Compartir
Publicidad
Publicidad

'Unbreakable Kimmy Schmidt', excéntrica como '30 Rock', absurda como 'Parks & Recreation'

'Unbreakable Kimmy Schmidt', excéntrica como '30 Rock', absurda como 'Parks & Recreation'
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No se sabe cuál fue el motivo de que NBC decidiera quitarse de encima 'Unbreakable Kimmy Schmidt', pero desde luego no fue por falta de calidad. Por suerte, Netflix -la salvadora oficial de series que otras no quieren- acudió al rescate y además la renovó por una segunda temporada que veremos ya el próximo año. ¿El resultado? Una de las mejores comedias de los últimos años.

Con Tina Fey detrás de las cámaras -y delante en algún episodio- poco podíamos dudar, pero el resultado de "Kimmy" ha sido incluso mejor de lo esperado. Básicamente, se trata de una continuación de '30 Rock' con algún toque absurdo de 'Parks and Recreation'; de hecho, todos los personajes son prácticamente dopplegangers de '30 Rock', y sus guiones bien podrían haber sido escritos para NBC en 2008.

Kimmy Schmidt, el pegamento

'Unbreakable Kimmy Schmidt' engancha desde el principio con su premisa. En una época en la que el 90 % de comedias para el gran público tienen como base una familia o un grupo de amigos, el rescate de cuatro mujeres de una secta en la que llevaban quince años secuestradas supone un soplo de aire fresco. Y lo mejor es que no ha sido solo una excusa: Kimmy ha tenido que vivir con ello durante toda la temporada, y los flashbacks del búnker nos han dado la vida, aunque bien podría haber tirado un poco más de este recurso siempre efectivo.

Mole Women

Ellie Kemper está sobresaliente en su papel de adolescente encerrada en el cuerpo de una mujer de treinta años; por hacer el símil con '30 Rock', sería una mezcla entre Liz Lemon y Kenneth. Como buena protagonista, sirve de cohesión para que todo a su alrededor funcione como la seda: desde su compañero de piso (Titus) a su jefa (Jacqueline) pasando por su casera, una brillante Carol Kane de escasa aparición, pero siempre ahí cuando se le necesita.

Jenna Maroney y D'Fwan, diez años después

Tina Fey no se ha exprimido la cabeza a la hora de crear a sus personajes: si algo te funciona, ¿para qué vas a cambiarlo? Si Kimmy es una mezcla entre Liz Lemon y Kenneth -¿y un poquito de Leslie Knope?-,

Jane Krakowski y Tituss Burgess recuperan sus papeles de '30 Rock'.

para encontrar personajes equivalentes a Titus (Tituss Burgess) y Jacqueline (Jane Krakowsky) sólo hay que irse a sus anteriores papeles en '30 Rock'.

Tina Fey recupera a D'Fwan en el personaje de Titus: distinta profesión y un nombre diferente, pero el mismo personaje al que tan poco jugo sacaron en '30 Rock'. Titus es realmente la estrella de 'Unbreakable Kimmy Schmidt', egoísta, egocéntrico y con ínfulas de reina. Su videoclip de Pinot Noir es un referente en la serie y, con mucho, una de las escenas del año. Más de uno se habrá visto en casa cantándolo para sus adentros... y también para sus afueras.



En cuanto a Jacqueline, está claro que hablamos de una Jenna Maroney millonaria que, en lugar de buscar su papel en la televisión, está buscando su papel en su matrimonio y en la vida en general. Los ademanes, la forma de hablar y el sibaritismo son idénticos, aunque ya quisiera Jacqueline tener tan alta percepción de sí misma como Jenna. Jane Krakowsky nunca falla en este papel, y si con él ya consiguió cuatro nominaciones a los Emmy (el último en 2013), no veo motivo para que no la nominen también este año.

Gracias, Netflix

Jon Hamm

En la evolución de la serie se puede reconocer fácilmente cuál fue el punto de corte en el que la producción se traslada de NBC a Netflix. De una serie comedida atascada en el "quiero y no puedo" en los primeros episodios pasamos a una narración completamente desbocada y excéntrica en torno al sexto o séptimo episodio. 'Unbreakable Kimmy Schmidt' decae un poco al principio y también al final, pero la parte buena es realmente exquisita.

Uks
Y al igual que su hermana mayor, ésta también hace de los cameos de grandes actores y actrices una seña de identidad. Desde Martin Short en uno de los papeles más desagradables y divertidos que se recuerdan (ese médico consumido por la cirugía estética) a la familia Draper casi al completo con Jon Hamm y Kiernan Shipka, pasando por la propia Tina Fey, aunque con un papel algo pequeño para sus aspiraciones; estaba claro que no quería robar el foco de atención, pero siempre es agradable tenerla en pantalla.

Volverá el año que viene. Gracias, Netflix, por tanto.

En ¡Vaya Tele! | 'Unbreakable Kimmy Schmidt', tráiler de la comedia que NBC no quiso y Netflix rescató

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos