Compartir
Publicidad
'Young Sheldon' es una serie sorprendente y diferente a 'The Big Bang Theory'
Series de ficción

'Young Sheldon' es una serie sorprendente y diferente a 'The Big Bang Theory'

Publicidad
Publicidad

Yo soy de los que cuando se empezó a pensar en un spin-off de 'The Big Bang Theory' sobre las historias de Sheldon Cooper de pequeño, echamos a temblar. Más que nada porque el personaje me cansa ya bastante. Por otro lado, era lógico que si querían hacer algo sobre un personaje era él el que tenía las de ganar. Y hay que reconocer que CBS ha acertado de pleno con 'Young Sheldon', incluyendo un inesperado cambio de estilo.

Ya el lanzamiento el pasado mayo del tráiler, con una recepción inusitada en el mundo televisivo, apuntaba a que por lo menos el episodio piloto de 'Young Sheldon' arrasaría. 'The Big Bang Theory' es una de las series más vistas de la televisión y Sheldon su personaje más popular, por lo que había generado interés. Esto se tradujo en unas cifras de audiencia espectaculares y el back-nine asegurado.

Narrada por Jim Parsons, en 'Young Sheldon' retrocedemos al primer día de instituto de Sheldon, encarnado por Iain Armitage. Tiene nueve años, va muy adelantado en sus estudios y su falta de habilidades sociales unido a su genio no le van a poner las cosas fáciles ni a sí mismo ni a su familia y entorno escolar. Así, el piloto de la sitcom se centra más en la problemática y la soledad del genio en vez de en el chascarrillo fácil marca de la casa.

Young sheldon 2

Tanto es así que lo primero que llama la atención de 'Young Sheldon' es la ausencia de risas enlatadas. Chuck Lorre y Steven Molero decidieron cambiar el tradicional multi-cámara con público en directo por la cámara única. Un cambio que, si bien en otros casos puede ser anecdótico, aquí es muy simbólico. No estamos ante una sitcom llena de gags forzados sino con algo distinto. Algo más dramático pero sin perder el toque de comedia.

La serie resulta, en este sentido, chocante. Pero que sea más dramática no quiere decir que no busquen hacer gracia. Sin embargo apenas lo consiguen debido a que el espectador se encuentra algo desorientado (bueno y a que si a Lorre le sacas del humor "Dos hombres y medio" se pierde) y que el tono no invita a la risa. La segunda mitad de este primer episodio, una vez te has acostumbrado a este estilo, empieza a sacar alguna sonrisa discreta.

A ratos existe la sensación de que los guionistas se esfuerzan mucho en mostrarnos al Sheldon de siempre en un cuerpo de nueve años con una especie "¡Mirad, Sheldon haciendo sus clásicas sheldonadas pero con nueve años!". Pero a su vez existe una ulterior intención de situar al protagonista, al menos de manera tácita. en un contexto de espectro autista. Tema apenas tratado en la serie madre.

En el apartado actoral hay que decir que Iain Armitage lo clava y es muy plausible como el infante Sheldon. Por lo general, el reparto de secundarios está muy bien destacando a la madre, Zoe Perry, que mimetiza impecablemente a la Mary Cooper de 'TBBT', Laurie Metcalf (que, por cierto, son madre e hija).

Por lo general, a 'Young Sheldon' le envuelve un halo de nostalgia y drama familiar que permea en la serie y la mezcla es sorprendente. Si bien es agradable ver algo que no me esperaba, a este primer episodio le ha faltado algo más de gancho. No es malo, pero al terminar uno se da cuenta de que falta peso para sostenerse a medio/largo plazo. De momento tengo curiosidad por ver el segundo episodio, que se estrena en noviembre, y ver cómo evoluciona.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio