola. También ha sido interesante ver su relación con Soso, un personaje en el que se veía reflejado claramente y al que intenta ayudar al principio (salvando las distancias, Soso viene a representar el papel de Piper al inicio de la serie), pero del que pronto reniega por no querer volver a rememorar esa situación. Parece claro que Alex volverá a Litchfield el próximo año, esta vez de nuevo con Laura Prepon como personaje regular; será ahí cuando veamos el verdadero destino de Piper dentro de la cárcel.

vayatele_review.jpg
Y más allá de todo este batiburrillo de personajes e historias, 'Orange Is The New Black' se sustenta en un guión plagado de referencias, humor y conversaciones imposibles. Jenji Kohan potencia al máximo el choque de culturas que se produce dentro de la serie, y cualquier conversación casual entre ellos es tan divertida como significativa. Lo mejor de todo es que, al ser una serie tan multicéntrica, nos queda mucho por conocer de todos los personajes, y puede incorporar nuevas caras sin que chirríe o parezca que se han agotado las ideas. La historia de Piper, a la que le quedan unos pocos meses en la cárcel, no ha hecho más que comenzar.

En ¡Vaya Tele! | 'Orange is the new black' arranca su segunda temporada con fuerza

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos