Compartir
Publicidad
Publicidad

'Vikings', los fieros también sufren

'Vikings', los fieros también sufren
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Personalmente, tenía muchísimas ganas de que 'Vikings', la serie de History Channel, regresara a la pequeña pantalla. Creo que no soy la única que el año pasado vivió un arrebatado amor con esta ficción creada por Michael Hirst y protagonizada por Travis Fimmel y Katheryn Winnick. Pero eso sí, las expectativas estaban muy altas por todo lo que nos ofrecieron, ¿conseguirá esta segunda temporada que vibremos de nuevo con los vikingos?

'Vikings' se caracteriza por ser una serie con un ritmo arrollador aunque, en muchos momentos, todo parezca que ocurra dentro de la más absoluta normalidad. Por eso, en el primer capítulo nos metemos de lleno en el conflicto y tenemos el desenlace de uno de los frentes que se abrieron al final de la temporada: la traición de Rollo y la guerra entre clanes vikingos.

El ritmo bien entendido

vikings

Quizá, conociendo la fiereza con la que se manejan estos guerreros, nos resulte un poco increíble el hecho de que a Rollo le sea perdonada la vida después de su rendición, pero podemos imaginar que esta licencia se ha usado para no perder un personaje de semejante importancia, al que ya imaginamos protagonizando nuevos conflictos y poniendo en jaque las acciones de Ragnar.

Como el ritmo no para y esta serie no entiende de puntos muertos, la segunda parte de ese capítulo nos trae el otro gran problema con el que terminamos la anterior temporada: la llegada de Aslaug al poblado de Ragnar y la posición en la que queda Lagertha. Al final de capítulo, descubrimos que nuestro héroe se queda sin su familia, el gran sostén del personaje durante la primera temporada, algo que, mucho nos tenemos, le puede pasar factura.

Porque, como rápidamente descubrimos en el capítulo dos, con un paso de tiempo de cuatro años que nos quita maleza innecesaria, Ragnar ha logrado la descendencia que tanto anhelaba, pero comparte su vida con una mujer a la que no quiere: la princesa Aslaug, celosa, altanera, y muy diferente a la fiel y honesta Lagertha.

Los conflictos que se avecinan

vikings

Nada, no nos podemos entretener demasiado con el conflicto amoroso de un conde vikingo del siglo VIII porque resulta que nuestros chicos están preparando una nueva incursión al oeste. De hecho, que ya zarpan, ya llegan y ya luchan. El problema es que no han llegado a Northumbria, como ellos esperaban, sino que las tempestades les han llevado hasta Wessex, tierra gobernada por un rey que nos prometen tan fiero y bravo como Ragnar.

En fin, que tras dos capítulos, he de decir que esta serie de nuevo me ha conquistado. Me parece tan entretenida, evocadora y sincera como siempre. Ya tengo ganas de ver cómo sigue, cómo evolucionará Rollo, cómo será esa nueva alianza entre Horik y Siggy, cómo Athelstan, el cristiano sacerdote que nos sirvió de guía, continúa su inmersión en su nuevo pueblo, cómo es ese rey Ecbert y qué están haciendo Lagertha y Bjorn, al que el vidente ya ha pronosticado una vida próspera, y nosotros que lo veamos.

En ¡Vaya Tele! | Cinco razones para ver 'Vikings'

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos