Compartir
Publicidad

'La tribu' pierde en su primera batalla

'La tribu' pierde en su primera batalla
40 Comentarios
Publicidad


El objetivo de ‘La tribu’ era ganar a DEC, como le dijo anoche Risto a Sardá, y se han quedado bastante lejos. El estreno mejoró los datos de Telecinco y superó a ‘Callejeros’, pero tuvo 2.304.000 espectadores (un 14,9%), y habrá que ver cuántos de estos espectadores mantienen la semana que viene porque el programa fue espantoso.

Cero en cuanto a contenidos porque mucha palabrería, mucha pose ridícula pero en las tres horas de programa no aportaron nada. Me harté de oírles decir que no tenían guión (un recurso de guión como cualquier otro), y aún no entiendo cómo a estas alturas las broncas falsas pueden ejecutarse tan mal. Me pareció absurdo que llevasen a tres invitados (Risto Mejide, Magdalena Álvarez y Amaia Salamanca), para nada porque los personajes nos pueden interesar más o menos, pero es que entre el jaleo, las interrupciones y las salidas de tono ninguno de los tres consiguió terminar una frase. Es ridículo pretender hacer entrevistas sin preguntas, sólo comentando chascarrillos y rumores que, además, los invitados se empeñaron en desmentir y desmontar constantemente, como es lógico.

Javier Sardá y Mercedes Milá representaron una especie de “matrimoniadas” grotescas, Latre y Boris Izaguirre aparecieron puntualmente, pero si no hubieran estado tampoco habría pasado nada. De vez en cuando, cruzaban el plató dos bailarines haciendo piruetas. Santiago Segura representó por enésima vez su papel. Tampoco sé qué pintaba ahí el Tío Fredo, el señor que salía cantando. En fin, un circo sin director de pista, un batiburrillo en el que no podía faltar un friki como el Padre Loring.

Yo no sé si en el late night, como se planteó en principio, ‘La tribu’ tendría más sentido pero como programa de prime time es una tomadura de pelo, aburrido a más no poder y muy mal planteado. Sardá y compañía no son atractivo suficiente y menos si se dedican a caricaturizarse hasta límites insospechados. Empezaron el programa haciendo el indio y eso, más que un guiño, fue una declaración de intenciones desde mi punto de vista muy equivocada.

En ¡Vaya Tele! | ‘La tribu’, la vuelta de Sardá al late night

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio